Villavicencio está llena de abejas, según reporte de Bomberos

Villavicencio está llena de abejas, según reporte de Bomberos

Bomberos atienden más casos de abejas que de incendios o rescates en la ciudad.

08 de noviembre 2015 , 07:10 p.m.

 Causas ambientales como los procesos de deforestación que sufre la ciudad han generado que cada día sea más común toparse con enjambres de abejas en los barrios de Villavicencio.

De hecho, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad está atendiendo más incidentes de control de abejas que de incendios estructurales, forestales, de vehículos o rescates en la capital del Meta.

Con cifras en mano, el capitán William Álvarez, comandante de los bomberos de Villavicencio, informó que este año han sido atendidos 79 casos de abejas, cifra superior a los 69 incendios estructurales, a los 40 de vehículos y 63 rescates.

El caso más reciente sucedió en la escuela Cairo Alto, en la vereda El Cairo, donde 40 niños fueron picados por abejas y 18 debieron ser remitidos a centros asistenciales por la hinchazón en el cuerpo.

“No hay sitios específicos, uno diría que los casos son en barrios periféricos, cercanos a zonas boscosas, pero no, hemos tenido hechos en barrios céntricos”, precisó el capitán Álvarez.

Alertó sobre la reacción de las comunidades que tienden a agredir los enjambres, lo que genera una reacción violenta de los insectos para defenderse.

“Una sola abeja que sea muerta, genera una reacción química, mediante feromonas que ellas detectan y las altera, las hace mucho más agresivas”, afirmó.

También las altera los perfumes y el ruido, como al parecer sucedió en la escuela en El Cairo. Lo mejor que la comunidad debe hacer es llamar al 119 a Bomberos o al 123 a la Policía.

Ante un ataque de abejas, el capitán Álvarez recomendó taparse los orificios corporales: oídos, boca y nariz.
“Tienden a buscar estos orificios naturales, donde el dolor es terrible”, dijo.

Si las abejas no están alteradas el enjambre es atrapado y llevado a una zona natural, pero si están agresivas es necesario quemarlas, afirmó Álvarez.

“Las picaduras no son graves según el número de abejas, cuenta la susceptibilidad de la persona ante el inóculo de la abeja, que no son venenosas, pero la muerte se puede generar por un choque alérgico”, explicó el capitán.

VILLAVICENCIO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.