La pareja argentina que recorre el continente llegó a Barranquilla

La pareja argentina que recorre el continente llegó a Barranquilla

En una camioneta Hilux 2013, Daniel Ricardi y María Schiavioni llevan casi dos años de travesía.

notitle
12 de noviembre 2015 , 08:23 a.m.

Apenas nueve meses después de haberse convertido en novios, los argentinos Daniel Ricardi y María Laura Schiavioni consolidaron su interés por comenzar a viajar por tierra y cruzar América, desde Rosario, su ciudad natal, hasta Alaska, Estados Unidos.

De eso ya están a punto de cumplirse dos años, en enero de 2016, en una aventura que, abordo de 'La Pánfila', como bautizaron a la Toyota Hilux 2013 plateada que desde entonces les sirve de casa rodante, llegaron a Barranquilla donde iban a durar solo un par de días, pero ya llevan más de mes y medio.

La pareja escogió el parque de la Electrificadora, en el barrio Riomar, en el norte de la capital del Atlántico, junto a un CAI de la Policía que les brinda protección las 24 horas, como lugar para pernoctar y vender las artesanías y postales con las que desde hace un tiempo financian su sueño. Sin embargo, se les puede ver rodando por cualquier rincón de la ciudad porque lo que les interesa es vivirla como si no fueran extranjeros.

"Es muy distinto ser un turista a un viajero como nosotros, lo cual significa que analizamos más las sociedades a las que visitamos. ‘La Pánfila’ es un nombre que le hace honor a la lentitud con la que avanzamos el camino con tal de no irnos perdiendo nada", sostuvo Ricardi, quien al igual que María Laura es administrador de negocios, con una maestría.

Ambos explican que al tomar la decisión de convertirse en viajeros, establecieron que sería solo un año recorriendo el mundo, pero al ir descubriendo destinos, personas y sinnúmero de anécdotas positivas, el tiempo pasó a ser lo de menos. Tras ir viviendo su nuevo proyecto de vida, la pareja se concentró en cómo hacer que el viaje sirviera para conectar a más personas en torno al emprendorismo social y contribuir así en la consolidación de ideas de negocios que se han ido encontrando a lo largo y ancho de los 8 países y 350 ciudades que hasta el momento han visitado.

En la mitad del mundo, en Ecuador.

Ricardi explicó que es una forma de ir dejando huella en el camino, lo que al final del recorrido les dará toda la satisfacción. Aseguran que suministrar los conocimientos que han adquirido sobre el tema en los años en los que tuvieron un empleo convencional y ahora que se encuentran de viaje es una decisión que les ayudó a crecer como personas y viajeros. No en vano su lema de viaje es "Hacer, imaginar, lograr, unir".

“De repente te encuentras con personas que tienen ideas de negocio buenas y que no saben cómo hacerlas viables y ahí están nuestros consejos porque manejamos el tema. Procuramos que todo se haga dentro de lo que llamamos el entorno colaborativo, con el objetivo de ayudar sin pedir nada a cambio y con la premisa de no quedarnos con lo que sabemos si a alguien le puede servir. De esta manera hacemos amigos y una red de emprendedores”, destacó el argentino.

La pareja también subsiste consiguiendo patrocinios de la empresa privada, prueba de esto es que los cuatro mantenimientos que le han tenido que hacer a ‘La Pánfila’ en todo el viaje corrieron por cuenta de la Toyota, incluso el más reciente que fue hecho en Barranquilla.

Cambio de mentalidad

Cuenta Schiavioni que el viaje ha ido sufriendo modificaciones en la medida en que ha ido avanzando. Lo anterior se traduce en el replanteamiento que han tenido que hacerle a su recorrido y a la misma forma de enfrentarlo por las enseñanzas aprendidas.

"No es solo que te colocás el cinturón de seguridad y sales y ya tienes otra mentalidad. Solo puedo decir que desde hace seis meses entiendo muchas cosas que hace dos años no, en lo que tiene que ver con valorar lo que siempre se ha tenido y ahora es un verdadero lujo, como hablar por teléfono con mi mamá y cosas así. Viajando de esta manera comienzas a entender los problemas de los países, que en Latinoamérica son muy similares y eres un receptor de vivencias y situaciones intangibles que te llevan a tener otra mirada de la vida”, comentó la mujer de piel blanca y una belleza natural.

En ese sentido, Ricardi, agrega que viajar de esta manera les fue mostrando que en su modo de vida anterior eran cada vez más víctimas del consumismo que se vive en el mundo. De esta forma, se han ido acostumbrando a vivir con lo necesario sin ningún tipo de ataduras como las que anteriormente los acechaban. “Te das cuenta de que no necesitas tantos pares de zapatos y que si se rompe el celular no es el fin del mundo”, anotó Daniel.

