Libros

Libros

Conozca algunos libros de cuentos, poesía y novelas.

notitle
13 de noviembre 2015 , 07:38 p.m.

Un enredo

Lo que no te mata te hace más fuerte

David Lagercrantz

Destino

Cuando Stieg Larsson entregó los 3 tomos de su saga ‘Milenium’ a los editores, ni se imaginó el éxito mundial que esta tendría, permitiéndole así mostrar literariamente lo que no pudo como periodista; tampoco imaginó que moriría antes que se publicara. Su coterráneo Lagercrantz, ahora como el heredero literario de Stieg, convierte la trilogía en tetralogía, con los mismos personajes, en un enredo de hackers y espionaje.

Versos ondulantes

Contratono

María Gómez Lara Visor


Los poemas de esta joven promesa se anuncian con epígrafes, como indicando que no ignora la tradición. Su métrica es tan flexible, que va desde un bisílabo, ‘no’, hasta los ondulantes versos, casi narrativos de ‘Ahora a tiempo’. Sus temas recurrentes son: el tiempo, la muerte, y el dolor físico (de los huesos). Los mejores tal vez sean, ‘Mañana’, ‘Nadie nos quita la muerte’ y ‘Mudanza, con el que salda su deuda con Szymborska.

Figura eximia

Poesía completa. De sobremesa

José Asunción Silva
Casa de Poesía Silva

Este titán de la poesía modernista nació signado por la mala fortuna pues los casi 31 años que vivió fueron un permanente batallar contra la adversidad. Un siglo largo ha pasado desde que se publicó en el diario El telegrama la infausta noticia de su suicidio, y a estas alturas, es imposible no reconocer los méritos de su poesía. Sus nocturnos ‘A veces cuando en alta noche’ y ‘Poeta, di paso’, son irrepetibles; la nostalgia expresada en los poemas de infancia es contagiosa; el patetismo de ‘Midnight dreams’, y de ‘Día de difuntos’ es oprimente; la música en general de sus 117 poemas es inigualable; el humor corrosivo de sus ‘Gotas amargas’, es su justo desquite con una sociedad mediocre y malvada; el erotismo que fundó en su ‘Oh dulce niña pálida’ es armoniosamente delicado, y, verdadero embrujo produce su ‘Nocturno’ tercero con sus troqueos, sus repeticiones calculadas y sus vaivenes de danza hablada.
No tenía obra publicada con excepción de algún poema, al punto de que muchos fueron rescatados porque estaban escritos a la carrera en servilletas. Casi nadie lo valoraba como poeta y menos en círculos literarios donde más bien era motivo de ludibrio. ‘De sobremesa’, la novela que reconstruyó de memoria al final de su vida, es inferior a su poesía, pero tiene capital importancia en nuestra narrativa urbana. No existe su manuscrito y la edición príncipe que data de 1925 por Cromos, consta de 235 páginas y una tirada de apenas 50 ejemplares, para conmemorar los 60 años del nacimiento del autor. Ahora en sus 150 años contamos, no sólo con ‘De sobremesa’, sino con toda su obra, con un prólogo de García Márquez y en la esmerada edición de la institución que lleva su nombre.

Pueblo infernal

Matar a un Ruiseñor
Harper Lee
Harper Collins Español

De lejos es esta obra ganadora del Pulitzer, una de las novelas emblemáticas de la narrativa del sur de E.U., y, tan cinematográfica, que la película del año 1962, la reprodujo tal cual. La presente edición, es todo un acontecimiento en lengua española. Todo ocurre, prácticamente, en una sola calle del condado de Maycomb, Alabama, mediando la década de los 30; tan solo en unas cuadras, para confirmar aquello de que, pueblo chiquito, infierno grande. Claro que en el infierno de Maycomb, sufren más que todo los negros, y los demás están en el purgatorio. Por más que el abogado Atticus Finch tenga cómo demostrar la inocencia del acusado Tom Robinson, y por evidente que sea la mentira urdida por la mañosa Mayella (ambigua a la hora de referirse a su padre abusador), ni el caricaturesco juez Taylor, ni el prejuicioso jurado de conciencia, ni todo el vecindario presente en el juicio (como si de un circo se tratara), tienen el valor civil y mucho menos la altura moral para no ser injustos.
El atavismo, la superstición y la bellaquería de los habitantes del pueblo fundado por un coronel aventurero que lo bautizó con su apellido, es tal, que un negro, un ‘tostado’ como lo llaman, está condenado de antemano. Y… Boo, el tonto del barrio, que nunca sale a la calle, que es constante objeto de ludibrio, cuando no de calumnias (y que sólo dice una frase en toda la novela: “-¿Quieres acompañarme a casa?”), tampoco tiene derecho a que se le reconozca el acto de valor que tuvo al final. Decir la verdad sobre lo que ocurrió, sería, tal como lo interpreta Scout (la inolvidable y entrañable narradora -protagonista de la novela), un pecado igual al de “matar a un ruiseñor”.

