'La felicidad es una receta de cocina'

'La felicidad es una receta de cocina'

Claudio Ibáñez, psicólogo el chileno, aseguró que ser feliz resulta de mezclar cinco ingredientes.

notitle
11 de noviembre 2015 , 09:51 p.m.

El chileno Claudio Ibáñez tiene una propuesta que va en contravía de la psicología tradicional en América Latina. Su psicología positiva es una corriente que estudia el bienestar y se enfoca en las fortalezas y virtudes humanas como fuentes de la felicidad.

Su diferencial radica en dejar de poner el acento en los aspectos negativos y patológicos del ser humano (ansiedad, estrés, depresión, resultados del pasado y frustraciones), para darle paso a una nueva mirada. Esta consiste, en principio, en sentirse pleno, identificar las cualidades de cada quien y por esa vía, llegar a sentirse feliz mezclando cinco ingredientes.

Ibáñez se hizo visible en 2010, cuando el presidente chileno Sebastián Piñera, lo nombró psicólogo a cargo del equipo de rescate de los 33 mineros de la mina San José, que pasó a la historia como el mayor y el más exitoso de la historia de la minería en el mundo.

De hablar eufórico, sonrisa amplia y 1,50 m de estatura, Ibáñez preside la Sociedad Chilena de Psicología Positiva, es director ejecutivo del Instituto Chileno de Inteligencia Emocional y autor de los libros Nuestro lado luminoso, Los 33 de Atacama y su rescate. Psicología positiva en acción y algunas historias no contadas.
Su trabajo en la mina San José en Chile durante 2010 bien podría llamarse ‘Lo que nunca se supo del rescate’.

¿Cómo llegó a trabajar allá?

Al quinto día de que los mineros quedaron atrapados, el 10 de agosto, yo desayunaba viendo el noticiero, cuando empecé a darme cuenta de que el informe sugería que era imposible que los mineros estuvieran vivos. Y pensé: esto está mal. Entonces, llamé a todos los medios que pude y les dije que lo último que necesitaban los familiares de los mineros eran esas emociones negativas. Todos teníamos claro que ellos estaban 700 metros bajo tierra, sin agua, sin luz, sin comida, pero no había evidencia de desfallecimiento. Pero sí de que su familia los esperaba. El asunto es que terminé hablando de la importancia de las emociones positivas en CNN y luego miembros del Gobierno del presidente Piñera me llamaron para preguntarme si quería integrarme al equipo; acepté y así empezó todo.

¿La primera vez que se logró contactar con los mineros ya llevaban más de 18 días atrapados, estaban muy mal psicológicamente?

¿Sabe qué fue muy revelador? ¡Estaban mucho mejor de lo que cualquier persona podría imaginar! Estuvieron 70 días atrapados y desde la primera vez que hablamos hasta el último día que estuvieron allá, comprobé su fortaleza y re-siliencia. A pesar de estar 700 metros bajo tierra, tenían sistemas para resolver sus diferencias, para hablar sobre lo que no les había gustado del día, tres turnos de trabajo, roles asignados de acuerdo con sus fortalezas, mecanismos para repartir todo con equidad, entre otras cosas.

Fue una gran lección comprobar que a pesar de las circunstancias, ellos jamás dudaron que saldrían de allí. Y ese hecho es aplicable a la vida: cuando las circunstancias son extremas, los seres humanos tenemos la oportunidad de permitir que lo mejor de nosotros mismo salga a flote.

¿Si los mineros estaban bien, entonces con quién aplicó la psicología positiva?

Con el equipo de rescate y los familiares. Ellos eran los que realmente la necesitaban. Con el paso de los días, los rescatistas veían la misión muy compleja, casi imposible, tenían temor de que lo peor ocurriera; algunos incluso creían que los mineros se iban a terminar dando golpes fruto de la ansiedad. Los familiares se angustiaban, lloraban, perdían la esperanza. Los que estaban fuera, teniéndolo todo, dudaban. Pero los de abajo, ¡jamás! Firmes, como rocas. Eso muestra esa tendencia que tenemos muchos de mirar el futuro con pesimismo, por cuenta de nuestra carencia en educación positiva.

¿Qué ejemplos dejan ver la falta de educación positiva?

Cada cierto tiempo, yo les decía a los familiares que elaboraran mensajes emotivos para enviarlos por la cápsula que teníamos para bajar provisiones. Antes de enviarlos, le preguntaba a las esposas qué habían escrito y me decían: “Le conté cosas normales… que los niños no hacen caso, que van mal en la escuela, que un familiar está enfermo”. Yo les decía que era importante cambiar esos mensajes, por otros que generaran emociones positivas, como el primer plato que prepararían en casa a su regreso, describir detalles de la celebración que soñaban, cuán emocionante sería el primer abrazo, etc.

¿Qué le dejó esa lección?

Hoy creo que cuanto más extremo es el evento adverso que se atraviesa en la vida de alguien, mayores son las posibilidades de florecer como persona. En psicología positiva llamamos florecimiento al hecho de estar en nuestro funcionamiento óptimo. Eso se traduce en ser feliz, y por supuesto las consecuencias son mayor productividad, creatividad, salud, solidaridad y longevidad.

