La energía del mar, una alternativa

La energía del mar, una alternativa

Empresas privadas y universidades investigan para desarrollar tecnologías eficientes y económicas.

notitle
11 de noviembre 2015 , 08:52 p.m.

Ante la inestabilidad de los precios del petróleo, los conflictos en países productores y la preocupación por la emisión de gases que incrementan el calor de la tierra, se promueve en diversos países la investigación de nuevas fuentes de energía, entre ellas la marina, que si bien tiene un inmenso potencial, aún no cuenta con desarrollos tan avanzados, como la eólica (de viento) o la solar.

La preocupación por la situación ambiental mundial ha empujado a los países industrializados, con recursos marinos importantes, a pensar en ellos como fuentes alternativas de generación de energía eléctrica. Empresas privadas y universidades investigan con ahínco para desarrollar tecnologías eficientes y económicas que puedan convertir esa idea en realidad.

Si bien en Colombia se han realizado algunos esfuerzos para identificar el recurso marino en lugares específicos, aún no se tienen estudios completos del potencial que posee el país en esta materia. No obstante, se vienen dando pasos en ese sentido y uno de ellos es la creación del Centro de Investigación e Innovación en Energía (CIIEN) que generó nuevas oportunidades de investigación. La primera iniciativa en ese sentido la impulsan el Grupo de Oceanografía e Ingeniería Costera (OCEANICOS) de la Universidad Nacional de Colombia: el Grupo de Automática y Diseño (A+D), de la Universidad Pontificia Bolivariana; y el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas (CIOH) de la Dirección General Marítima.

El propósito esencial de este grupo es lograr la operación de una planta piloto de generación de energía eléctrica a partir de recursos marinos, adecuada a las condiciones oceanográficas colombianas, con un bajo impacto ambiental y económicamente viable. Ya se ha desarrollado la primera fase de cuatro programadas, que consiste en la identificación, caracterización y priorización del potencial energético del mar en nuestros litorales.

El primer fenómeno observado fue el oleaje del mar Caribe que, según la intensidad, favorecería las cercanías de Barranquilla y Santa Marta, que poseen buenos valores de energía de oleaje.

Por el lado del océano Pacífico, los lugares identificados fueron las poblaciones de Nuquí y Bahía Solano y El Valle, centros ecoturísticos del departamento del Chocó.

El segundo fenómeno estudiado fue el de las mareas. Su potencial energético podría aprovecharse en las bahías de Tumaco y Buenaventura; no obstante, la baja velocidad de éstas y las inversiones requeridas hacen que la opción sea comercialmente inviable.

El tercer aspecto analizado fue el de las corrientes marinas. Los hallazgos determinaron varios impedimentos: el primero, y más importante, que las corrientes se encuentran muy lejos de la línea de costa, lo que incrementaría los costos de construcción y conexión a altos niveles; un segundo problema es la alta variabilidad de las corrientes a lo largo del año; y un tercer obstáculo es su baja velocidad, que en promedio es de 70 centímetros por segundo, cuando lo recomendado es 1,5 metros por segundo, según los desarrollos de tecnologías actualmente disponibles.

Un cuarto fenómeno es conocido como Gradiente de temperatura, que consiste en la combinación de aguas superficiales cálidas con profundas y frías, lo que no es fácil por cuanto la plataforma continental del país se extiende varios kilómetros a lo largo de las costas del Pacífico y del Atlántico.

Existen dos puntos específicos, en las proximidades de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde hay un abismo de más de 2.000 metros, cercano al litoral, que podría ser usado para tomar el agua fría que requiere el proceso y el otro punto es San Andrés, donde por sus condiciones insulares, se encuentra uno de los mayores potenciales de este recurso en el país. Los investigadores afirman que a pesar de los altos costos de inversión la posibilidad de aprovechar este recurso para la generación de energía y para otros usos (como refrigeración, agricultura, etc.), ponen este recurso como uno de los más interesantes para el desarrollo y la innovación en el país.

La quinta y última alternativa es la conocida como ‘Gradiente de salinidad’, que requiere la mezcla de agua dulce con agua de mar altamente salada en la menor distancia posible, con el fin de generar energía. Los resultados preliminares indican que las desembocaduras del Golfo de Urabá, Bahía Barbacoas y Canal del Dique son los sitios que más factibilidad técnica tienen para llevar a cabo el aprovechamiento.

En el corto plazo, las opciones más atractivas se presentan en el oleaje y según los resultados de la valoración económica, el punto más apropiado para un eventual programa piloto se ubicaría en cercanías de Santa Marta, por la proximidad a puerto y centros poblados, los buenos valores de energía y la poca afectación ambiental del proyecto.

En un futuro, el usar adecuadamente estas diferentes opciones del océano, podría convertir al país en proveedor de energías alternativas marinas, como reflejo de la preferencia por la diversidad y los esquemas de desarrollo sostenible.


JUAN DIEGO RESTREPO
(Versión periodística el texto “Las energías del mar” de Andrés Fernando Osorio Arias, Santiago Ortega y Pablo Agudelo Restrepo, del Grupo de investigación OCEÁNICOS Universidad Nacional sede Medellín. Luis Otero del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas - CIOH, DIMAR. Julio Correa de la Universidad Pontificia Bolivariana)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.