Papel con residuos de plátano, la idea caleña para cambiar el mundo

Papel con residuos de plátano, la idea caleña para cambiar el mundo

La propuesta de Alexánder Cuéllar está en la semifinal de un concurso realizado por History Channel.

notitle
12 de noviembre 2015 , 09:11 p.m.

Mediante un proceso de cocción, la fibra del residuo del plátano, también conocido como raquis de plátano, el caleño Alexánder Cuéllar encontró la forma de crear papel, una idea que, según él, podría salvar a los árboles de ser talados y contribuir al cuidado del medioambiente.

Los días enteros de ensayos y errores para obtener papel del residuo de los racimos de plátano y bananos tienen hoy a este joven en la semifinal de un concurso a nivel internacional organizado por el canal History Channel, llamado 1 idea para cambiar la historia.

En este concurso –que llega a su segunda edición– alrededor de 3.000 ideas provenientes de diferentes rincones del continente fueron presentadas. Por ahora, seis mexicanos, un chileno, dos colombianos y un argentino se disputan la llegada a la final en la que competirán por el premio de 60.000 dólares por el primer lugar, 40.000 por el segundo y 20.000 para el tercer lugar, para contribuir en la financiación del mejor proyecto de impacto social.

El proyecto

Todo comenzó cuando el joven estudiante de administración ambiental de la Universidad Autónoma de Occidente caminaba con su padre por una galería de la capital del Valle. La sorprendente cantidad de tallos de plátano en aquel lugar, obstruyendo el paso de vehículos y peatones, llevó a Alexánder a pensar en aprovechar aquel sobrante.

Para la elaboración de esa pulpa, Alexánder fragmenta el raquis en trozos menores o iguales a 10 centímetros de longitud y procede a macerarlos con un martillo hasta dejar las fibras con menos humedad. Luego, a una temperatura de unos 145 grados Celcius, las cocina en un digestor con válvula de presión y termómetro durante un determinado tiempo.

La pulpa, ya cocinada, se retira del digestor y se pasa por un proceso de refinación (con una licuadora) para dejar una masa más suave y fácil de moldear. Finalmente se retira el agua residual y se deja secar para obtener una hoja de papel.

En aquella práctica, Alexánder, de 22 años, ya lleva año y medio. Su padre, José Cuéllar, es quien más lo ha apoyado.

El concurso

El panel del jurado latinoamericano de 1 idea para cambiar la historia está compuesto por Andy Freire, emprendedor empresarial y social argentino; la ingeniera agrónoma, doctora y especialista en mejoramiento de plantas Luz Gómez Pando, de Perú; Tomás Recart, director ejecutivo de Enseña Chile; Gladis Miriam Aparicio Rojas, profesora de física investigadora de Colciencias de la Universidad Autónoma de Occidente en Colombia; y por René Drucker Colín, científico mexicano especializado en fisiología y neurobiología.

Junto a Alexánder, un joven de Medellín tiene en esta recta su propuesta de Generadores Eléctricos Viales. Para los jueces los tres criterios de selección son: impacto social, sustentabilidad, replicabilidad y cómo esa idea cambiará la historia.

“La producción de esta fibra generaría empleo, impulsaría el comercio por un compromiso ambiental de reducir la contaminación y aprovechar los residuos para generar materia prima, y mejoraría la situación económica”, dice Cuéllar.

El caleño invita a los colombianos a votar por él a través de www.tuHISTORY.com/1id. Las votaciones se cerrarán el 27 de noviembre. El año pasado Wiesner Osorio, también caleño, obtuvo el primer lugar.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.