París y el reto de proteger a 195 delegaciones en cumbre climática

París y el reto de proteger a 195 delegaciones en cumbre climática

En semanas Francia realizará el evento más grande del año, que le plantea un desafío a seguridad.

notitle
13 de noviembre 2015 , 10:14 p.m.

195 delegaciones de igual número de países, 117 presidentes y jefes de Estado, 35.000 visitantes diarios durante 12 días. Esas son las cifras de la Conferencia de París sobre el Clima (COP21), un inmenso ‘rompecabezas’ para las fuerzas del orden francesas que en dos semanas acogen la más importante cumbre climática del mundo.

El reto es mayúsculo para un país al que el terrorismo ha golpeado como a ningún otro en el 2015 y que justamente el viernes, antes de que se registraran los atentados, restableció los controles en las fronteras por un mes.

Cerca de un año después de los atentados que causaron 17 muertos en París en enero pasado, el Gobierno francés debe hacer frente a por lo menos dos grandes retos de seguridad con la COP21, que tendrá lugar del 30 de noviembre al 11 de diciembre en la periferia norte de la capital: la protección de todas las delegaciones oficiales y los mandatarios que estarán en la capital francesa por uno o varios días y el mantenimiento del orden en las manifestaciones que se realizarán paralelamente.

El 30 de noviembre, se espera la asistencia de 117 jefes de Estado y de gobierno a la cumbre que abrirá la Conferencia, entre ellos los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y China, Xi Jinping.

En cuanto a las manifestaciones, la atención de las autoridades se concentra en la marcha de movilización de la “coalición clima”, el domingo 29 de noviembre en París y varias otras ciudades francesas, con la participación de decenas de miles de personas.

Un importante trabajo de información fue realizado con vistas a la venida a París de militantes ecologistas hostiles a varios proyectos de grandes obras, como un nuevo aeropuerto en Notre-Dame-des-Landes (oeste), un centro turístico en Roybon (centro) y la línea ferroviaria de alta velocidad Lyon-Turín. Las autoridades temen que grupos violentos participen en la marcha.

Cierre de fronteras

Francia decidió restablecer los controles en sus fronteras durante un mes, posibilidad que existe en los acuerdos del espacio Schengen, la zona de libre circulación interior que incluye 26 países europeos, pero que el viernes fue reafirmado por el presidente francés, François Hollande luego de los atentados.

El país lo hizo ya en ocasión de la cumbre de la Otán en 2009 y de la reunión del G-20 en Cannes en 2011. Dinamarca había tomado la misma medida para la COP de Copenhague en 2009 y Polonia para la de Varsovia en 2013.

Para la cumbre se había contemplado el restablecimiento de los controles. Esto consiste en realizar en las fronteras francesas los controles habitualmente realizados en las fronteras de Schengen. Concretamente, habrá controles en los 285 “puntos de paso trasfronterizos” que tiene Francia (carreteras, ríos, aeropuertos, trenes).

También habían sido definidos dos lapsos de “alta intensidad”, del 25 al 29 de noviembre y del 8 al 12 de diciembre, elementos que ahora serán replanteados por el reto que representó la jornada de terror del viernes. En el sudeste se harán esos días controles especiales en los túneles que unen Italia a Francia. Habrá también controles de identidad sistemáticos en todos los puntos de entrada a Francia desde España.

El Gobierno francés anunció a principios de septiembre que 1.500 policías, gendarmes y bomberos serían movilizados directamente en las instalaciones que reciben la conferencia en Le Bourget y sus alrededores para garantizar la seguridad de las delegaciones.

“Es una media”, y habrá seguramente más en los “momentos fuertes”, por ejemplo el 29 de noviembre, víspera del comienzo de la conferencia, o el 12 de diciembre, cuando partan las delegaciones, indicó una fuente de los servicios de seguridad.

“Estamos en un país que fue blanco del terrorismo” y “sabemos muy bien por lo tanto que el contexto es difícil”, reconoció a mediados de septiembre el secretario general de la organización de la COP21, Pierre-Henri Guignard.
El dispositivo de seguridad “es a veces un rompecabezas”, pero “no es misión imposible”, declaró un oficial de seguridad.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.