Fuerza Aérea revisa opciones para renovar su flota de aeronaves

Fuerza Aérea revisa opciones para renovar su flota de aeronaves

Comandante de la FAC dice que la Policía podrá solicitar apoyo aéreo para proteger a sus hombres.

notitle
14 de noviembre 2015 , 06:29 p.m.

El general Carlos Eduardo Bueno, comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), reconoce los logros frente a la lucha contra las bandas criminales, en lo que esta fuerza ha jugado un papel clave. Sin embargo, considera que esas estructuras criminales representan una “amenaza creciente” y que por eso no cesará en seguir apoyando con bombardeos las operaciones contra las bacrim.

En el aniversario 96 de la FAC, su comandante advierte que unas Fuerzas Militares fortalecidas serán la mejor garantía de tranquilidad y prosperidad para el país si se alcanza la paz con las Farc. Por eso confirma que el país ya empezó el proceso de revisión de opciones para renovar, en un plazo que podría rondar los cinco años, su flota de aviones supersónicos.

Uno de los grandes golpes recientes fue el bombardeo a un campamento de la banda de ‘los Úsuga’. ¿Seguirán esas operaciones aéreas contra las bandas?

El Ministro de Defensa se pronunció ya sobre estas situaciones particulares en las que la capacidad ‘militar’, de agresión de estos grupos al margen de la ley, de estas bandas criminales, pone en riesgo la vida de las personas encargadas de su captura o de su judicialización inicial, que son los miembros de la Policía Nacional. Cuando esto pasa, la Policía está en todo su derecho de pedir ayuda militar, bien sea del Ejército o de la FAC, para garantizar que en esas operaciones se salvaguarde la vida de sus miembros. En la medida en que esto se presente, seguramente la FAC va a seguir actuando para neutralizar y contener esta amenaza creciente que representan estos grupos.

De cara a los avances en el proceso de paz, ¿qué ve haciendo a sus pilotos, en el corto y mediano plazo?

La Fuerza Aérea es una fuerza multirrol, cumple gran cantidad de misiones. Lo que va a pasar seguramente en este postacuerdo es que seguirá haciendo mucho de lo que ya viene haciendo. Es una Fuerza Aérea que tiene sobre sus hombros la responsabilidad de atención en desastres naturales, de estar muy atenta al tema de extinción de incendios, que se ocupa del transporte aeromédico de personas que no tienen la posibilidad de utilizar un avión ambulancia privado. Es lo que hacemos con Satena, como lo resume perfectamente su nuevo eslogan: la empresa de la paz. Es la única que va a 120 destinos únicos en territorios nacionales a donde nadie más llega, a donde no es rentable ir.

Pero también está el rol de una Fuerza Aérea preparada para la defensa, la soberanía y el control del espacio aéreo, y que entrena a sus hombres en esas capacidades que permiten garantizar que esa soberanía no se viole bajo ningún precepto.

Precisamente, ¿frente a esa función constitucional de proteger el territorio, cuenta la FAC con las naves y la infraestructura que se necesitan?

La FAC tiene una muy buena capacidad que emana del conocimiento, el entrenamiento y la experiencia de sus pilotos, que son sobresalientes. Al sistema que denominamos de cuadros de superioridad aérea se le ha invertido tiempo y recursos para mejorar la capacidad de respuesta de las aeronaves (las Kfir). Hoy en día el escuadrón nuevamente está volando, estamos recibiendo esas últimas adaptaciones. Pero es un deber de la FAC pensar en el futuro: estamos mirando qué capacidades hay en el mercado, porque llega un momento en el que aunque usted le invierta mucho a la transformación de sus naves, pues sencillamente el tema de repuestos se va haciendo más complejo, más costoso, y hay que reemplazarlas. Así pasó con los Mirage, que llegaron en el 72.

¿En qué va la renovación?

Hemos empezado un plan de renovación y el Gobierno Nacional nos ha apoyado bastante. Por ejemplo, en el tema de transporte aéreo hemos recibido muy buenos aviones y muy buenas capacidades.

En cuanto a la aviación de combate, llega un momento en el que es necesario hacer el cambio que el país requiere de acuerdo con su entorno, con las amenazas, con lo que se pueda considerar que se opone a los objetivos nacionales. Lo que hace la FAC es un estudio juicioso de esas capacidades para presentar a los entes correspondientes la mejor opción en términos de precio, de capacidad de respuesta estratégica y de sostenibilidad; en eso estamos. Actualmente no hay un plan de adquisición inmediata, pero sí un estudio juicioso que en su debido momento se presentará a quien corresponda, sobre el avión de los próximos 30 o 40 años en términos de superioridad aérea.

¿Hablamos de cambiar aviones de guerra en cuántos años?

Me uno a las palabras del señor general Guillermo León (el anterior comandante de la FAC), quien expresaba que los Kfir estaban en una temporalidad cercana a los cinco años de vida útil. Es lo que calculamos, puede ser un poco más o un poco menos. Para tal fin, cuando los presupuestos lo permitan y cuando haya la voluntad y capacidad de hacerlo, pues empezará un plan de adquisiciones.

Muchos sectores dicen que la inversión en seguridad debería bajar si se firma la paz. ¿Usted qué opina?

Considero que un tiempo de paz es bastante más largo que el que toma firmar este acuerdo, que ojalá llegue para nuestra nación. Lo que se requiere, y retomo palabras del Ministro de Defensa, son unas Fuerzas Militares aún más poderosas, más fuertes, más estructuradas, que garanticen una paz sostenible.

Lo peor que podemos tener es una paz débil, debilitando a las FF. MM. De nada sirve firmar un acuerdo si no se tiene la capacidad de enfrentar las amenazas futuras a la paz. Claro ejemplo de esto es lo que pasó en los países centroamericanos, hoy tienen muchas debilidades para enfrentar el crimen organizado, las ‘maras’ (bandas de Honduras).

‘Necesitamos una Fuerza Pública fortalecida’

Ante las opiniones de algunos sectores sobre que una vez firmada la paz no se necesita invertir más en elementos de guerra, el general Carlos Eduardo Bueno aseguró: “No puede caer en ese error” y dijo que es un convencido de que “la paz duradera está fundamentada en una Fuerza Pública fuerte, moderna, preparada para los retos del futuro”.

El alto oficial explica que el país no solo deberá enfrentar los retos internos, sino los de una potencia regional, que, como Colombia, también tiene antagonismos. “Colombia ha sido siempre respetuosa de sus vecinos, pero con el talante de hacer respetar lo que es nuestro. Es importante que frente a esos antagonismos el país esté respaldado por unas Fuerzas Militares sólidas, modernas y preparadas que le permitan obtener los objetivos nacionales”.

JUSTICIA
judicial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.