Y es que el viaje, que ya lleva más de 40.000 kilómetros recorridos, inició en Argentina, en la ciudad de Rosario, luego siguió a Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, el centro y sur de Colombia, Venezuela, Brasil, de nuevo Venezuela, para  ingresar de nuevo al territorio nacional a través de La Guajira, cuatro días antes de que se diera el cierre del paso fronterizo de Paraguachón.

En Bolívia, la pareja aprovechó para jugar un poco con la cámara fotográfica.

Irónicamente, al plantearles a sus familiares que saldrían de viaje, prometieron que no llegarían a Venezuela, país en el que más han permanecido y en el que, incluso, fueron visitados por la madre de María Laura.

Para la pareja, el cambio de decisión, que les significó nueve meses de experiencias en el vecino país, obedeció al interés que les generan todos los territorios sin distinción y al percatarse, de acuerdo a lo que iban viviendo, de que no les pasaría nada si lo visitaban.

“Estar en tantos lugares en momentos en los que se escribe la historia es algo que no tiene precio y que hay que vivir. Por ejemplo, ¿cómo olvidaremos que el mundial de Fútbol lo pasamos en Ecuador haciéndole fuerza a la selección junto a otros 20 argentinos más? ¿O cómo no acordarnos de los momentos cruciales para el mundo y lo que estabas haciendo en ese momento?”, destacó Ricardi, de contextura delgada y que no pasa desapercibido por su estilo de cabello tipo Carlos el ‘Pibe’ Valderrama.

De Barranquilla ponderan el espíritu colaborativo de la gente, el ambiente festivo y descomplicado, su gastronomía y la pasión que se vive por el fútbol. También les ha parecido un poco extraña la estratificación de la ciudad y que sus habitantes conduzcan con la mano en la bocina como sin importarles el ruido que hacen. "Es algo tradicional de acá", dicen.

Sobre la alimentación, a ambos se les ve de peso balanceado dado que se han tenido que acostumbrar a comer mucho más sano. Las frutas y las verduras no pueden estar ausentes de su régimen alimenticio que les ha servido para mantener un excelente estado de salud, el cual no se ha visto afectado en las diferentes etapas de su peculiar paseo, ni siquiera por cuenta de los cambios de clima que han tenido que pasar.

Sigue la aventura

Ahora, su plan más próximo es conseguir cerca de 1.500 dólares, (casi cinco millones de pesos) para enviar en barco a ‘La Pánfila’ desde Barranquilla hasta el puerto de Colón en Panamá y continuar su recorrido por países de Centroamérica como Costa Rica, Nicaragua, Honduras y El Salvador hasta México, luego Estados Unidos, un pedazo mínimo de Canadá, y ahí sí ingresar a Alaska y alzar los brazos por la consecución de su objetivo. El arribo al Estado norteamericano planean estar haciéndolo, si todo les sale bien, entre junio y septiembre del año entrante.

“La idea es conseguir salir de Colombia antes del próximo 30 de noviembre y de no lograrlo nos quedaríamos unos tres meses más y se nos atrasaría todo. Estamos en la búsqueda de patrocinio para poder continuar”, explicaron.

En Barranquilla, donde han comido bollo en todas sus presentaciones, hayacas y hasta los emblemáticos sancochos y el chuzo desgranado, quisieran conocer al 'Pibe' Valderrama, a Marcos Coll y asistir al partido de la selección Argentina del próximo martes en el estadio Metropolitano, pues nunca han coincidido con la llegada de su equipo nacional a alguno de los países en los que han vivido en este tiempo.

En Barranquilla, la pareja se instaló en el parque de la Electrificadora. Allí, conscientes del respeto por los espacios públicos, interactúan con la gente y conocen las costumbres de la ciudad.

El regreso, luego de seguir viajando por Estados y Canadá, lo planificaron a través de Brasil, a donde ‘La Pánfila’ llegaría en un contenedor procedente de Miami. Luego atravesarán el Amazonas desde Manaos y recorrerán Latinoamérica hasta Argentina, de donde extrañan un asado de los que solían disfrutar antes de emprender esta aventura.

“Creemos que al llegar a Argentina de nuevo no querremos parar de viajar y seguro que vendrá otro plan de recorrer el mundo en otra escala. Es una bendición para ambos contar con parejas que les apasione este modo de vida que tanta felicidad nos ha dado”, anotó Daniel Ricardi.

La idea era viajar 'offline'

La intención de la pareja al comenzar a viajar era permanecer el mayor tiempo posible desconectados de la tecnología. Sin embargo, no han podido mantenerlo debido a las nuevas tendencias del mundo y a la necesidad de ir comunicándose con sus seres queridos.

El uso de la tecnología se les hizo necesario cuando los patrocinadores que aceptan auspiciarlos les preguntan por el número de seguidores que tienen en las redes sociales.

“Procuramos mantener conexión con las personas que vamos conociendo a lo largo del viaje y para ello mantenemos actualizadas nuestras redes como Hiluxamerica tanto en Facebook como en Instagram. También tenemos el correo hiluxamerica@gmail.com”, agregó la pareja.

Andrés Artuz Fernández
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.