Meluk le cuenta... (Punto de giro)

Meluk le cuenta... (Punto de giro)

Puntazo para recobrar confianza. Ahora, hay que cobrar esta moñona con una victoria sobre Argentina.

notitle
12 de noviembre 2015 , 10:11 p.m.

Esperando y contragolpeando. Con volantes de marca-marca, luchando, corriendo, raspando, pegando (porque este equipo pega, señores), con pelotazo largo y pivotes, con un pase corto y uno largo; nada de tener y retener la bola en pases y pasecitos... Práctico, vertical, pero con volantes de marca-marca (¡no me canso de repetir eso!), seguros atrás, cerraditos, esperando, tratando de estar junticos y contraatacando en ráfaga. Es que defenderse no es pecado. ¡Jamás! Tengo un déjà vu. Creo que alguna vez he escrito y dicho eso... ¿Cierto?

Así, Colombia logró un empate gigantesco, un 1-1 fundamental contra el temible Chile en Santiago, para espantar las aves negras que hoy, curiosamente, amanecieron tricolores... ¡Vayan viendo!

El fundamento del empate estuvo en el trabajo defensivo. No lo duden. No se equivoquen. Abrirse contra Chile hubiera sido un suicidio. A pesar de eso, en el primer tiempo, Chile, que no fue el huracán acostumbrado y al que le falló el último pase por el trabajo de marca colombiano y la imprecisión propia, se fue ganando 1-0.

Colombia tuvo el primer tiempo controlado en líneas generales, pues, a pesar de la posesión de balón del local, apenas permitió dos opciones: la del primer minuto de Sánchez (atajadón de Ospina) y la del final con el cabezazo de gol de Vidal. Del otro lado, Colombia tuvo una clara: el tiro de Daniel Torres que atajó Bravo en una volada espectacular. ¿De qué sirve la teoría de jugar bien si se pierde...?

En el segundo tiempo, los primeros 10 minutos fueron malos y Chile, sin afán, arrumó a Colombia, que no quitaba y pegaba, cerca del área chica. Cuando el árbitro le perdonó a Sánchez la expulsión (pegó y ya tenía amarilla), y por eso lo releva Cardona, Colombia se volvió más práctica en el contragolpe y Muriel se convirtió en la gran figura del equipo con su velocidad. Él lideraba las jugadas de empate, hasta que cuajó una carrera por la izquierda y James definió de mediavuelta en el corazón de las 18 a los 22 minutos. ¡James, grande, James! ¡Muriel, sensacional, Muriel!

Y de ahí en adelante, Colombia tuvo más carácter y más opciones (incluso una jugada de penal contra Cardona) y bien pudo haber ganado, sobre la base de mantener su orden y su seguridad en el medio campo con volantes de marca-marca: no me canso de repetir eso...

Puntazo para recobrar la confianza. Un punto de giro tras la fea derrota con Uruguay contra el súper-Chile. Ahora, hay que cobrar esta moñona con una victoria necesaria e indispensable sobre Argentina el próximo martes en Barranquilla.

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.