Netanyahu intenta limar asperezas con Obama

Netanyahu intenta limar asperezas con Obama

notitle
09 de noviembre 2015 , 07:30 p.m.

Washington (AFP). El presidente de EE. UU., Barack Obama, y el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, destacaron ayer la solidez de los lazos bilaterales, en una tentativa por superar asperezas surgidas entre las dos partes a raíz de un acuerdo nuclear con Irán.

Al recibir a Netanyahu en el Salón Oval de la Casa Blanca, Obama dijo que “no es un secreto” que ambos mantienen desacuerdos sobre el acuerdo con Irán, pero mencionó el “lazo extraordinario” entre los dos países.

Por su lado, el primer ministro israelí le reafirmó el compromiso de su gobierno con un diálogo de paz con los palestinos.

Se trató del primer encuentro entre Obama y Netanyahu tras la firma entre las potencias e Irán del acuerdo sobre su programa nuclear, entendimiento que fue ásperamente criticado por Israel. Obama mencionó la ola de violencia en los territorios palestinos y en Jerusalén. El mandatario estadounidense ofreció a Netanyahu un largo apretón de manos y posteriormente afirmó que la seguridad de Israel permanecía como una prioridad absoluta de la política exterior de su gobierno.

Por su parte, Netanyahu buscó disipar la impresión generalizada –reforzada por comentarios en su propia campaña electoral– de que se opone a la creación de un Estado palestino.

A lo largo de décadas, la propuesta de una “solución de dos Estados” fue la base fundamental de los esfuerzos de paz. Durante mucho tiempo, Netanyahu provocó la ira de la Casa Blanca al sugerir que la solución de los dos Estados era una propuesta liquidada.

“Sigo comprometido con una visión de paz de dos Estados para dos pueblos, un Estado palestino desmilitarizado que reconozca al Estado de Israel”, dijo Netanyahu. Añadió que quería “dejar claro” que no ha “renunciado a la esperanza de paz. Nunca renunciaremos a la esperanza de paz”.

En marzo, durante su campaña electoral, Netanyahu había considerado como sepultada la idea de un Estado palestino, aunque luego de ser reelegido buscó relativizar esa declaración.

Para empeorar aún más las cosas, Netanyahu viajó a Washington en marzo para pronunciar un discurso ante el Congreso, invitado por dirigentes de la oposición del Partido Republicano, y en el que hizo fuertes críticas a la política exterior de Obama.

Para la reunión de ayer, la agenda debía incluir también una discusión sobre un nuevo acuerdo militar bilateral para los próximos diez años.

Netanyahu podría pedir que la ayuda militar de más de 3.000 millones de dólares al año que recibe de Washington aumente a 5.000 millones, según especuló la prensa israelí. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.