Meluk le cuenta... (Teoría y práctica)

Meluk le cuenta... (Teoría y práctica)

Así sea jugando regular o mal, sacándola de punta, hay que ir a sacar el resultado en Chile.

notitle
11 de noviembre 2015 , 10:14 p.m.

Olvidémonos por ahora de la renuncia de Luis Bedoya a la presidencia de la Federación. Olvidémonos de su misterioso y no tan misterioso viaje a Nueva York. Colombia tiene este jueves el partido más temible que puede tenerse ahora en la eliminatoria suramericana del Mundial de Rusia 2018: contra Chile, el equipo sensación del momento, el quinto del escalafón mundial de la Fifa, el Campeón de la Copa América y en Santiago. Acaba de pasar por allá nada menos que Brasil... ¡Perdió 2-0! De ñapa, Colombia viene de perder feo 3-0 con Uruguay y de una Copa América gris. El partido es de máximo riesgo. De bulto, el favorito es Chile.

No hay que ser genio para saber que a un técnico lo sostienen sus resultados y que por más ‘proceso’ que haya si no hay resultados los entrenadores se van como se fue Mourinho del Real Madrid o Klopp del Dortmund. Entre este jueves y el próximo martes (cuando se recibe en Barranquilla a Argentina), la Colombia dirigida por Pékerman necesita tres puntos para estar en la cuenta simple (sin debe ni haber) y en carrera de clasificación: seis de 12...

Los ‘teóricos’ del juego insisten en que se conformaran con que Colombia muestre otra vez la solidez que tuvo como equipo en el Mundial de Brasil, que eleve el nivel y que, además y por qué no, que además juegue bonito.

“¡Qué se juegue mejor! ¡Qué se juegue bien! ¡Si perdemos jugando mejor y bien nos conformamos!”, gritan, frenéticos, los teóricos. El principio que esgrimen es de Perogrullo: si juega mejor, es más fácil ganar. Pero, ¿qué es jugar mejor? ¿Atacar como locos? ¿Defenderse a ultranza? ¿Tener y tener la pelota...? Y sobre esas cuestiones se pueden formular ‘cien’ interrogantes más por el mismo estilo. Y para todos hay una sola respuesta obvia, que los mismos teóricos dan a boca llena: jugar bien es “tener equilibrio”, es decir defender con seguridad y atacar con efectividad. La fórmula del agua tibia.

Pero también estamos los prácticos, los que sabemos que en el fútbol por muy equilibrados y buenos, los equipos perfectos no existen –¡ni la Hungría del 54, ni el Brasil del 70, ni la Holanda del 74, ni el Barcelona o el Bayer Múnich del de Guardiola, ni...!

El resultado es fundamental. Así Colombia pase aceite, así Ospina se revuelque y saque pelotas, así se tenga que luchar y raspar, así toque reventarla en las 18, el resultado es determinante. ¿Se acuerdan del partido de Colombia contra Perú, en Lima, de la pasada eliminatoria? Colombia ganó 0-1 y muchos aún le están cobrando a Pékerman que jugó espantoso y que no merecía ganar... ¡Pero ganó y esos tres puntos fueron fundamentales para clasificar!

Respeto profundamente a los teóricos, ni más faltaba, pero este jueves así sea jugando regular o decididamente mal, sacándola de punta y para arriba, si es el caso aguantando y en un único contragolpe milagroso, o salvándonos, hay que ir a sacar el resultado así sea este Chile el ‘coco’ del momento. ¿Que prefieren ustedes? Yo les digo, sin dudarlo ni ponerme colorado: si me ofrecen el empate, hipoteco hasta mi casa...

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.