Con un concierto inolvidable, Carlos Vives le cumplió a Barranquilla

Con un concierto inolvidable, Carlos Vives le cumplió a Barranquilla

El samario regresó para ofrecer un show con un mejor montaje técnico, distinto al de septiembre.

notitle
09 de noviembre 2015 , 12:34 a.m.

Un derroche de música y emociones vivieron los más de 15 mil asistentes que abarrotaron durante la noche del pasado sábado el estadio Romelio Martínez para disfrutar del tan esperado concierto de Carlos Vives.

Faltaban cinco minutos para las 9 p.m. cuando la aparición del artista samario en el escenario puso el ánimo en lo más alto.

Tocando la armónica con particular destreza y acompañado del coro de su popular tema Pa’ Mayté, el cantautor, que lleva más de 20 años siendo protagonista de la escena musical colombiana, inició su romance con el público.

Fueron muchos los momentos inolvidables que Vives le regaló a La Arenosa, entre ellos, la aparición en pantalla del grupo Chocquibtown para la interpretación del pegajoso tema El mar de sus ojos.

Como si fuera poco, casi en el final del concierto, sorprendió invitando al escenario a Stereocuco y Agua’e Yuyo, agrupaciones que oficiaron como teloneras, para cantar La tierra del olvido. El ritmo desbordó el entusiasmo y para muchos fue lo máximo de la noche.

Vives siempre supo mantener expectante al público, que encontró entre las anunciadas sorpresas un sentido homenaje al fallecido maestro José Barros. Junto a la multitud, el cantante colombiano que internacionalizó las raíces de nuestro folclor interpretó La Piragua.

En la gala de los homenajeados también estuvo Lisandro Meza, a quien Vives definió como “el Rey Vallenato sin corona” y “el Elvis del rock de nuestro pueblo”. El juglar, que comenzó a recorrer Colombia y el mundo desde los años 60 con la legendaria agrupación Los Corraleros de Majagual remató su presentación invitando a Vives a su tierra (Sucre) para presentarse el próximo 30 de enero.

La canción Ella es mi fiesta desató la histeria del público femenino y cuadros románticos.

Para muchos, el éxtasis se alcanzó con la canción Décimas, que rinde homenaje a Barranquilla.

El concierto, que obedeció a una promesa del cantante al finalizar el concierto del 19 de septiembre en el mismo escenario deportivo y que se vio opacada por problemas en el sonido, contó con una tarima de 19 metros de ancho por 15 metros de profundidad. También con iluminación de más de 7 toneladas en luces inteligentes, pantallas de LED y kilómetros de cable. Además, 6 toneladas en equipos de sonido para completar esta presentación alucinante y perfecta donde según los dispositivos de seguridad, Policía y Ejercito Nacional, transcurrió en perfecta calma tanto en el ingreso, como la salida.

La boletería llegó a los asistentes a través del recambio para quienes asistieron al pasado concierto y como obsequio de los medios de comunicación y la empresa privada.

BARRANQUILLA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.