Salga totalmente vestido de 'El Ropero'

Salga totalmente vestido de 'El Ropero'

Las ventas del lugar van a la Asociación Nuevo Futuro, que atiende a jóvenes entre los 7 y 18 años.

notitle
13 de noviembre 2015 , 05:04 p.m.

Desde pequeñas camisetas hasta enormes abrigos de paño cuelgan en decenas de ganchos, acompañados de corbatas y bufandas de varios colores. En repisas altas se ven algunos cuadros pintados al óleo con trazos que forman paisajes, flores y animales. Sombreros, sandalias, zapatillas e incluso algunos juguetes complementan el lugar.

Es El Ropero, un espacio tradicional, conocido y visitado por los habitantes de La Calera, que está estrenando sede en una de las calles principales del municipio. Esta tienda se llena con donaciones de ropa y juguetes que se venden a muy buen precio.

Allí los clientes pueden encontrar prendas de todos los tamaños y para toda ocasión. Y lo mejor es que detrás de todo esto se encuentra una obra social que beneficia a los niños y jóvenes de la Asociación Nuevo Futuro, institución que durante 23 años ha sido el hogar de más de 2.000 niños provenientes del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
Con las ganancias recogidas en El Ropero se fortalecen los programas de educación, recreación y bienestar que reciben los niños y jóvenes de la Asociación.

“El Ropero nació de la idea de doña Fanny Gutiérrez de Sarmiento, presidenta de la Asociación; ella, en compañía de los demás miembros de la junta, suministra gran parte de las donaciones que llenan este espacio. Cambiamos de sede porque queremos que más personas participen en la iniciativa. Estamos causando mayor impacto dentro de la comunidad y se elevaron las ventas”, cuenta Jenny de la Pava, directora ejecutiva de Nuevo Futuro.

Esta organización atiende a menores de edad entre los 7 y los 18 años. Como Lucía*, una joven de 16 años que camina despacio entre los estantes de ropa, buscando alguna prenda de color morado, su favorito. “Estoy en la fundación desde hace tres años y aquí nos ofrecen todo lo que necesitamos: cariño y ganas de luchar por nuestro proyecto de vida”.

Los niños y jóvenes aprenden panadería, música, deportes y a cuidar la huerta. Las niñas reciben clases de canto y manualidades. Y al cumplir la mayoría de edad, siguen siendo apoyados para que reciban estudios técnicos y, en algunos casos, profesional.

Lucía* pronto terminará su bachillerato y, con el apoyo del Sena, va a estudiar gastronomía, porque en su curso de panadería aprendió a preparar galletas y tortas que ahora son preferidas por los demás jóvenes de la fundación. La motivación y los sueños de cada niño demuestran que el trabajo que se está haciendo va por buen camino.
Además de las donaciones, este espacio se sostiene gracias a la tradicional feria anual El Rastrillo, que este año se realizará entre el 18 y el 22 de noviembre en el Museo de El Chicó. En el evento habrá un estand exclusivo para las prendas de ropa, que pueden costar desde 5.000 pesos.

* Nombres cambiados

VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.