La amarga realidad de la diabetes en la ciudad

La amarga realidad de la diabetes en la ciudad

Este sábado es el día Mundial de la Diabetes. El 7% de la población en Medellín la padece.

notitle
10 de noviembre 2015 , 07:55 p.m.

Catalina* recuerda sentir mucho sueño, “un sueño de esos que se te cierran los ojos, entonces no sabes si en realidad tienes sueño o es otra cosa”.

Dice que la mirada se le volvió borrosa y no se sintió capaz de decir una frase completa. “Solo soy capaz de responder sí o no”. Comenzó a temblar y a sudar, luego se le ‘borró el cassette’.

Al despertar aparte del dolor de cabeza, sintió los ojos de todos los presentes posados en ella, esa mirada que es una mezcla entre lástima y preocupación.

No la drogaron, no estaba, ebria. Desde los cinco años es diabética.

Ella hace parte del siete por ciento de la población en Medellín que padece esta enfermedad denominada “una pandemia”, y que afecta a 15 de cada 100 personas en el país mayores de 65 años, según indicó Alejandro Román, endocrinólogo Hospital Universitario San Vicente Fundación.

“De esos 15, la mitad no saben que la tienen. Y entre más tiempo pase, peores son las complicaciones”, sentencia.

Es por eso que, próximo a celebrarse el Día Mundial de la Diabetes el 14 de noviembre, los hospitales de la ciudad desarrollan hoy la campaña ‘Cambiemos la diabetes’, que se celebra hoy, con el que invitan a las personas a movilizarse en bicicleta hacia sus trabajos, hacer ejercicio. “También realizamos charlas educativas para explicar los síntomas y riesgos de esta pandemia”.

Román añade que usualmente cuando diagnostican diabetes a una persona, esta ya tiene cinco años con la enfermedad y por eso es esencial el diagnóstico temprano.

“Es muy distinto el diabético diagnosticado con tiempo al que no lo fue, porque los problemas ópticos, renales y/o cardíacos, se pueden controlar en el primer caso (...) Por eso la premura de diagnosticarlos prontamente, para así tratarlos temprano y evitar que surjan las complicaciones, que es lo que aumenta los costos en la salud y genera alteraciones en la calidad de vida”, explica.

Sintomatología

El doctor Román explica que la diabetes está ligada con la obesidad, el sedentarismo y los malos hábitos alimenticios. Más no es precisamente obligatorio. En el caso de Catalina, le diagnosticaron la enfermedad a los cinco años cuando de un momento a otro comenzó a bajar mucho de peso y a consumir demasiada agua.

Orinadera en exceso, mucha sed, perder peso de manera anormal, en algunas ocasiones confusión mental, y comer más de la cuenta, son algunos de los síntomas que esta enfermedad.

Consecuencias

Para el experto, en el peor de los escenarios, la enfermedad puede llevar a comas diabéticos, pérdida de la conciencia, hospitalización.

“Es la principal causa de ceguera en personas laboralmente activas, primera causa de amputación que no sea en accidentes de tránsito, y primera causa de diálisis o daño renal crónico en el país, lo que muestra la gravedad de la enfermedad”.

Catalina –ya con 28 años– aprendió a cuidarse, a conocer y convivir con su condición. Dice mantener una vida normal en medio de sus “bajones de azúcar”, como ese que vino a su mente y que le sucedió en plena entrevista laboral “y que casi me cuesta el puesto”.

*Nombre cambiado

Tipos de diabetes comunes

Para Alejandro Román, Endocrinólogo del Hospital San Vicente Fundación, la diabetes es una enfermedad muy frecuente e irreversible del metabolismo, que ocurre cuando el organismo no puede producir suficiente insulina o no puede utilizarla con eficacia.

La diabetes Tipo I es causada por una reacción autoinmune, en la que las defensas del organismo ataca las células productoras de insulina del páncreas. Aunque puede afectar a personas de cualquier edad, es más común en niños o jóvenes adultos. Personas como Catalina, con este tipo de diabetes, necesitan inyecciones de insulina diariamente para poder controlar sus niveles de glucosa en sangre.

Por otra parte, la diabetes Tipo II –que afecta a la mayoría de personas, según Román– es el tipo más común de diabetes. El organismo puede producir insulina pero, no lo suficiente, o puede ser que el organismo no responda adecuadamente a sus efectos lo que causa una acumulación de glucosa en la sangre.

Una persona con este tipo de diabetes puede pasar mucho tiempo sin saber que tiene la enfermedad, lo que va deteriorando el organismo más rápidamente debido al exceso de glucosa en la sangre. Si se detecta a tiempo –antes de los 35 años– se puede retardar las complicaciones, o incluso estas pueden no aparecer.

DAVID ALEJANDRO MERCADO
Redactor de EL TIEMPO
davmer@eltiempo.com
@AlejoMercado10

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.