El desembarco chino de Botero

El desembarco chino de Botero

Décadas después, el artista volverá a asumir el reto de sorprender a un país que desconoce su obra.

10 de noviembre 2015 , 08:33 p.m.

Qué manera la que ha escogido el pintor y escultor colombiano Fernando Botero para desembarcar por primera vez con su obra en China. Lo hará a partir del próximo viernes 20 de noviembre con una exposición de la que harán parte 151 piezas, entre pinturas, dibujos de gran formato y esculturas pertenecientes, con algunas pocas excepciones, a su colección personal.

Estará primero en Pekín, nada menos que en el Museo Nacional de China, muy cerca de la plaza Tiananmén, y luego, a partir del 21 de enero, en Shanghái.

Hay que decir que si hace 17 años su obra estableció un contacto que hasta hoy perdura con el gran público parisino y, en general, europeo, cuando expuso en los campos Elíseos, algo similar deberá suceder ahora con los habitantes de la nación más poblada del planeta. Ocurre que, no obstante su popularidad, al punto de que muchos lo consideran el artista latinoamericano vivo más importante del mundo, esta todavía no toca al gigante de Oriente.

Él lo sabe, y ya dijo que será una experiencia extraña esa de poner su obra a escrutinio de un público que no la conoce. Décadas después, volverá a embarcarse en el reto de sorprender. Y en gran volumen, pues se espera que unos 8 millones de visitantes recorran la exposición. De su trascendencia en el ámbito artístico están al tanto en el Gobierno chino: el de Medellín será el primer artista extranjero vivo al que se le abrirán las puertas del Museo Nacional del país asiático para una muestra individual de su obra.

Para lograrlo no bastaron su fama y su talento. Fue necesaria una persistente gestión de siete años movida en gran medida por el deseo del artista de exponer en un país que, con mucha cautela, quiere que el arte sea un vaso comunicante más con Occidente y sus mercados.

Cautela de la que no estuvo exenta la curaduría de esta exposición. Desafortunadamente, los que la recorran no podrán decir que conocieron la obra de Botero en todas sus dimensiones, pues aquella que podía resultar políticamente incómoda en China estará ausente. Lo que no le resta méritos a la conquista de China para el gran artista y para Colombia.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.