Europa, en alerta máxima tras atentados en París

Europa, en alerta máxima tras atentados en París

Presidente Hollande aseguró que será 'implacable' y que no tendrá piedad contra el terrorismo.

14 de noviembre 2015 , 06:55 p.m.

Decir que París es una ciudad bajo fuego puede parecer sensacionalista o de cliché. Sería más exacto escribir que la ciudad más visitada en el mundo vivió el viernes en la noche el peor ataque terrorista de su historia: al menos 129 personas murieron y 352 resultaron heridas, muchas de ellas de gravedad, como resultado de varios ataques perpetrados por ocho individuos que portaban fusiles de asalto Kalashnikov y cinturones de explosivos que alcanzaron a activar. (Lea: Bélgica, Luxemburgo y Holanda convocan gabinetes de seguridad)

En total fueron seis ataques, varios de ellos contra restaurantes y terrazas al aire libre. Pero el más letal de todos ocurrió en una sala de espectáculos conocida como Bataclan, en la que se presentaba la banda de rock californiana Eagles of Death Metal.

No es solo percibir que la ciudad está bajo fuego. El sentimiento que invade hoy a los franceses es que el país está en guerra: “C’est la guerre! (Es la guerra)”. Por eso, esa fue la expresión que utilizó en su mensaje de este sábado al país el presidente Francois Hollande, en el que acusó al grupo Estado Islámico (EI) de ser responsable de los atentados, y lo llamó “ejército terrorista”.

“Lo que ocurrió ayer (viernes) es un acto de guerra (...) cometido por Daesh (acrónimo árabe de Estado Islámico), organizado desde el exterior y con complicidades internas que establecerá la investigación”, dijo Hollande, quien denunció un acto de barbarie absoluta, luego de reunirse con los principales ministros de su gobierno. (Lea: Grupo Estado Islámico se atribuyó cruentos atentados en cadena)

“Francia será implacable. Las fuerzas de seguridad interior y el Ejército están movilizados al más alto nivel de sus posibilidades (…) todos los dispositivos de seguridad han sido reforzados”, afirmó, para luego enviar un mensaje de solidaridad y fortaleza a las familias francesas: “Las familias están tristes y angustiadas. El país está triste (…). Lo que defendemos es nuestra patria, pero también mucho más, son los valores de humanidad, y Francia sabrá tomar sus responsabilidades. Francia no tendrá ninguna compasión”, dijo el mandatario.

Poco después, el grupo Estado Islámico (EI) asumió la responsabilidad de los atentados: “Ocho hermanos con cinturones explosivos y rifles de asalto” llevaron a cabo “un bendito ataque (...) contra la Francia cruzada”. A lo que luego el EI añadió que fue “para enseñar a Francia, y a todas las naciones que siguen su camino, que permanecerán en lo más alto de la lista de blancos de Estado Islámico, y que el olor a muerte no se irá de sus narices hasta que dejen de participar en su campaña cruzada”. (Además: 'Todos los colombianos somos franceses, somos solidarios con Francia')

Francia forma parte de la coalición internacional que ataca al EI en Siria y ha sido muy activa en la lucha contra este grupo terrorista.

Poco después, el primer ministro francés, Manuel Valls, lanzó una severa advertencia al EI: Francia está “en guerra” y atacará al EI “para destruirlo”. “Quiero decir a los franceses que estamos en guerra (...), sí, estamos en guerra” y “vamos a actuar y a golpear a ese enemigo para destruirlo” en Francia, Europa, en Siria e Irak, dijo. La respuesta francesa será “del mismo nivel que el ataque”.

Mientras esto sucedía, los investigadores empezaron a hallar las pistas para determinar con exactitud cómo se organizó y ejecutó el plan de las masacres. El hallazgo más importante hasta el momento es la pista belga, luego de que se conociera que el auto en el que presuntamente se movilizaban los terroristas fue rentado en ese país vecino y de que se produjeran detenciones en Molenbeeck, un populoso sector de Bruselas. (Además: ¿Qué es el Estado Islámico y por qué atacó a París?)

Según el ministro de Justicia belga, Koen Greens, “los arrestos tienen una conexión con el (auto) Polo gris alquilado en Bélgica y hallado delante del Bataclan”. “El que alquiló el vehículo era un belga. Lo conocíamos por su hermano”, agregó Geens, precisando que los servicios de seguridad tienen una ficha sobre este último. Sin embargo, para el fiscal de París, François Molins, uno de los vehículos utilizados por los autores de los atentados estaba matriculado en Bélgica y fue alquilado por un francés residente en ese país. Este francés “fue objeto de un control de carretera esta mañana (Sábado) en Bélgica junto a otras dos personas que viajaban en otro vehículo”.

