El placer tras los labios / Sexo con Esther

El placer tras los labios / Sexo con Esther

Según estudio, un tamaño mayor de estos incrementaría el placer en la cama.

notitle
14 de noviembre 2015 , 10:43 p.m.

Sobre la premisa de que entre gustos no hay disgustos, cualquier parte del cuerpo puede resultar sexualmente atractiva, y los labios, valga decirlo, hacen parte de las áreas mejor ranqueadas de todas.

No en vano poetas, cosmetólogos y fotógrafos se han esforzado siempre por sacarles provecho a punta de color, gestos y pomposas descripciones.

Pero ahora el asunto adquiere carácter académico, porque un estudio de la Universidad de Escocia le da un carácter más directo al tamaño de los labios, específicamente al del superior, al relacionarlo con los orgasmos.

Digámoslo con claridad: a mayor grosor, mayor capacidad para el placer sobre la cama.

Antes de correr al espejo o tocarse la boca, permítanme contarles que la investigación fue publicada en el ‘Journal of Sexual Medicine’; sus autores analizaron esta característica en más de 250 mujeres, y la vincularon, de manera más directa y precisa, con la forma como experimentan los orgasmos vaginales. Aclaro: la investigación no incluyó a señores, de modo que no sabemos si esto puede hacerse extensivo a ellos.

Este trabajo aporta un dato que genera mucha curiosidad: resulta que la clave del asunto parece centrarse en un punto localizado justo en la mitad del labio superior que, al parecer, se forma más o menos en la semana 17 de gestación.

Parece ser que en esta pequeña área confluyen, durante el proceso de desarrollo, circuitos neuronales y canales hormonales, que en las personas, hacia el futuro, se ponen a disposición de la actividad sexual.

En palabras del investigador principal, el psicólogo Stuart Brody, las características de este punto serían una especie de predictor de la proclividad al goce de las mujeres.

Ahora: el profesor es cuidadoso al referirse a la forma como se experimenta este placer, y no a la conducta de las implicadas.

Interesante teoría. Sin embargo, un planteamiento como este no deja de generar controversia, porque si bien es cierto que los labios carnosos siempre serán considerados sensuales, esto no quiere decir, necesariamente, que todos los polvos de sus dueñas sean apoteósicos.

Eso también significa que quienes no tienen labios de este tipo, tampoco están condenadas a la anorgasmia.

Lo que sí es muy claro es que histórica y evolutivamente la boca ha sido siempre una gran herramienta sexual, en hombres y mujeres; es una zona ricamente dotada de estructuras para sentir. Al punto que su estímulo es el botón de encendido de una buena encamada. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.