La cumbia de América

La cumbia de América

Si los colombianos nos hemos olvidado de ella, hoy todo el continente americano la reconoce.

notitle
15 de noviembre 2015 , 08:53 p.m.

Américo, el artista más visible de la música popular chilena, fue este año nominado por sus cumbias al Grammy latino en la categoría de vallenato/cumbia.

¿Y es que hay una cumbia chilena? Sí, claro, como también una cumbia peruana, una argentina, una boliviana, varias mexicanas. Casi todos los países de la América Latina tienen sus cumbias. ¿Y Colombia? Bueno, Colombia tuvo su cumbia y gracias a ella, de alguna manera, los países mencionados tienen las suyas. La verdad es que en algo se parecen hoy todas las cumbias y en mucho se diferencian. Se diferencian tanto que podrían llamarse cada una de otra forma y no necesariamente cumbias.

“Aprendí a comunicarme y a sentirme representante de la cumbia”, dice Américo, el chileno. “Hago una cumbia especial, con rítmica y temática romántica”. “Especial”, claro, es la palabra clave. Su música se llama cumbia, pero nada tiene que ver con la histórica cumbia colombiana. O casi nada. El cantante chileno ha llevado la suya al formato más espectacular de recital y, como él, músicos de todos los países de nuestro continente han encontrado en la cumbia su propio estilo e identidad.

Se habla entonces de diversos estilos de cumbia. Américo canta canciones de autores peruanos y chilenos, una música romántica, contemporánea, “que se sale un poco de la interpretación tradicional de la cumbia”, explica él, pero ¿cuál será para Américo la cumbia tradicional?

Los que saben dicen que la cumbia nació en la región Caribe colombiana, aire zambo de melodías indígenas y golpe negro de tambor, de ritmo lento y cadencioso, tocado con gaitas y flauta de millo. La cumbia tradicional nunca se canta. Es pura danza y toque instrumental.

Años después, la cumbia incluyó letra, evolucionó con el uso del acordeón, con instrumentos electrónicos y luego con orquestación completa, como en los años de Pacho Galán y Lucho Bermúdez.

Pero en Colombia la difusión y manifestación de la cumbia como emblema de identidad nacional no formó parte de las políticas de Estado ni fue fomentada como tal por los medios de comunicación.

Porque nadie la apadrinó, la cumbia se esparció como pólvora. Lo dice el profesor Héctor Fernández, experto en la materia, cuyos fundamentos alimentan mi columna.

“La cumbia llegó a otros países, gustó y comenzó a ser imitada. Generó una demanda y ante la ausencia o poca cercanía de sus intérpretes colombianos, los músicos de cada lugar la asumieron como propia”.

La cumbia ha evolucionado, pues, de manera tal que su sonido es acorde con el gusto de quienes la consumen. Por eso tiene tantos sonidos diferentes. Si hoy los colombianos nos hemos olvidado de ella, todo el continente la reconoce. Deformada o transformada, continúa y sigue enriqueciendo los trabajos musicales de las nuevas generaciones, a través del jazz, el tecno, el rap, el funk, el hip-hop, el reggae, el ska y la salsa.

En casi la totalidad de los países de habla hispana, en los Estados Unidos y Brasil, se consume y practica alguna variedad de música identificada como cumbia, llámese mexicana, salvadoreña, costarricense, ecuatoriana, venezolana, peruana, boliviana, chilena, argentina o uruguaya.

Sin apoyo del Estado colombiano, la cumbia está más viva fuera que dentro de nuestro país. El resto de América se ha adueñado de ella, haciendo caso omiso de sus orígenes. Cada país la concibe y la toca a su manera. Por eso hay muchos híbridos e innumerables imitaciones llamadas cumbias.

Lo ha reiterado Fernández: “Sin paternidad reclamada, huérfana de esclavos amerindios y criollos, la cumbia, que al parecer no es de nadie, se fortalece como género musical, el más popular de América”.

HERIBERTO FIORILLO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.