Peatonal de la 5.ª está a punto de colapsar

Peatonal de la 5.ª está a punto de colapsar

Es patrimonio cultural y refugio de habitantes de la calle. Está cerca del barrio La Macarena.

notitle
08 de noviembre 2015 , 10:39 p.m.

En un refugio de habitantes de calle y botadero de basura se convirtió el puente peatonal que conecta la carrera 5.ª con el parque de la Independencia.

Esta estructura, no obstante ser patrimonio cultural, se ha convertido en una pesadilla para los residentes del sector de La Macarena y Bosque Izquierdo, en el centro de Bogotá.

Según los vecinos, es un peligro desde hace dos meses, cuando un camión pasó y lo golpeó, con lo que dejó graves daños, como la rotura del cordón inferior y un considerable desplazamiento que puede hacer caer alguna de sus partes en cualquier momento. “Algunas barandas están rotas y ya hay pedazos de concreto desprendidos en uno de sus extremos”, señaló uno de los afectados.

Luego de una revisión por parte del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), se diagnosticó que era necesaria la demolición de la estructura, una labor que, aunque urgente, aún no se realiza.

Ante esto y para evitar un accidente, el pasado primero de septiembre, la Secretaría de Movilidad decidió cerrar la vía que une la carrera 5.ª con la calle 26 hacia el occidente, lo que ha hecho que el recorrido de los conductores que se desplazan por esa arteria vial se incremente hasta en 15 minutos en horas pico. Todo por los desvíos.

Pero más allá de las demoras en el tráfico hay un problema más grave que está afectando a los residentes, y es que se ha incrementado la presencia de habitantes de calle, quienes armaron sus cambuches debajo de este viaducto e incluso duermen en cualquier parte de la calle que permanece cerrada. A esto se suma que ellos mismos, ignorando las cintas amarillas que alertan sobre el peligro, pasan por encima del peatonal, con lo que se exponen a que este colapse.

Dos meses de trámites

Para el IDU, tampoco ha sido fácil obtener los permisos que le permitan quitar definitivamente el puente, que ya no tiene ninguna utilidad. Primero solicitaron un informe al Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (Idiger), que reiteró la necesidad de demolerlo. Luego, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural debió autorizar el desmonte, pues esa zona, incluyendo la estructura peatonal, hace parte de los bienes de interés cultural de la ciudad.

Tras obtener la autorización, fue necesario negociar con el contratista encargado de las obras que actualmente se adelantan en el parque Bicentenario, para que accediera a realizar la demolición, que, aunque no le corresponde, debe hacerse por tratarse de una emergencia.

Actualmente, la interventoría evalúa el costo adicional del desmonte, que podría ser de 30 millones de pesos, aproximadamente.

Finalizado este último proceso, según Carolina Barbanti, ingeniera técnica de construcciones del IDU, la demolición se realizaría en una semana.

Tras esta anhelada intervención, los vecinos esperan recuperar la tranquilidad y seguridad de las que hoy carece su barrio.

CONNY MOGOLLÓN B.
Periodista Citynoticias

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.