Cinco razones contra la televisión por cable / El otro lado

Cinco razones contra la televisión por cable / El otro lado

Se acabó el imperio de las cableras. Ya se puede vivir sin cable, pero teniendo televisor.

notitle
15 de noviembre 2015 , 04:51 p.m.

La televisión por cable está llamada a desaparecer por mala calidad, insensibilidad con las audiencias y arrogancia Miami-USA. He aquí cinco razones de la maldad del cable:

1. Los operadores de cable colombianos no agregan valor a sus ofertas. Claro, Une, Movistar, ETB y Directv pasan los mismos canales. Claro tiene cuatro canales propios y se salva el intento de noticias ‘RED+’ y ‘Radiola TV’.

Directv tiene el fútbol y un canal de eventos y películas. Así, no hay competencia porque no hay diversidad de oferta. No hay nada del mundo diverso de América Latina, por ejemplo.

2. La oferta es de muy mala calidad. Le meten a uno 100 canales y ninguno dice nada: más no significa nada. Si hicieran una encuesta, la mayoría de los canales podrían desaparecer. De pronto dejarían deportes, algunos infantiles, de pronto NatGeo y Discovery. El resto es basura. Y lo que más se ve en los cables son los canales nacionales.

3. El abuso y maltrato a los televidentes. Gloria Esperanza Navarro Sánchez me escribe y dice: “Es posible que los suscriptores de TV podamos hacer algo desde las leyes de defensa del consumidor para que el canal Warner Channel vuelva a habilitar los subtítulos. Este canal decidió emitir sus programas doblados al español y el asunto ha sido tema de las redes sociales y columnas en diarios, y la opción que dan es poder cambiar al idioma original (SAP), pero esta no tiene subtítulos. Yo siento que mis derechos como suscriptora están siendo pisoteados”.

Y si a esto agregamos que los pocos canales diferenciadores, como Film & Arts, los expulsan de la pantalla, peor.

4. El ‘rating’ del cable está en caída libre. Colombia, que era un mercado promisorio, se desplomó este año. En los últimos cinco años, el ‘rating’ de toda la tele ha perdido el 50 por ciento.

Y obvio, no hay nada que ver. Y nuevos modos de programar, eso de esperar una semana o una hora para ver algo, o sea, que el emisor mande, es del mundo jurásico.

Hoy yo quiero ver lo que quiero ver y al instante. No importa la calidad porque el nuevo canal de música no es MTV sino YouTube.

5. Hay nuevas formas de ver la televisión: las plataformas. El modelo Netflix y YouTube. El televidente puede ver todo y como quiera.

Eso de esperar que HBO nos dé la película o serie cuando se le dé la gana, NO. Eso de tener que tener cable para que uno pueda usar la plataforma HBO, NO.

Ahora, ya nos podemos brincar al cable y solo contratar el servicio de la plataforma que queremos. Se acabó el imperio de las cableras. Ya se puede vivir sin cable, pero teniendo televisor.

El negocio de cable se salvará solo por los eventos, espectáculos y deportes en directo. Por ahí sí hay posibilidad. Para las noticias están las redes e internet; para la televisión de calidad, las plataformas y para la televisión de sabor cultural están los canales regionales, nacionales y locales.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.