En París, varios testimonios señalaron también que algunos de los presuntos autores de los atentados habrían llegado en un vehículo matriculado en Bélgica. Dentro del auto se habrían hallado recibos de parquímetro de Molenbeeck. Según la prensa belga, al menos cinco personas habrían sido detenidas en las operaciones en esta comuna, pero no hay de momento una confirmación oficial. El hombre que conducía el vehículo fue detenido por la policía según testigos: “Tiene entre 30 y 40 años”, explicó una persona que observó la detención. “Estaba vestido normalmente, no era un barbudo, tenía apariencia normal”, agregó. (Lea: El plan para terminar en 18 meses con la guerra en Siria)

En otras pesquisas se logró la identificación de uno de los presuntos terroristas que participaron del ataque al Bataclan. Se trata de un joven francés que ya que estaba fichado por sus vínculos yihadistas y que procede de la localidad de Courcouronnes, a unos 35 kilómetros al sur de París, precisó la emisora radial Europe 1.

También fueron hallados un pasaporte sirio cerca a uno de los cuerpos y otro egipcio, en el área de los ataques próxima al Estadio de Francia, donde se cumplía el juego amistoso de fútbol entre Francia y Alemania.

Según la cadena BFMTV, el pasaporte sirio corresponde a una persona nacida en 1990, aunque los investigadores están tratando de determinar la autenticidad de los documentos. Según el diario Le Figaro, en su edición digital, los terroristas que actuaron en Bataclan hablaban en muy buen francés, tal y como se desprende de las grabaciones de sus conversaciones durante el atentado, un registro sonoro que dicen poseer, pero del que las autoridades aún no confirman su autenticidad. (Lea también: Jean Jullien, el autor del símbolo de la paz y el amor en París)

Por otra parte, la policía griega informó que dos hombres buscados por las autoridades francesas fueron registrados en Grecia como demandantes de asilo este año.

La huella del terror

En el caso de Francia, las cifras son escalofriantes. Los cuerpos de seguridad han establecido que unos 5.000 franceses están vinculados de alguna forma con el EI. De ellos, unos 1.800 son vigilados, pero no las 24 horas. El hombre de Courcouronnes pudo ser uno de ellos. La Fiscalía francesa reconoce que es materialmente imposible hacer un seguimiento uno a uno y todo el tiempo a los sospechosos.

Las estadísticas de la Policía indican, además, que 557 franceses han viajado de Francia a Siria para combatir al lado del EI y ya han emprendido el regreso. A Francia han retornado ya 243, los demás podrían estar por llegar, lo que hace que el manejo de la situación por parte de los organismos de inteligencia se convierta en un verdadero quebradero de cabeza.

Minutos después de los ataques, el viernes hacia las 9:00 p. m., un gran nerviosismo invadió la ciudad. Los transeúntes iban de un lado al otro caminando rápidamente, visiblemente asustados, hablando por el celular. Los conductores trataban de abrirse paso a toda costa, sin importar los choques y rayones, en medio de las sirenas de patrullas, ambulancias y bomberos.

En el Estadio de Francia, la gente confundió las explosiones en los alrededores con los juegos pirotécnicos habituales en estos eventos deportivos. De la misma forma en Bataclan, los 1.500 espectadores del concierto confundieron las detonaciones con los sonidos del espectáculo de la banda de rock. (Lea también: Terror por ataques en París)

Era como si los habitantes de la ‘Ciudad Luz’ se resistieran a entrar en las tinieblas de una noche de horror. Poco a poco, sin embargo, la gente comenzó a despertarse a la cruda realidad de este aciago viernes 13 en París.

El Gobierno ha decretado tres días de duelo nacional y, por segunda vez en más de medio siglo, el estado de emergencia. Esta medida demuestra que el Estado francés considera estos ataques como una grave amenaza para la seguridad y por eso ha decidido restringir algunas libertades para tratar de aumentar la seguridad. (Lea también: 'Llegaron y dispararon por todos lados': chileno que huyó del Bataclan)

El gran interrogante es qué va pasar con la Cumbre del Clima COP21 que comienza el 30 de noviembre. París espera a unos 40.000 invitados. ¿Es posible realizarla después de estos ataques? Oficialmente se dice que sí. Pero el miedo reina en el ambiente.

ÁSBEL LÓPEZ
Corresponsal de EL TIEMPO
París.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.