La capital del turismo mundial era este sábado una ciudad desolada

La capital del turismo mundial era este sábado una ciudad desolada

Las calles estaban ocupadas por fuerzas de seguridad francesas y no por los viajeros habituales.

notitle
14 de noviembre 2015 , 06:55 p.m.

París se convirtió en una ciudad sumida en el dolor. La Plaza de la República, escenario habitual de las grandes manifestaciones de Francia, se convirtió en el refugio de centenares de personas que desafiaron la prohibición oficial de protestar en la calle y que quisieron expresar su solidaridad con las familias de las personas que murieron el viernes en el peor atentado terrorista ocurrido en Europa tras el 11-M de Madrid.

Una muchedumbre silenciosa se rebeló contra las insistentes advertencias de las autoridades para que abandonaran la plaza: “A pesar de la inquietud y de la recomendación de quedarse en casa, lo mínimo es demostrar que este es un país libre”, reflexionó Jacob Velasco, español residente en la capital francesa. Mensajes que rezaban “no tenemos miedo” y “somos la libertad”, rostros compungidos y mudos abrazos ofrecían una imagen bien distinta de la acostumbrada atmósfera vibrante y alternativa que se respira en algunas zonas de París cada sábado.

La ciudad ofrecía una imagen inusualmente solitaria, plagada de ejército y policía. Prácticamente todos los sitios de interés y hasta el comercio estaban cerrados. La Torre Eiffel, uno de los símbolos de la capital, anunció en su página web que apagaría sus luces hasta nuevo aviso en señal de luto por la tragedia.

Los parisinos no podían ocultar su consternación: “Tenemos que ser valientes, pero sobre todo hay que volver rápido a casa. Tenemos miedo de ir a las tiendas, desconfiamos de todo el mundo, no sabemos qué nos espera”, comentó a Efe Teresa, una mujer portuguesa a las puertas del hospital Lariboissiére, donde están ingresados una treintena de heridos. Desde su punto de vista estos atentados han ido contra “los jóvenes” y “la libertad”.

Su postura contrastó con la de Sara, una joven francesa que frecuenta con sus amigos los bares de la zona más afectada: “Aunque durante una semana la gente vaya a estar un poco en su casa y haya algunas tiendas cerradas, al final no vamos a dejar de vivir”.

Muertos chilenos y mexicanos; no hay colombianos

La Cancillería colombiana anunció que ningún connacional había sido reportado como víctima de los ataques. No obstante, dos mujeres mexicanas y tres chilenos sí perdieron la vida.

Autoridades francesas reportaron que de los 352 heridos, 99 están en estado crítico.

En cuanto respecta a los colombianos, la Cancillería señaló que hasta el mediodía de ayer se habían recibido 21 solicitudes de asistencia en París, de las cuales 19 fueron para localizar a compatriotas que en efecto fueron ubicados. Una persona solicitó orientación y hubo un caso adicional de retorno asistido.

Según la Cancillería, desde un primer momento se activó un plan para atender cualquier requerimiento, tanto de los colombianos en París como de sus familiares. También reportó que la embajada en Francia y el equipo consular en París está atento ante cualquier situación y que se han habilitado teléfonos y redes sociales.

EL TIEMPO
Con información de agencias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.