Haga que sus huéspedes se sientan como en casa

Haga que sus huéspedes se sientan como en casa

Aunque no hay un cuarto solo para ellos, siempre hay forma de acomodarlos con confort.

notitle
13 de noviembre 2015 , 05:01 p.m.

Con la temporada de vacaciones y Navidad, también llegan los huéspedes. Y en la actualidad no es fácil contar en las casas y apartamentos con un espacio solo para ellos, a menos que se desacomode alguien de la familia y ceda su cuarto.

Sin embargo, esto no es una limitante para poder organizar un lugar acogedor para los invitados, ya sea en la sala, un estudio o compartiendo habitación.

Lo importante es poder acomodar un mueble que sirva de cama y ponerle detalles para que los huéspedes se sientan cómodos y en casa.

Hay muchas opciones para este caso, desde el sofá cama tradicional hasta los colchones inflables, pasando por las sillas que se desdoblan o los sofás modulares.

“Si recibe visitas con frecuencia, tener un sofá cama es una gran solución. Si es un espacio pequeño, de una o dos habitaciones, este puede ser el mueble principal de la sala o ir en un estudio”, dice Camila Galindo, gerente de Visual Merchandising, de BoConcept.

Y para elegirlo, hay que tener en cuenta las dimensiones tanto del espacio en el que va a quedar como del sofá cama cerrado, pero sobre todo abierto para asegurarse de que se extienda con comodidad sin tener que mover demasiados elementos.

n cuarto de huéspedes no es solo cuestión de tener una cama para recibirlos, también se trata de crear un espacio acogedor con pequeños detalles para que se sientan a gusto.

Mariana Barriga, diseñadora de Muebles & Accesorios, recomienda, si la sala tiene buen espacio, utilizar un mueble modular (en L) y tener una parte de sofá y otra estilo chaise longe (foto arriba), donde una persona se puede acomodar para dormir.

“En caso de usar un sofá tradicional, lo mejor es que tenga un profundidad de un metro para que se puede acostar sin quitar el espaldar”, aconseja Barriga.

Evolución positiva

La verdad es que el mercado hoy ofrece variadas alternativas para poder improvisar una cama, muy prácticas y cómodas como evolución de esos primeros sofás cama que se popularizaron en los años 30 del siglo pasado, justo en la época de la Gran Depresión estadounidense.

En es tiempo, un italiano que emigró a Nueva York se dio cuenta de que tanto la situación económica como los espacios cada vez más pequeños necesitaban muebles prácticos, porque la situación no daba para tener cama y sofá, por lo que unió los dos.

Pero los actuales ya cuentan con telas repelentes a las manchas, sistemas expandibles suaves y diseños para cada tipo de estilo para que vayan acorde con la decoración.

Los colchones inflables, otro recurso

Otra opción para acomodar huéspedes son los colchones inflables, que permiten improvisar una cama en cualquier sitio. Tienen la gran ventaja de que se guardan en un armario o depósito y se sacan cuando se necesitan.
Han evolucionado tanto, que inflarlos y sacarles el aire ya es cuestión de unos minutos nada más, pues cuentan con un sistema de bomba (con corriente o batería recargable) para llenarlos de aire.
También se pueden reparar con parches.

Posibilidades

Sofá cama tradicional: ya no tiene que ser incómodo como sofá ni como cama. La tecnología actual permite hacerlos muy confortables con distintos sistemas de apertura: los extraíbles, los de espaldar abatible o clic-clac, los estilo ‘chaise longue’...

Futones y sillas modulares: estos se pueden poner en la sala, un estudio o un cuarto como una silla más, y se llevan con facilidad de una habitación a otra. Solo basta desplegarlos o desenrollarlos para tener una cama, que por lo general, es sencilla. Les encanta a los niños y jóvenes.
Cama con cajón: debajo de la cama viene otra que se saca cuando se necesita. Ideal para cuartos de niños.

El toque acogedor

Los detalles son los que hacen un espacio acogedor, así que tenga en cuenta estos puntos para recibir a sus invitados.

* Una mesa auxiliar al lado de la cama, con una lámpara y un florero.
* Cojines y una manta de lana para recostarse.
* Toallas y sábanas lo más nuevas posibles.
* Un pie de cama.
* Una silla o butaca donde pueda dejar su maleta o la ropa del día.
* Un pequeño escritorio, si viene por trabajo.
* Abra espacio en un clóset para que pueda poner o colgar ropa.
* Deje revistas que le puedan interesar.
* Un biombo o paneles japoneses pueden ayudar a darle algo más de intimidad si debe quedarse en la sala.
* Dejar un regalo de bienvenida en su cama.

VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.