Los jóvenes que se la juegan por el cambio

Los jóvenes que se la juegan por el cambio

Con voluntariados y tecnología, las nuevas generaciones le han apostado a un nuevo estilo de vida.

notitle
14 de noviembre 2015 , 10:41 p.m.

Contribuir a la sociedad a través de organizaciones independientes que promueven cambios en temas como la educación y el medioambiente parece estar entre las prioridades de los jóvenes de hoy. El entusiasmo con el que asumen sus trabajos parece ir en contraste con su hastío de los sistemas políticos tradicionales, a los que miran con desconfianza y de los que critican su burocracia. Entre el apoyar una idea y hacerla realidad, ahora la juventud apuesta por la ejecución por mano propia y no por la espera de que un líder le indique el camino: opciones como los voluntariados y la difusión de mensajes a través de la tecnología están de su lado.

El informe ‘Jóvenes, internet y política (2014)’, del Centro Reina Sofía de Adolescencia y Juventud (España), expone este fenómeno y lo ubica en un rango de edad entre los 16 y los 25 años. El documento concluye que la juventud no solo manifiesta una profunda crisis de credibilidad respecto a los partidos políticos, sino hacia los medios informativos convencionales. Este sentimiento –señala el documento– genera en ellos un interés por cambiar la realidad, con la búsqueda de soluciones desde nuevas áreas de acción y con herramientas digitales que les permiten que su labor pueda ser conocida por muchos. El escenario resulta fértil en Colombia, un país en el que unos ocho millones de jóvenes tienen acceso constante a internet.

Viviana Gutiérrez, consultora jurídica egresada de la Facultad de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, expresa cómo se da el fenómeno de la movilización de la juventud como agente de cambio en su artículo ‘Nuevos escenarios donde se despliega la política juvenil’ (revista El Ágora, 2013).

En su escrito indica que el arte, la tecnología y el medioambiente son esferas en las que los jóvenes dan rienda suelta a su manera de pensar y se expresan, afectando e influyendo en los espectadores y en los problemas sociales.

“Sus deseos de cambio –dice la autora– se materializan en el ideal de una sociedad cooperativa y solidaria, en la que cada persona contribuya, desde su puesto de interés, a la construcción de una civilización que considere a cada miembro como un elemento esencial para su existencia”.

En ese contexto, la fuerza juvenil tiene una gran aliada: la tecnología, que no solo les permite transmitir sus mensajes sino que este va en tiempo real, y con recursos gráficos los hacen más fuertes que las palabras.

Así lo indica Fabián Sanabria, sociólogo y antropólogo, quien reconoce que los jóvenes de hoy se han armado de valor e izan la bandera de distintas causas, que pueden tejer y movilizar a través de las redes sociales.

“A partir de allí –apunta Sanabria– se generan verdaderos debates y posibilidades de interactuar y de tener un compromiso mayor con solidaridades que antes se veían como una ilusión comunitaria. Sin embargo, estas nuevas generaciones aún deben aprender algo, y es a acostumbrarse a moverse en arenas movedizas, en los problemas del mundo en el que nos tocó vivir”.

Del dicho al hecho

Son innumerables los proyectos en los que hay participación activa de los jóvenes colombianos. Uno de estos es el movimiento Todos por la Educación, cuyo objetivo es movilizar a todos los sectores sociales para que la educación sea un tema de prioridad nacional.

¿Cómo lo hacen? “Aunando esfuerzos con personas e instituciones que luchan por nuestro mismo objetivo, fijándonos metas concretas que se traduzcan en políticas públicas y generen transformaciones sociales”, dice Paola Portillo, miembro de la organización.

Sus acciones comenzaron durante la pasada campaña presidencial, con el Pacto por la Educación; ellos lograron que los cuatro candidatos de la época hicieran el compromiso de convertir la educación en el eje central de sus gobiernos. Desde entonces hacen una veeduría en el territorio nacional sobre el cumplimiento efectivo de esta meta.

La protección del medioambiente es otra de las áreas en las que trabajan las nuevas generaciones. Un ejemplo es la Red de Jóvenes de Ambiente, que tiene ya 6.800 miembros activos, en 29 departamentos.

Según David Acosta, miembro activo de la red, esta tiene como fin promover, desde distintos escenarios de participación, la creación de estrategias que giran en torno a las acciones en todo el territorio nacional. Llevan a cabo mesas de trabajo sobre temáticas como la apropiación del territorio, cambio climático y cuidado de fuentes fluviales, entre otras.

Esta red, que dio sus primeros pasos en el 2007, ha representado a Colombia en distintos eventos, a los cuales llevan sus proyectos sostenibles, que promueven la conservación y el uso y manejo adecuado de recursos naturales renovables y no renovables.

Para Acosta, su principal motivación es pensar que “los jóvenes no somos el futuro sino el presente; por eso estamos trabajando desde distintas acciones. Lo más importante es que no podemos ser ajenos a las necesidades de nuestro territorio. La razón que nos mueve es garantizar la vida”.

El voluntariado, un territorio joven

Ser voluntario requiere de grandes esfuerzos: tiempo y trabajo sin remuneración.

El ‘pago’ viene por la vía de la satisfacción individual que deja ayudar a los demás. De hecho, según el estudio ‘La situación del voluntariado juvenil ante el empleo: competencias y empleabilidad’ (2014), muchas personas, en su acción como voluntarias, han desarrollado habilidades de gran valor para la sociedad.

“La capacidad de sacrificio, la iniciativa, la responsabilidad, el liderazgo, el trabajo en equipo o la capacidad de comunicarse con éxito son algunas de las habilidades que encontramos con frecuencia”, dice el informe, el cual señala que, por esta razón, quienes desarrollan esta labor se pueden insertar más rápido en el mercado laboral.

Colombia cuenta con varias organizaciones que buscan personal dispuesto a desarrollar tareas de este tipo. Una de estas es la Mesa Interinstitucional de Voluntariado Juvenil, que lidera el programa presidencial Colombia Joven, para que las nuevas generaciones quieran y puedan integrarse a ellas. Las entidades que hacen parte de esta Mesa, y en las que se puede ser voluntario, son la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias (Uaeos), Parques Naturales Nacionales de Colombia, Agencia Presidencial para la Superación de la Pobreza Extrema (Anspe), Vigías del Patrimonio Cultural, Agencia Presidencial para la Cooperación Internacional de Colombia, Colombia Joven y Voluntarios de Naciones Unidas.

TATIANA LIZARAZO CORREA
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.