El fin del mundo

El fin del mundo

Rechazar la adopción igualitaria es desconocer elementos que forman parte del proceso de adopción.

notitle
09 de noviembre 2015 , 07:05 p.m.

Es un hecho: ahora sí el mundo se va a acabar. Dios, que es amor, pero que solo tiene ojos para condenar y castigar, ya debe de estar preparando la pena definitiva para los impíos magistrados que votaron a favor de la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Afortunadamente, contamos con personas conscientes como la senadora Vivian Morales o el procurador Ordóñez, quienes, en una cruzada contra el Apocalipsis nacional, harán hasta lo imposible para que ese derecho que ahora garantiza el Estado a los homosexuales sea revocado y así Dios pueda volver a dedicarse a promover guerras en Oriente Próximo o inventarse nuevas dificultades para el pueblo venezolano. ¡Aleluya!

He visto videos, leído un montón de comentarios y conversado con algunos defensores de la causa anti-LGBTI para tratar de comprender exactamente cuál es el riesgo que representa para la sociedad y sobre todo para un niño el que dos personas del mismo sexo, que conforman una pareja estable, puedan adoptar. Llevo cuatro días en esa tarea y aún no veo el problema. ¿Lo gay se transmite? ¿Es como un virus? ¿Nos vamos a volver todos gais? ¿Monseñor Luis Augusto Castro se va a convertir en homosexual por culpa de la adopción igualitaria? ¿El lesbianismo produce cáncer? ¿Que dos hombres se den besos afecta el PIB nacional y les da nuevos alientos a las Farc y el Eln?

Surge, entonces, un argumento según el cual los niños tienen derecho a ser criados por un papá y una mamá porque ese es el ambiente necesario para que se dé un normal desarrollo del menor. ¿Y entonces de dónde nacen los homosexuales? ¿Llegan al planeta en huevos extraterrestres que son dejados en las puertas de las casas de unos infortunados heterosexuales? Creo que no. Hasta donde he visto, mis amigos gais han nacido en felices hogares heterosexuales, con madres y padres llenos de estrógenos y testosterona, libres de abusos sexuales o tocamientos, y, a pesar de esto, son homosexuales. ¿Quién les pasó el virus? ¿Fue acaso un mosquito que picó a un gay y luego le inoculó ese mal al pobre infante, desgraciando a una familia? Si es así, deberían fumigar el Vaticano, donde abunda dicha enfermedad.

Y ahora viene la gran convocatoria para ir a las calles a recoger firmas que permitan promover un referendo en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo. ¿Será que en sus iglesias predican que ser homosexual es pecado y por eso hay que combatir a los LGBTI? ¿Será que en algunas de esas iglesias obligan a los homosexuales declarados a modificar sus preferencias sexuales a la fuerza? Si es así, el problema va más allá de la adopción de parejas gais y lesbianas.

Tal vez sea mejor que promuevan de una vez el referendo para que Colombia sea declarado país antihomosexual y se inicie una campaña nacional contra la ‘maricada’. Supongo que muchos sacerdotes y pastores saldrán felices a sacar adelante esa cruzada contra el grave peligro que afecta a la sociedad: la amenaza gay.

Rechazar la adopción igualitaria es desconocer muchos elementos que forman parte del proceso de adopción: es omitir el trabajo que adelanta el ICBF para determinar si una pareja es o no apta para recibir un menor en su seno; es impedir que un menor pueda tener una familia y crecer con más oportunidades y alegrías que las que puede ofrecer un hogar de paso del Bienestar Familiar; es decirle no a un país que quiere avanzar hacia una sociedad moderna en la que no se discrimine a las minorías y obligarnos a seguir estancados en ideas y conceptos de un gran libro escrito hace cientos de años.


* * * *

#PreguntaSuelta: ¿qué hizo la Javeriana a los jesuitas que representaban la vanguardia en obra y pensamiento de la Iglesia católica?

Juan Pablo Calvás
@colombiascopio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.