Cuentos completos

Kingsley Amis
Impedimenta

Los relatos de este genio de la narrativa breve, rezuman humor, imaginación, eficacia e inteligencia. En ‘Hemingway en el espacio’, un marciano viejo le salva la vida a unos terrícolas durante una cacería espacial; ‘1941/A’, es otra versión de lo sucedido en Pearl Harbor. ‘Comisión de investigación’, muestra lo inocuos que pueden ser los protocolos en el ejército; ‘La vida de Mason’, es tan borgesiano, que 2 hombres se encuentran en un sueño y se desvanecen apenas uno de ellos se despierta, y ‘¿Quién o qué era?’, sigue el patrón de la famosa narración radiofónica de Orson Welles.

Carla Guelfenbein

Contigo en la distancia
Alfaguara

En esta novela justamente galardonada, la chilena reafirma su prurito de mostrar lo complejas que son las relaciones de pareja, y el difícil entramado de los sentimientos. La trama avanza conforme a los monólogos que alternativamente va desarrollando cada personaje escogido como voz narrativa: Emilia, Daniel y Horacio, todos gravitando alrededor del mítico personaje Vera Sigall, quien, en circunstancias muy extrañas, sufre lo que en apariencia es un accidente doméstico. En la narración se entrecruzan hábilmente tiempos y espacios, para darle estimable peso a los recuerdos.

Capricho de la reina

Jean Echenoz
Anagrama

Maestro de la descripción y la concisión, es este escritor francés. En el paseo que nos da por el parque de Luxemburgo, su palabra disputa de igual a igual con la escultura; ‘Nitrox’, es la narración de una peripecia submarina, que parece un relato de Lovecraft; ‘Ingeniería civil’, es una original sinergia entre literatura e ingeniería, y de resumir la vida de un obsesionado por los puentes. Otro texto es un fabuloso retablo de Babilonia en tiempos de Semíramis y Nicotris (reinas travestidas), basado en dudosos reportajes de Herodoto, y, ‘Nelson’, es la biografía más vertiginosa sobre el héroe de Trafalgar.

Cuerpo y acción

Porfirio Cardona, Freddy Santamaría, Carloman Molina
UPB -Uniclaretiana

La idea motora es que “El cuerpo no es una adenda de algo llamado hombre, sino la manera de ser hombres”. ¿Qué es el cuerpo según el modelo no dualista de John Dewey? A eso responde con agudeza Martha Patiño. ¿Cómo es la relación entre mente y cuerpo, desde el enfoque neopragmatista? A ello responden Freddy Santamaría y Héctor Fabio González. Otras sesudas reflexiones abordan lo que dicen sobre el cuerpo Merlau-Ponty y Francis Bacon (según investigaciones de Mauricio Beuchot y Damián Pachón, respectivamente), y hay más en este interesante compendio filosófico.

Los hijos de Bob Dylan

Gordon E.McNeer
Valparaíso

Una poesía tal vez heredera de la gloriosa generación Beat, que en composiciones como ‘Easy rider’ alude a los imaginarios más fuertes de la cultura norteamericana, incluido, cómo no, Bob Dylan; pero que en algunos pasajes la memoria del poeta, se torna también familiar… íntima: ‘Klondike’, es un sentido recuerdo de su abuelo buscador de oro, y su abuela, su madre y su hermana, también dicen ¡presente! La última parte del poemario, incluye un homenaje a la cultura hispánica, de la que Gordon es deudor (Altamira, Goya, Bécquer, Neruda, Frida Kahlo y a Cervantes escaso de dientes).

¡Llegaron!

Fernando Vallejo
Alfaguara

En su nueva novela, que cabe en el género de autoficción, el polémico autor arremete, como lo había hecho en ‘El desbarrancadero’, contra toda jerarquía o todo poder. Como un Quijote frente al retablo de maese Pedro, no deja títere con cabeza. Mientras el narrador (evidente trasunto del autor) realiza un largo viaje en avión con destino a Medellín, le descarga su vida y sus penas a su compañero de asiento, psiquiatra, para más señas. Este casi ni lo interpela y más bien deja que don Fernando se despache rumiando su reconcomio. El libro rezuma sátira, ironía, pero sobre todo, mucho humor.

JORGE IVÁN PARRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.