Edificios altos causan polémica entre vecinos en Bogotá

Edificios altos causan polémica entre vecinos en Bogotá

Decreto 562, que permite construir edificos de más de 9 pisos, tiene a los barrios divididos.

notitle
15 de noviembre 2015 , 08:51 p.m.

El 562, decreto que permite construir edificios de más de 9 pisos entre la calle 127 y la Primero de Mayo, y de la Circunvalar a la Boyacá, tiene a las comunidades divididas.

La falta de participación de la ciudadanía para aprobar el 562, las sombras que generarían las nuevas construcciones sobre los edificios o casas colindantes más pequeños, así como los posibles problemas en movilidad y en las redes de acueducto y alcantarillado, son algunas de las razones señaladas como clave en su oposición al decreto.

Según Camilo Santamaría, arquitecto y urbanista, otro argumento en contra de esta medida se relaciona con que la Secretaría Distrital de Planeación (SDP) tiene que planear, de forma consciente, los lugares en donde deben aparecer los grandes edificios, así como las vías y redes de alcantarillado que se requieran.

“Con el 562, los edificios aparecerán en donde ‘los vivos’ descubren oportunidades para hacer negocio con los proyectos. Así le resultaría imposible planear a la SDP”, comentó.

La preocupación sobre el tema es de tal magnitud que las comunidades de más de 10 barrios –como Antiguo Country, Santa Isabel, Santa Bárbara Norte, Santa Bárbara Occidental y Villa Javier, entre otros– afectados por el decreto ya programaron una protesta para el 21 de noviembre, en la carrera 6.ª n.° 8A-35 sur, parque Villa Javier, a las 10 a. m. “Nos oponemos al Decreto 562, que permite alturas sin control en la ciudad, será nuestra consigna”, dijo Ricardo Llinás, vecino afectado.

Para Paula Quiñones, coordinadora del programa de Gestión y Desarrollo Urbano de la Universidad del Rosario, la capital no tiene un territorio uniforme, por lo que se debe analizar por sectores y determinar qué tipo de desarrollo es el más conveniente.

“Las reglamentaciones como el Decreto 562 deben ser cuidadosas en pensar la ciudad desde sus diferentes partes y no en una homogeneidad que no tiene”, explicó Quiñones.

Por ello, plantea que las futuras reglamentaciones no abarquen un gran territorio. “Pensar como conjunto homogéneo un territorio con 20 localidades y más de 117 UPZ es muy complicado y equivocado. Seguramente en ese territorio habrá lugares en los que sea conveniente densificar, pero no son todos”, concluyó.

Por su parte, Santamaría, aunque asegura que son más los problemas que el decreto genera, señaló que su punto positivo radica en que “este busca proteger a la Sabana de Bogotá y ubicar las nuevas viviendas en la ciudad, en zonas centrales. Sin embargo, no es posible con un solo decreto y con una norma para 7.000 hectáreas de Bogotá”.

Vecinos a favor del 562

Por otro lado están los ciudadanos que ven con buenos ojos la medida, como Germán Vargas Álvarez, del barrio Santa Margarita, quien explica que con la construcción de edificios para vivienda se mantendrá el uso residencial del sector, amenazado por la llegada de oficinas que funcionan dentro de casas.

Por su parte, Julio Mario Martínez, vecino de Santa Ana Occidental, cuenta que su barrio fue uno de los que solicitaron la posibilidad de desarrollar la edificabilidad de sus lotes, pues sufren varios problemas que presentaron al Distrito en diversas reuniones.

“Los barrios son habitados por muy pocas personas, en los que se encuentran una o dos viviendo en 200 o 500 metros cuadrados; son personas mayores, pensionados o herederos”, explicó Martínez.

Además, los vecinos hoy deben pagar, según Martínez, cifras astronómicas en impuestos, que ascienden a más de 7 millones de pesos, lo que hace las propiedades insostenibles y lleva a sus dueños a arrendar para oficinas.

“Si se arrienda, es para oficinas porque ninguna familia va a llegar. No quieren vivir en estas casas. La gente tiende a vivir en apartamentos que se acomodan a las necesidades de hoy”, agregó Martínez.

Frente a la posibilidad de que el 562 sea derogado, como lo anunció el alcalde electo Enrique Peñalosa, Martínez señaló que las comunidades están abiertas para presentarle al alcalde electo sus razones para mantenerlo.

“Queremos hablar con la administración de Peñalosa sobre la realidad que vivimos. Que no nos vaya a perjudicar una lucha de cinco años”, señaló.

Desde que se expidió el Decreto 562, de acuerdo con cifras de la SDP, existen 693 solicitudes de licencias de construcción, de esas el promedio es 4,78% para edificios de más de 12 pisos.

Por su parte, Armando Lozano, director de norma de la SDP, en varias ocasiones ha explicado que con el 562 lo que se “busca es corregir un desequilibrio en la ciudad.

La población se ubica lejos, en las periferias, está hacinada (...). Además, el 562 obliga a los constructores a pagar cargas”, dijo.

Factores contra el Decreto 562

Camilo Santamaría, arquitecto urbanista, señaló algunos de los puntos desfavorables del Decreto 562.

Sombras y luz

El arquitecto explica que en barrios de baja altura, entre 2 y 5 pisos, y con buenas condiciones de vías, parques y arquitectura, la posibilidad de que aparezcan edificios de 15 pisos sin ningún criterio “restringiría la entrada del sol a estos y generaría sombras”.

Congestión vehicular

Por otro lado, asegura que barrios con alturas entre 6 y 8 pisos con buenas condiciones de vías, parques y arquitectura se verán deteriorados no solo por el fenómeno de luz y sombra, sino por el aumento de la congestión vehicular.

Barrios deteriorados

Santamaría señaló que los barrios deteriorados, urbanísticamente y arquitectónicamente, requieren ser planeados con un nuevo espacio público, vías y normas. Esto quiere decir que se requieren los planes parciales, pues “la sola construcción de edificios de 15 pisos no garantiza que se recuperen los barrios”.

Planeación

El arquitecto agrega que la SDP debe planear de forma consciente los lugares en donde deben aparecer los grandes edificios; sin embargo, “con el 562 aparecerá en dónde los vivos descubren oportunidades para hacer negocio”, dice. Además, señala que cuando aumentan las alturas, Planeación siempre plantea e identifica qué vías deben ampliarse, así como las redes de acueducto y alcantarillado que deben ampliarse. “Con el 562 le es imposible planear. Los edificios aparecen en cualquier predio”.

EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.