¿Cuál es la gran diferencia entre la psicología tradicional y la positiva?

La gran diferencia es el foco, no el enfoque. Es decir, en dónde usted pone su centro de atención. Históricamente la psicología se fija en las debilidades y el desempeño deficiente de una persona, para darle tratamiento, mientras que la psicología positiva pone el foco en las fortalezas. Es una corriente creada en 1990, que se hizo visible con el trabajo del profesor Martin Seligman, de la Universidad de Pensilvania.

¿A qué se debe su auge?

Porque diversos líderes del mundo han comprobado sus beneficios y se ha ganado el corazón de presidentes de países, gerentes de multinacionales, deportistas de alto rendimiento, entre otros.

¿Cuáles son los cinco ingredientes de lo que podríamos llamar la receta de la felicidad?

La felicidad es una búsqueda constante del ser humano. En psicología positiva aplicamos un modelo del profesor Seligman, llamado Perma, un acrónimo en inglés que habla de cinco elementos fundamentales que conforman la felicidad: positive emotions (emociones positivas), engagement (involucramiento), relationship (relaciones positivas), meaning (significado) y accomplishment (logros).

Solemos creer que la vida tiene más momentos negativos que positivos...

Estudios neurológicos demuestran los beneficios de acciones sencillas como sonreír, agradecer, ser amable. Tengo un ejercicio para los lectores: piensen en un momento de su vida en que sintieron mucha felicidad, recuerden los detalles, el lugar, la hora, los colores, la música y los aromas. ¿Se fijan cómo incluso se alcanza a dibujar una sonrisa en su rostro y su semblante cambió? A medida que aumentan las emociones positivas, disminuyen las negativas y la persona tiene mayor bienestar.

¿Involucramiento es tener compromiso con las tareas personales o laborales?

Me parece más acertado entenderlo como generar vínculos emocionales. Cuando una persona realiza lo que le gusta, fluye naturalmente, disfruta ese evento de la vida, identifica sus propias fortalezas y con esa pasión se dedica a volcar todas sus virtudes en las tareas personales o laborales.

¿Cómo es eso de encontrar el significado en la vida diaria?

¿Alguna vez la han enviado a hacer algo sin saber por qué? Si la respuesta es positiva, usted sabe que es terrible porque desconoce la utilidad de esa tarea. Los seres humanos necesitamos dar significado a las situaciones que vivimos. Si pensamos en lo laboral, cuando entendemos y comprobamos que lo que hacemos sirve a alguien más, experimentamos bienestar. Pero si a usted solo le dan órdenes, no le dan contexto, no le permiten descubrir para qué es el esfuerzo, y su foco se limitará a un tema de salario.

¿Cuál es el poder qué tiene cumplir los logros?

Alcanzar los logros nos da la posibilidad de sentir que las metas se pueden cumplir y en especial nos permite creer en las fortalezas y el potencial personal.

Docentes, padres de familia y jefes nos dicen: ‘debe trabajar en superar sus debilidades’. ¿Por qué le parece que este es el camino perfecto para ser infeliz?

Centrarse en sus fortalezas y cualidades es un componente vital en el bienestar y la felicidad. Imagine que un día, el director técnico del Barcelona le dice a Leonel Messi que para que sea un futbolista integral es importante que en adelante ocupe el lugar del arquero porque es perverso tapando y que ya está bien de hacer goles, que eso ya lo sabe hacer. Eso es lo que vemos todos los días en las empresas: en lugar de potencializar las fortalezas de la gente, asunto que los lleva a sentir mayor bienestar y felicidad, les repetimos una y otra vez lo que hacen mal y los pasamos al departamento que no desean, dizque para buscar su integralidad, cuando así impedimos el perfeccionamiento de sus habilidades y estamos promoviendo su infelicidad.

Ha mencionado la palabra bienestar, ¿por qué tanto énfasis?

Las personas pasan la mayoría de su vida en el trabajo, así que es vital que las empresas conozcan los beneficios del bienestar. Dentro de los que figuran felicidad, longevidad, tener mejor salud, lograr mejores resultados financieros, reducir el ausentismo laboral, la creatividad, el disfrute del trabajo, y hasta generar personas más solidarias.
Con estos temas existe el riesgo de que suenan bien, pero no se llevan a la práctica. ¿Cómo dar el primer paso en las empresas y en la vida personal?

Solo debe verlo como una iniciativa sistémica, que impacta a todos los componentes de la organización o la vida. Por eso es importante formarse sobre el tema, asesorarse con expertos, estudiar las evidencias, entrenar, buscar un patrocinador con poder, presentar el tema con excelencia, medir los resultados y entender que son acciones a largo plazo.

5 ingredientes para una vida mejor

Según el psicólogo chileno Claudio Ibañez, los cinco ingredientes clave para encaminarse a la felicidad son:
- Enfocarse en las emociones positivas.
- Generar vínculos emocionales con la gente que lo rodea.
- Trabajar en tener relaciones constructivas
- Darle significado a las actividades del día a día
- Cumplir y celebrar los logros.

Constanza Triana*
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.