Las dos camisetas de Colombia

Las dos camisetas de Colombia

Qué bien por la tricolor. Y hay que ponernos la blanca y derrotar la violencia por goleada.

notitle
13 de noviembre 2015 , 07:15 p.m.

El viernes los colombianos amanecimos contentos y unidos. Digo unidos, pues si hay algo que convoca, que identifica, que nos hace sufrir y gozar a todos, o a la inmensa mayoría, es la Selección de fútbol. Que es ya de mujeres y hombres, pues cada vez ellas lo practican más, y se ve que les gusta el toque-toque, así como a nosotros nos gustan las paradas de pecho.

El fútbol es una rara pasión y la Selección es orgullo patrio, sentido de pertenencia, parte de la familia de cada uno, del pobre o el rico, en cada rincón del país. Por eso, sus fracasos nos agobian y sus triunfos nos hacen vibrar, gritar y celebrar.

Un triunfo de Colombia cambia el ánimo nacional. La gente tenía otra cara, más alegre, con una sonrisa de arco a arco. Y eso que apenas logramos un empate. Empate que sabe a triunfo, pues fue contra “Chile, güeón”, el campeón de América, el que nos decían los pesimistas que nos metería unos tres, y era en el estado Nacional, donde perdió Brasil.

El partido deja muchas lecciones. Una, que los colombianos tenemos casta y no nos entregamos; veníamos de jugar mal, es verdad, pero se hicieron los ajustes, llamaron refuerzos y ahí hay otro equipo. Y tenemos grandes jugadores: Ospina, Muriel, Teo, Bacca, el genial James Rodríguez, que, sin estar en su nivel, con una sorpresiva media vuelta empató. O empataron todos, porque hay equipo. Y trajimos el puntico, ‘güeón’. Y pudimos ganar. Otra lección: hay que dejar que Pékerman decida, sin tantas presiones. El juego se planteó perfectamente, lo reconoció el técnico chileno, que vio que Colombia casi le Sampa-oli el otro.

Si bien no somos aún la Selección del Mundial de Brasil, con esta actitud y este juego, con el Metropolitano lleno, ‘erdaaa’, como dicen en Curramba, podemos vencer a Argentina. Que no es fácil, pues los argentinos patean desde el vientre, che; todos son buenos. Así no esté Messi, es Argentina. Pero esta vez, sin ser triunfalistas, podemos. Querido equipo, ustedes ya nos devolvieron la esperanza. Estos triunfos le hacen bien al país y ustedes tienen sobre sus hombros la enorme responsabilidad de adelantarnos la Navidad.

Y piensa uno: así como nos unimos todos en torno de la Selección, ¿por qué no todos nos ponemos la camiseta de la paz? Esta, como la Selección, debería ser propósito nacional. Hay que ponernos de acuerdo, sin egoísmos. Se puede ser críticos y aportar antes que destruir, que es como decir que saquen a James. Y hay que darle confianza a nuestro director técnico, Pekersán. El de la paz es un partido muy difícil, pues las Farc saben de zona de candela, tiros libres, tiros de esquina, tiros de gracia. Y, claro, quieren golear. Pero en La Habana también tenemos buen equipo, encabezado por el ‘10’, Humberto de la Calle, que no maneja la zurda como James, pero es potencia en cabeza.

Eso sí, ojo al umbral del plebiscito, que las Farc saben patear por sobre la barrera. Pero es una negociación que debe llevarnos a parar esta tragedia de muertes, de atraso, de injusticias. Que algún día miles de muchachos puedan ver los partidos en paz, participar en ellos, patear un balón antes que la cabeza del enemigo. Qué bien por la tricolor. Y hay que ponernos la blanca y derrotar la violencia por goleada. En marzo jugamos en La Paz. Y en marzo nos jugamos en La Habana la paz. A las Farc, juego limpio, señores. Goool.


* * * *

Y al hablar de tragedia y de dolor, hay que condenar la brutalidad que ocurrió en París. Una oración por tantos inocentes víctima de la demencia fanática. Este es un atentado con toda la humanidad.


Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.