'Lancen el asalto, nos matan uno a uno', escribían desde el Bataclan

'Lancen el asalto, nos matan uno a uno', escribían desde el Bataclan

Sala de espectáculos fue sede de la peor masacre.Ataque pudo deberse a que era regentada por judíos.

notitle
14 de noviembre 2015 , 06:55 p.m.

“Todavía estoy en el Bataclan. Primera planta. Herido grave. Que lancen pronto el asalto. Hay supervivientes en el interior. Matan a todo el mundo. Uno por uno. Primera planta, rápido”, escribió en Twitter, desesperado, uno de los asistentes el viernes al concierto del grupo californiano Eagles of Death Metal en la sala de espectáculos Bataclan, lugar donde se ejecutó la peor masacre de las cometidas el viernes por milicianos del grupo Estado Islámico.

El joven, uno de los más de 1.500 seguidores de la banda de rock, intentaba a través de su teléfono dar indicaciones a los comandos de asalto franceses de la ubicación de los terroristas que los estaban atacando y que ya habían tomado varios rehenes. (Lea también: Habrá más y peores ataques)

El Bataclan estaba en la mira de los yihadistas, por “estar regentada por judíos”, según informó este sábado la revista Le Point. Durante los interrogatorios el pasado febrero a los miembros del grupo terrorista Jaish al-Islam (la armada del Islam), responsables del asesinato de un estudiante francés en El Cairo en el 2009, se pudo escuchar que tenían un proyecto de atentado contra esa sala de propietarios judíos, según las grabaciones de la Dirección General de Seguridad Interior francesa.

En 2007 y 2008, la discoteca parisina ya había sido objeto de amenazas más o menos radicales a causa de la regular acogida de conferencias de organizaciones judías como la de la Policía de Fronteras de Israel.

No obstante, el que fue dueño del local durante 40 años, Pascal Laloux, afirmó que el establecimiento había sido vendido en septiembre a otros propietarios.

“Estaba en el concierto con mi hermana y amigos, en las gradas del primer piso. Hacía más o menos una hora que había empezado el concierto de Eagles of Death, cuando se escucharon disparos abajo, en el foso”, cuenta Pierre Janaszak, un presentador de radio y televisión, de 35 años. “Al principio pensamos que era parte del espectáculo, pero pronto nos dimos cuenta de lo que ocurría. Eran tres, me parece, y disparaban indiscriminadamente. Tenían unos fusiles grandes, supongo que eran Kalashnikov, hacían un barullo enorme. Tiraban sin parar”, prosigue, en estado de shock. (Vea: Europa temía el gran atentado que se produjo en Bataclan)

“Había sangre por todas partes, cadáveres por todas partes. Oíamos los gritos, todos trataban de escapar, la gente se pisoteaba. Era un infierno”, cuenta.

Los atacantes “no estaban encapuchados”, precisa este hombre que salió ileso y que dice que se encerró en el baño del primer piso para huir de la muerte.

“Fuimos cuatro quienes nos encerramos en el baño y los atacantes no fueron hasta allí. Tenían rehenes y yo los oía hablar entre ellos. Decían que tenían veinte rehenes, pero no fui a comprobarlo (...). Oí que trataban de negociar con la Policía, por la ventana. Oí que decían: ‘La culpa es de Hollande, la culpa es de su presidente, no tiene por qué intervenir en Siria’. También hablaron de Irak. Luego oímos los disparos, cuando intervino la Policía. Hubo otras explosiones. Los policías abrieron la puerta (del baño) y nos dijeron que saliéramos. Me pidieron que mostrara el torso desnudo, para estar seguros de que no llevaba una bomba”, concluye. (Lea: El mundo, en guardia ante el temor de más ataques)

El prefecto de Policía, Michel Cadot, afirmó que los terroristas “se hicieron explotar” en la segunda planta. Algunos supervivientes se hacían pasar por muertos, mientras otros sentían cómo los terroristas disparaban donde escuchaban ruidos o veían movimiento. Algunos de ellos escaparon por la salida de emergencia tras el escenario.

“Yo estaba en la fosa cuando empecé a escuchar los ruidos y pensé que era parte del espectáculo. Pero luego vi a una persona que acababa de recibir un disparo en un ojo. Esa persona sostuvo su cabeza pero se desplomó”, contó al diario Libération Fahmi, un joven turco de 23 años. “La gente se lanzó a tierra y los atacantes disparaban al azar. Todo el mundo se hacía el muerto, pero igual ellos seguían disparando. Me acosté en posición fetal, pero mis pies estaban bloqueados por el cuerpo de alguien. Tuve que quitarme los zapatos y corrí hacia una puerta de salida con tres personas que estaban heridas”, relató.

El Bataclan dejó de ser lo que fue. El teatro con aire de pagoda china, erigido en 1864 en el corazón de París, se recordará desde ahora como el escenario del peor ataque terrorista de la historia de Francia.

París (EFE-AFP-REUTERS).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.