Becas y solidaridad

Becas y solidaridad

Para que los beneficiarios financien durante su vida profesional los estudios de otras personas.

notitle
14 de noviembre 2015 , 08:46 p.m.

En el evento organizado recientemente por la Universidad de los Andes para recolectar nuevos recursos para su programa de becas, Pablo Navas, el rector de esa institución, presentó un novedoso concepto que haría posible sostener indefinidamente un mayor número de becas. Se trata de introducirle solidaridad a la concesión de las becas comprometiendo moralmente a los beneficiarios a que durante su vida profesional financien los estudios universitarios de otras personas, o por lo menos una. En otras palabras, que adquieran el compromiso de brindarles a otros la oportunidad que tienen.

Si esto tiene éxito, es de singular importancia porque multiplica el número de posibles becados con los fondos recolectados, lo que hace posible distribuir cada año la totalidad de los recursos disponibles, con la expectativa de que los becarios van a ser solidarios. La clave del éxito de este programa es inculcar en ellos la responsabilidad de devolver y la de hacer el mayor esfuerzo para cumplir en la medida de sus posibilidades. Seguramente no se les va a pedir firmar un pagaré por el valor de los recursos recibidos, porque no se trataría de becas sino de créditos, y estos no funcionan cuando se busca financiar los estudios de jóvenes de familias pobres por el elevado valor de las matrículas (que en algunos casos pueden superar 20 salarios mínimos por semestre). Lo que se desea es que la persona honre su compromiso cuando tenga la solvencia para hacerlo.

¿Cómo asegurar que los beneficiarios de hoy van a respetar este compromiso con los estudiantes del futuro? Esto nos pone en territorio del manejo de bienes comunes, área de especialidad de Elinor Ostrom, la única mujer que ha recibido el premio Nobel de Economía. Ella sostiene que en estas circunstancias la solución no necesariamente proviene de leyes o de reglamentación externa, sino que se puede autogestionar, haciendo al grupo responsable por la conservación del recurso. Este caso es muy especial porque el recurso lo consumen los encargados de reconstituirlo y de preservarlo para los futuros becarios. De todas maneras, no se puede dejar la solución al azar o a que individualmente decidan los beneficiarios como responder en el futuro porque, si no están en comunicación con el grupo de beneficiarios actuales y este no ha decidido de común acuerdo reglas de comportamiento y monitoreo, la probabilidad de que no cumplan es mayor y posiblemente muy elevada. Cuando los involucrados discuten y aprueban sus propios reglamentos, las posibles formas de honrar los compromisos, los mecanismos de control y las penalidades por incumplimiento, la probabilidad de que el sistema solidario funcione tiende a ser mayor.

Hay que inculcarles a los becarios la responsabilidad, promover la cohesión de grupos de becarios afines, darles apoyo para la discusión de las reglas de funcionamiento y monitoreo de los grupos afines, y motivarlos para que adopten un reglamento de cumplimiento y posiblemente un código de honor de cada grupo. Afortunadamente, la Universidad cuenta con Juan Camilo Cárdenas, profesor de economía, cuyo trabajo de campo ha sido citado por la propia Ostrom. Posiblemente él puede ayudar a los directivos y a los grupos de becarios a enfocar el problema.

Ayuda a facilitar el cumplimiento la disponibilidad de mecanismos para honrar el compromiso. Por ejemplo, la misma universidad puede vender matrículas futuras a plazos, con cuotas muy bajas en los primeros años, que traten de acoplarse al ciclo de ingresos de las distintas profesiones y contemplen la posibilidad de interrupciones en los pagos y formas de reanudarlos que no sean onerosas.

RUDOLF HOMMES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.