Hombres en Cali dieron una lección en contra de la violencia de género

Hombres en Cali dieron una lección en contra de la violencia de género

Con agujas e hilo, ellos escribieron los nombres de las mujeres asesinadas en Cali.

notitle
14 de noviembre 2015 , 01:39 p.m.

Cada puntada del hilo morado debe ser frenada para secar una lágrima que se desliza por su mejilla. Carlos* asegura que bordar el nombre de su hermana es como despedirse de ella, lo cual quebranta su voz mientras narra el nudo que lleva en la garganta desde octubre del 2014.

“Ella fue lanzada, al parecer, por su esposo, desde un octavo piso el año pasado. Desde entonces la fundación Mujer, Arte y Vida (Mavi) nos ha ayudado a llevar la situación, a superarlo, porque la verdad es que hay mucha impotencia ante la falta de justicia en este tipo de casos”, comenta Carlos.

Él fue uno de los más de 80 hombres que este viernes accedieron a sentarse a bordar el nombre de las 66 mujeres que han sido asesinadas este año, convocatoria realizada por distintos colectivos de hombres y mujeres en Cali bajo el nombre de ‘Ellas nos hacen falta’, que se realizó en la tarde de ayer en el Bulevar del Río Cali.

En la jornada también estuvo el artista Diego Pombo, quien aunque en vida no tuvo la oportunidad de conocer a Lina Posada, se conmovió al saber que ella murió en manos de su exesposo en el 2013, porque ella decidió poner fin a su matrimonio.

“Es triste porque es uno de los casos más típicos, las mujeres no pueden tomar ese tipo de decisiones porque se exponen a ser asesinadas. Me parece clave realizar actos simbólicos para representar el problema, este es el duelo que vivimos todas las personas que amamos a las mujeres y que rechazamos la violencia que recae sobre ellas”, dijo Pombo.

Adalgiza Charria, abogada y comunicadora social, además de activista de la Fundación Mujer Arte y Vida (Mavi), aseguró que a la jornada llegaron más hombres de los que se esperaban. “Todos han aprendido a bordar desde cero, es bonito porque se nota el esfuerzo y las ganas que tienen de crear conciencia, la actividad fue un éxito”, asegura.

Agrega que durante el resto de este mes se realizarán más eventos relacionados para promover que las muertes de estas mujeres no queden impunes ni se conviertan en una “estadística más de la violencia que se vive en Cali”.
La impotencia fue la razón que trajo a Alejandro Díaz, de 14 años, a la jornada. Él y Alexander, su padre, aprendieron a bordar juntos.

“Por mi barrio, Marroquín, conozco muchos casos de violencia contra las mujeres. Yo como vecino no puedo hacer nada, la gente siempre dice que es mejor no meterse, que eso se arregla y así uno se entera de muchos casos donde no termina de la mejor manera”, dijo Alejandro mientras terminaba de bordar la última letra del nombre de Leidy Dayana, quien fue asesinada mientras llevaba en su vientre un embarazo de cuatro meses.

“Mire, resulta que leo que Jazmín iba con su hijo de tres meses de nacido cuando fue atacada a tiros. También, me entero de que ella había denunciado amenazas, ¿dónde estaba la protección de esa mujer?”, se preguntaba el cantante Julián Rodríguez.

La jornada fue amenizada por un chello. También, una declaración realizada por las mujeres de los colectivos arrancó los aplausos de los asistentes de esta jornada que espera no ser la última que se realice en torno al tema de la violencia contra las mujeres.

*Nombre cambiado por petición de la fuente. 

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.