'Los pobres necesitan gobiernos que los lleven hacia una vida mejor'

'Los pobres necesitan gobiernos que los lleven hacia una vida mejor'

Nuevo nobel de Economía dice que la pobreza en los países se debe a que sus Estados son débiles.

notitle
15 de noviembre 2015 , 08:35 p.m.

Fui criado en Escocia con la idea de que los agentes de policía eran nuestros aliados y que podía pedirles ayuda cuando la necesitara. Imaginen mi sorpresa –cuando tenía 19 años– durante mi primera visita a los Estados Unidos, al recibir una sarta de obscenidades de un policía de Nueva York que dirigía el tráfico en Times Square, después de que le pedí instrucciones para llegar a la oficina de correos más cercana. En medio de mi confusión, deposité los documentos urgentes de mi jefe en un bote de basura que, para mí, se veía realmente como un buzón.

Los europeos tienden a percibir sus gobiernos de manera más positiva que los estadounidenses, para quienes los fracasos y la impopularidad de sus políticos federales, estatales y locales son bastante comunes. Con todo, los distintos niveles de gobierno de los estadounidenses recaudan impuestos y, a cambio, prestan servicios sin los que los ciudadanos no podrían vivir sus vidas de una forma tan fácil.

Los estadounidenses, como muchos otros ciudadanos de países ricos, dan por sentado el sistema legal y normativo, las escuelas públicas, la asistencia médica y la seguridad social para adultos mayores, las carreteras, la defensa y la diplomacia, y las fuertes inversiones hechas por el estado en investigación, particularmente en el campo de la medicina. (Lea también: La gran burbuja de los mercados de los países emergentes)

Ciertamente, no todos estos servicios son tan buenos como podrían ser, ni son tenidos en la misma estima por todos, pero en su mayoría, la gente paga sus impuestos, y si la manera en que se gasta el dinero ofende a algunos esto da lugar a un acalorado debate público, y elecciones regulares le permiten al pueblo cambiar sus prioridades.

Todo esto es tan obvio que apenas y es necesario mencionarlo –al menos para aquellos que viven en países ricos con sistemas de gobierno eficaces–. Sin embargo, la mayoría de la población mundial no vive bajo estas circunstancias.

En muchas partes de África y Asia, los Estados carecen de la capacidad para recaudar impuestos o prestar servicios. El contrato entre el Gobierno y los gobernados –de naturaleza imperfecta en los países ricos– está a menudo totalmente ausente en los países pobres.

El policía de Nueva York se mostró poco más que descortés (y ocupado brindando un servicio), pero en muchas partes del mundo la policía se aprovecha de la gente a la que se supone debería proteger, extorsionándola por dinero o persiguiéndola a nombre de patrones poderosos. Incluso en un país de ingresos medios, como India, las escuelas y clínicas públicas se enfrentan a un absentismo (no castigado) masivo. Los médicos privados le dan a la gente lo que (ellos piensan que) quieren –inyecciones, suero intravenoso y antibióticos–, pero el Estado no los regula, y muchos médicos no están calificados en absoluto.

En los países en vías de desarrollo, los niños mueren por haber nacido en el lugar equivocado –no debido a enfermedades exóticas e incurables, sino a enfermedades comunes de la infancia que hemos aprendido a tratar hace casi un siglo–. Estos niños continuarán muriendo si no cuentan con un Estado capaz de brindar atención médica materno infantil.

De igual forma, sin capacidad gubernamental, el control y la aplicación de la ley no funcionan adecuadamente, de modo que a las empresas les resulta difícil trabajar. Sin tribunales civiles que funcionen debidamente, no hay garantías para que los empresarios innovadores puedan exigir las recompensas de sus ideas. (Vea: 'Habrá una pérdida gradual del control sobre la economía')

Ayuda vs. desarrollo

La ausencia de capacidad estatal –es decir, de los servicios y la protección que la gente en los países ricos da por hecho– es una de las principales causas de pobreza y marginación alrededor del mundo. Sin Estados eficaces que trabajen junto a ciudadanos activos y comprometidos, hay pocas probabilidades de que tenga lugar el crecimiento que se necesita para eliminar la pobreza mundial.

Desafortunadamente, los países ricos están empeorando las cosas en la actualidad. La ayuda externa –las transferencias de los países ricos a los países pobres– tiene un gran mérito, especialmente en términos de la asistencia médica, gracias a la cual muchas personas, que de otra manera habrían muerto, están vivas hoy en día. No obstante, la ayuda externa también debilita el desarrollo de la capacidad estatal local.

