Sin convenio, el metro de Bogotá se suspende temporalmente

Sin convenio, el metro de Bogotá se suspende temporalmente

Nación frenó planes para licitar la obra. Idea de Peñalosa para hacerlo elevado, principal motivo.

notitle
09 de noviembre 2015 , 10:54 p.m.

La propuesta del alcalde entrante, Enrique Peñalosa, de modificar la estructura de la primera línea del metro de Bogotá fue una de las razones principales para que el Gobierno Nacional optara por suspender el convenio que tenía previsto adelantar con la Alcaldía Mayor para la estructuración financiera y la construcción de los pliegos de licitación para la obra.

Para la Administración, este anuncio, por parte del Ministerio de Hacienda, es señal de que se podría retrasar nuevamente el cronograma para la el inicio de obras del megaproyecto, que estaba programado para el 2017.
La notificación se conoce apenas dos semanas después de que el Ejecutivo avaló los 9,6 billones de pesos para construir la primera línea del metro, cuyos estudios le han costado a la ciudad $ 135.000 millones.

Según el Distrito, la decisión levanta el pie del acelerador que durante este año movió la propuesta de la primera línea, en vista de que aún no se ha firmado el documento Conpes que formaliza la entrega de los recursos, y lo somete una vez más a niveles de incertidumbre similares a los de 1998, cuando el expresidente Ernesto Samper le prometió al entonces alcalde Peñalosa los recursos para la obra, pero nunca se materializó por falta de dinero.

EL TIEMPO conoció que la sugerencia de suspender el convenio vino del Ministerio como una medida de precaución. No obstante, esa cartera ha señalado que los recursos que prometió aportar siguen disponibles para el proyecto y ha mostrado voluntad de que este se haga. De hecho, el director nacional de Planeación, Simón Gaviria, ha señalado que el metro es el legado que el presidente Juan Manuel Santos quiere dejarle a Bogotá.

Dudo que la Nación use la plata en otra cosa. Tanto ellos como el Distrito quieren hacerlo. Es una necesidad prioritaria”, dijo Pablo Sotomayor, experto del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional.

Aun así quedan en suspenso los 9,6 billones de pesos que el Gobierno Nacional apropiaría por endeudamiento, justo cuando el país experimenta una desaceleración económica que lo llevó a hacer un recorte presupuestal para el 2016. Además, el comportamiento del dólar y su tendencia al alza encarecen el proyecto cada vez más.

Cortocircuito

La noticia causó revuelo en el Distrito, no obstante que la suspensión fue comentada en una reunión la semana pasada entre la FDN, el Ministerio, el Alcalde, la Secretaría de Movilidad y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU).
¿Por qué la precaución de la Nación, cuando ya habían asegurado los recursos en una reunión del Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) y hace un mes aportó unos $ 5.000 millones para el convenio con el Distrito?
Porque si contratan una firma y el proyecto cambia o se aplaza, sería necesario liquidar ese contrato y tanto el Ministerio como el Distrito correrían con los costos y las indemnizaciones a las que hubiera lugar.

De hecho, la FDN, a cargo de ese proceso, publicó el pasado 4 de noviembre una adenda que suspende la convocatoria pública para crear los pliegos de la licitación de las obras.

“Las partes (FDN, IDU y Ministerio) han decidido iniciar el trámite de suspensión temporal de estos, teniendo en cuenta la necesidad de tener certeza sobre los ajustes que podría tener el proyecto Metro de Bogotá, considerando el cambio y la transición que se derivan del nuevo periodo de la Administración Distrital”.

El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) rechazó esa decisión de la FDN y manifestó que no ha avalado la suspensión de esa convocatoria. “El IDU desconoce las razones que llevaron a la FDN a suspender de manera unilateral el proceso de selección de las firmas internacionales que realizarán la estructuración legal, técnica y financiera del proyecto de construcción, operación y mantenimiento de la Primera Línea del Metro”, señalaron.

Pero, en el mismo adendo, la FDN señala que tiene libertad para suspenderlo, pues, según el numeral 2.7 de los términos de referencia del concurso, podrá “dar por terminado en cualquier momento el procedimiento a que da lugar la presente invitación, sin aceptar oferta alguna”.

Los argumentos de la FDN

Estos son algunos apartes de los adendos de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN) con los que justifica la suspensión.

- Hay “necesidad de tener certeza sobre los ajustes que podría tener el proyecto Metro de Bogotá, considerando el cambio y la transición que se deriva del nuevo periodo de la administración distrital.

- No hay empresa metro. Según la FDN, “es de vital importancia contar con una definición sobre la institucionalidad transitoria necesaria para el desarrollo de la Fase 2” de la estructuración financiera.

- “La falta de esta definición (sobre los cambios que haría la administración de Peñalosa) impide contar con una contraparte responsable del proyecto durante la fase de estructuración”.

Cronograma

Según el director del IDU, William Camargo, hacer estudios para elevar el metro tomará al menos cinco años, pero los expertos no lo creen así. Ricardo Montezuma, experto en movilidad de la fundación Ciudad Humana, dice que “es un tema de voluntad política. No debería tomar más de un año. Al Distrito los estudios de detalle le tomaron solo 18 meses”.

Pablo Sotomayor, experto de la Nacional, estuvo de acuerdo y advirtió que “los estudios existentes sirven para hacerlo elevado” y advirtió que así habría que cambiar el trazado, por obstáculos como puentes y edificios. Pero los analistas difieren en la disponibilidad de la plata de la Nación: mientras Sotomayor confía en la buena voluntad de la Nación, a Montezuma no le “preocupa la plata, porque no existe, menos ahora que se recortó el presupuesto, la inflación va a llegar a 6 % y el dólar está a casi $ 3.000. La pregunta no es si Peñalosa puede hacer el metro, sino si quiere hacerlo o no”.

Empresa pública de aseo, ¿en la mira?

El alcalde Gustavo Petro inició un confuso cruce de trinos con la Superintendencia de Servicios sobre la supuesta liquidación que el ente de control habría ordenado sobre el operador público de Aseo, Aguas de Bogotá.

A través de Twitter, Petro dijo que una de las presuntas razones era su inviabilidad financiera: “Desesperados por privatizar cuanto antes el aseo, superintendente de servicios recibe orden de liquidar con acto administrativo Aguas de Bogotá”.

No obstante, la Superservicios desmintió los trinos del mandatario a través de la misma red social. “La Superservicios no ha proferido ningún acto administrativo por el cual se ordene la toma de posesión de Aguas de Bogotá”.

Lo que sí es cierto es que hace casi 15 días la Superservicios envió un oficio a la Empresa de Acueducto –a cargo de Aguas de Bogotá– para iniciar una supervisión, cuyo informe sería presentado este 20 de noviembre.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.