Helmut Schmidt, el pragmático liberal alemán

Helmut Schmidt, el pragmático liberal alemán

El excanciller, que murió a los 96 años, fue un mentor y un líder durante la reunificación alemana.

notitle
10 de noviembre 2015 , 07:37 p.m.

El excanciller alemán Helmut Schmidt, fallecido ayer a los 96 años, era un europeo convencido, que aplicó una política pragmática durante la Guerra Fría e impulsó el liberalismo económico dentro de la socialdemocracia.

Hospitalizado en agosto por deshidratación y operado en septiembre por un coágulo en la pierna, el que fuera canciller de la entonces Alemania Occidental entre 1974 y 1982 murió en su casa de Hamburgo.

Este fumador empedernido, nieto de un estibador, participó en el debate político hasta los últimos meses de su vida, en cuestiones como el conflicto en Ucrania, la crisis de los migrantes o con sus críticas a la canciller Ángela Merkel por su incompetencia en cuestiones económicas.

Su carisma y sus análisis políticos siguieron influyendo en la vida pública alemana más allá de su etapa de canciller. En el 2013 se lo consideraba el mejor canciller de la posguerra, por delante de Konrad Adenauer, Willy Brandt y Helmut Kohl, según una encuesta de la revista Stern.

Nacido el 23 de diciembre de 1918 en Hamburgo (norte), licenciado en economía y movilizado en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, Schmidt entró en el Partido Socialdemócrata alemán (SPD) en 1946 y se convirtió en diputado del Bundestag en 1953.

También era experto en cuestiones militares y tenía el apodo ‘Schmidt-Schnauze’ (‘Schmidt el hablador’) por sus disputas verbales con el ministro de Defensa, Franz-Josef Strauss, a finales de los años 1950.

La prensa alemana lo recuerda por alguna de sus frases, como “El que tenga visiones que vaya al médico” o su afirmación de que “políticos y periodistas comparten el triste destino de hablar hoy de cosas que sólo comprenderán realmente mañana”.

En 1967 presidió el grupo parlamentario del SPD y en 1969 se convirtió en ministro de Defensa.

Entre 1972 y 1974 acumuló este cargo con el ministro de Finanzas, hasta que en 1974 se convirtió en sucesor de Willy Brandt.

Como canciller, siguió la política de Brandt de distensión con la comunista Alemania Oriental y reforzó los lazos con Francia, entonces presidida por Valéry Giscard d’Estaing.

Berlín (AFP)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.