Este es el planeta rocoso más cercano a la Tierra

Este es el planeta rocoso más cercano a la Tierra

Es caliente para considerarse habitable, pero suficientemente templado para mantener una atmósfera.

notitle
11 de noviembre 2015 , 03:16 p.m.

Un grupo internacional de científicos detectó a 39 años luz del Sistema Solar el planeta rocoso de un tamaño similar a la Tierra más cercano conocido hasta ahora. El llamado GJ1132b está tres veces mas cerca de la Tierra que cualquier otro planeta exasolar conocido, lo que permitirá a los telescopios obtener información sobre la composición y la dinámica de su atmósfera con una resolución asombrosa.

Según un artículo publicado en la revista 'Nature', el radio es tan solo un 16 por ciento mayor que el de la Tierra y su densidad es de 6 gramos por centímetro cúbico, la misma que la de nuestro planeta, por lo que los científicos creen que está compuesto principalmente por rocas y hierro.

La publicación británica describe a GJ1132b como el planeta extrasolar "más importante" que se ha descubierto, dado que su cercanía permitirá a los astrónomos estudiarlo con mayor precisión que a cualquier otro cuerpo de ese tipo. A pesar de que se trata de un planeta demasiado caliente como para considerarse habitable para los humanos -pues recibe 19 veces más radiación de su estrella de la que la Tierra recibe del Sol-, su temperatura es lo suficientemente templada como para mantener una atmósfera.

A partir de imágenes obtenidas en el Observatorio Interamerciano del Cerro Tololo (Chile), el grupo liderado por Zachory Berta-Thompson, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU), calculó que el planeta pasa cada 1,6 días por delante de Gliese 1132, la estrella alrededor de la cual orbita: una enana roja que mide tan solo el 21 por ciento del tamaño de nuestro Sol.

Estudios recientes muestran que ese tipo de estrellas suelen albergar sistemas planetarios con abundantes cuerpos de entre 0,5 y 1,5 veces el tamaño de la Tierra. El hecho de que GJ1132b transite por delante de su estrella en un plano casi paralelo al punto de vista de un observador terrestre facilita la labor de los científicos para medir las características de su atmósfera y, en último término, tratar de detectar una firma biológica que revele la presencia de vida.

Cuando el planeta pasa por delante de la estrella, los investigadores son capaces de medir el espectro electromagnético de la luz que atraviesa la atmósfera, lo que permite inferir su composición química, un trabajo que los científicos esperan realizar en adelante para conocer más detalles sobre este planeta rocoso.

Londres (EFE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.