Esto se hace mucho más evidente en países –principalmente en África– en donde el Gobierno recibe ayuda directamente y las corrientes de ayuda están relacionadas en gran medida al gasto fiscal (a menudo más de la mitad del total). (Lea: Colombia y Brasil, claves para invertir)

Tales gobiernos no necesitan de un contrato con sus ciudadanos, de parlamento ni de un sistema de recaudación de impuestos. Si deben rendirle cuentas a alguien, es a los donantes. Pero incluso esto falla en la práctica, porque los países donantes, bajo la presión de sus propios ciudadanos (quienes correctamente quieren ayudar a los pobres), necesitan gastar dinero tanto como los gobiernos de los países pobres necesitan recibirlo, si no es más.

¿Y qué tal si se prescinde de los gobiernos y se brinda ayuda directamente a los pobres? Con seguridad, es probable que los efectos inmediatos sean mejores, especialmente en países en donde apenas un poco de la ayuda gobierno a gobierno llega efectivamente a los pobres.

Además, requeriría de una suma sorprendentemente pequeña –alrededor de 15 centavos de dólar estadounidense al día por parte de cada adulto en los países ricos– para elevar a todos al menos al nivel de la línea de indigencia en la que se subsiste con un dólar al día.

Con todo, esta no es la solución. Los pobres necesitan que los gobiernos los conduzcan hacia una mejor vida; dejar al margen a los gobiernos podría mejorar las cosas a corto plazo, pero dejaría sin resolver el problema subyacente.

Los países pobres no pueden depender para siempre de la ayuda externa para mantener sus servicios de salud. Este tipo de ayuda debilita lo que más necesita la gente pobre: un gobierno eficaz que trabaje con ellos para el presente y el futuro.

Algo que está a nuestro alcance es hacer campaña a favor de que nuestros propios gobiernos dejen de hacer aquellas cosas que dificultan aún más a los países pobres en sus esfuerzos por salir de la pobreza.

Reducir la ayuda es una medida, pero también lo es limitar el tráfico de armas, mejorar las políticas comerciales y de subvención de los países ricos, facilitar asesoramiento técnico que no esté vinculado a la ayuda, y desarrollar mejores medicamentos para tratar enfermedades que no suelen afectar a la gente rica.

No podemos ayudar a los pobres debilitando aún más sus ya débiles gobiernos.

Sobre el autor: nobel y catedrático escocés

“Por su análisis sobre el consumo, la pobreza y el bienestar”, la Real Academia de las Ciencias de Suecia le concedió el pasado 12 de octubre el premio Nobel de Economía al escocés Angus Deaton (1945), actualmente profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton (Estados Unidos).

El jurado destacó la contribución invaluable de Deaton al estudio de las decisiones individuales de consumo, como elemento clave para el “diseño de políticas económicas que promuevan el bienestar y reduzcan la pobreza”.

El trabajo por el que el también matemático fue galardonado gira en torno a tres interrogantes: ¿cómo distribuyen los consumidores su renta entre los diferentes bienes y servicios?, ¿cuánto se ahorra y cuánto se gasta en el conjunto de una sociedad? y ¿cuál es la mejor manera de medir la pobreza y el bienestar? Tras el anuncio del galardón, Deaton expresó a la prensa que si bien los niveles de pobreza han bajado en el mundo, “aún no se han salido del bosque y que para muchas personas la situación es muy, muy mala”. Y agregó que “el problema no es el consumo, sino que este último les cause daño a otros”.

Angus Deaton, que según el fallo del comité que lo eligió ha logrado poner en contacto el mundo de la microeconomía con el de la macroeconomía, es también miembro de la Academia Británica y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, al igual que la Sociedad Econométrica, de la Sociedad Filosófica Americana y de la Academia Nacional de las Ciencias.

En el 2012 recibió el premio Fronteras del Conocimiento, otorgado por la fundación BBVA.

El escocés, que recibirá el premio Nobel el 10 de diciembre en Estocolmo, sucede al francés Jean Tirole, quien el año pasado obtuvo la distinción por sus análisis del poder de las empresas, la competencia y su regulación.

El catedrático de la Universidad de Princeton recibirá un premio de unos 960.000 dólares.

ANGUS DEATON
© Project Syndicate
Princeton (EE. UU.).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.