'Nada vale tanto como la paz', dice el expresidente Mujica en Medellín

'Nada vale tanto como la paz', dice el expresidente Mujica en Medellín

El expresidente uruguayo insistió en respaldar los diálogos entre el Gobierno y las Farc.

notitle
11 de noviembre 2015 , 07:14 p.m.

A las afueras del Centro de Convenciones de Plaza Mayor, en Medellín, cientos de jóvenes y académicos formaron cerca de un kilómetro de fila para asistir a la presentación que en la noche del miércoles dio el expresidente uruguayo, José Mujica.

Incluso, los organizadores de la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, que se celebra hasta mañana en la ciudad, estuvieron tentados a cambiar a última hora el auditorio donde intervendría el líder, por una plaza al aire libre en el centro de la capital antioqueña.

Su popularidad en Medellín fue desbordante, y aun así, contó Pablo Gentili, director del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Clacso, que organiza este evento con la asistencia de más de 800 intelectuales, Mujica no cree que él sea el centro de atención.

“Los mitos nunca logran verse a sí mismos como mitos, y eso le pasa a él. Está convencido de que más que él, son sus ideas las que mueven a las masas”, diijo Gentili.

Las que expuso en Medellín abordaron sobre todo el respaldo al proceso de paz que adelantan el Gobierno colombiano y las Farc.

El líder, que según Andrés Danza, uno de los autores de su biografía ‘Una oveja negra al poder’, mantiene contacto con el presidente Santos y se reunió en dos ocasiones con la comisión que representa a la guerrilla en La Habana, fue enfático en que “por encima de todas las cosas, fervorosamente, apoyo el proceso de paz”.

En una rueda de prensa con medios locales e internacionales, Mujica dijo que imaginaba la cantidad de heridas y dolores de los colombianos, su contradicción entre verdad y justicia, pero aseveró que el país necesitaba el proceso, y que por eso le recomienda a Colombia mirar de cerca la experiencia de pacificación de Sudáfrica.

Asimismo, afirmó que el país no puede pretender que quienes han sufrido “hipotequen la memoria”, sino que recomendó “aprender a caminar con una mochila de dolor, cada cual por su vereda, conviviendo y respetando, sin pretender mucho más, porque tiene que pasar el tiempo”.

El exmandatario pidió además que la justicia no vuelva a llevar a la gente al monte y termine “ahogando el proceso de paz”, porque “nada vale tanto como la paz”, reiteró, y agregó que “un proceso de paz como el que tiene Colombia no debería tener obstáculo político”.

Sobre la petición de las Farc de obtener curules en el Congreso, Mujica dijo que no era un asunto “fundamental”, pero “si es una de las condiciones para el proceso, lo tendrán que jugar, lo tendrá que arreglar Colombia, lo tendrá que decidir el pueblo”, dijo, y añadió que incluso puede ser una manera para que los guerrilleros vayan “agarrando oficio”.

El líder, que fue jefe de la guerrilla de los Tupamaros en Uruguay y que estuvo preso durante 13 años en la época de dictadura que vivió este país del sur entre los años 70 y 80, comparó su situación con la que podrían vivir los miembros de las Farc en Colombia: “Ellos tendrán que vivir una adaptación y la propia sociedad también. Yo estuve un montón de años en la ‘cana’ con un montón de compañeros, bueno, y llegué a presidente, no porque me lo regalaran, sino por el voto de la gente”.

Frente a la crisis interna que vive Venezuela y las dificultades en la relación con Colombia, José Mujica aplicó su ley de que “cada pueblo resuelve sus problemas, y cuando nos metemos de afuera solo los agravamos”. El expresidente aseguró que si bien tiene una opinión, no quiere darla, porque quiere ayudar al país a que “bajen los decibeles y puedan convivir”.

De igual forma, dijo que tanto la izquierda como la derecha sufren patologías. La izquierda, mencionó, suele confundir deseo con realidad y cae en infantilismo, mientras la derecha, continuó, es reaccionaria a los cambios.

Mujica llamó la atención sobre la necesidad de una real integración de América Latina. El líder afirmó que apenas el 20 por ciento del comercio exterior del continente es interregional y que sin voluntad política nunca se logrará la unión. Además, dijo que los alientos que le quedan los condensará en “militar por la integración”.

Sobre Medellín, el uruguayo contó que sostuvo reuniones con el alcalde de la ciudad, Aníbal Gaviria, y con el alcalde electo, Federico Gutiérrez, que conversaron sobre la historia de la ciudad, el grado de violencia que vivió, las consecuencias de esta, los problemas de equidad y sueños, como el de recuperar la sanidad del río y multiplicar los espacios públicos. 

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.