La traición de Sofía Vergara

La traición de Sofía Vergara

La verdad es que me hubiera gustado más verla casándose en Barranquilla con un costeño.

notitle
10 de noviembre 2015 , 07:02 p.m.

Antes de entrar al clóset de Sofía Vergara les cuento algo penoso para las mujeres: que suman 240 las que han sido asesinadas este año en Antioquia y 176, en el Valle. En España llevan 41 y hay luto nacional. Triste campeonato: Colombia, paraíso del matoneo contra las mujeres. Y lo folclórico: alarma en Barranquilla por la boda de la exuberante, divertida, alegrona, millonaria Sofía Vergara. Solo han llegado 25 invitaciones, y 147 personas invitadas verbalmente por Sofía se sienten engañadas y burladas. Separaron tiquete y hotel, y están viendo un chispero; no llegó la invitación.

Por eso, en la peluquería la costeña ‘Nani’ Rosanía comentó que Sofía Vergara ahora estaba ‘negriando’ a mucha gente que había invitado. Tito Escorcia, el peluquero costeño, lanzó pullas y dijo: “Ese ‘matri’ no vale, es con un gringo que no entiende el carnaval, ni los bailes populares, ni los goles del Junior, ni conoce al campeón Édgar Perea; ese man es un forastero. Por eso denunciamos la traición de Sofía”.

La verdad es que me hubiera gustado más verla casándose en Barranquilla con un costeño. Una amiga suya del colegio aseguró que ella traicionó sus raíces culturales, su música, su bailao y su tumbao por ese exótico gringo. Me pidió publicarle su protesta: “Te perdiste, Sofía, un simpático barranquillero embilletado, alegrón, bailarín que prepara la arepa ‘e huevo y se rumbea el carnaval”. Mujeres criticonas: no hay traición de Sofía Vergara, le picó el amor y no podía casarse con el ‘Pibe’ Valderrama, porque él “ya tiene su nido de amor”, como dice el vallenato.

En la peluquería hubo elogios y críticas para la actriz, pero los globos fueron para Enrique Peñalosa, que ya consiguió el apoyo de los seis concejales uribistas que eligió Bogotá. Pacho Santos lo aprobó. A Peñalosa ya no lo llaman arrogante, como injustamente le decían años atrás los radicales seguidores de Petro. Se voltió la tortilla y la Bogotá Humana ahora está en “lo que el viento se llevó”.

Aleluya, el gobierno de Juan Manuel Santos puede reclamar como victoria que las Farc llevan 100 días sin volar oleoductos, ni incendiar docenas de camiones, ni asesinar soldados. Ahora, desde La Habana, la guerrilla pide curules en el Congreso. De una, deben darles 17 o 21, y colorín colorao. Allí ellos entran desarmados, y en Everfit lucen mejor.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.