Antioquia es ejemplo en la erradicación de la desnutrición infantil

Antioquia es ejemplo en la erradicación de la desnutrición infantil

Departamento ha invertido más de 130.000 millones de pesos, de los cuales 40.000 fueron de regalías.

notitle
08 de noviembre 2015 , 04:33 p.m.

La cara de Johan se puso morada de repente, no podía respirar, su llanto parecía apenas el maullido de un gato. El niño tenía pocos meses de vida y ya estaba muriendo. Había broncoaspirado porque no fue capaz de tragar la leche materna, no tenía las fuerzas.

Días antes, sus padres, a regañadientes, lo habían ingresado al Centro de Recuperación Nutricional de Sonsón. Estar en ese lugar le salvó la vida. Es una casa de fachada rústica, tradicional, pero colorida.

Adentro, en el centro, hay un patio por el que entra una cascada de luz que ilumina el sitio para menores entre los 0 y 5 años. Los corredores y las paredes están limpios. Hay juguetes y pelotas rodando. Hay niños que sonríen.

Esa mueca de alegría, explica Elkin Ramírez, el director del centro, es la principal señal de que un niño ha superado la desnutrición, esa condición por la que se calcula mueren al año en Colombia 4,7 niños por cada 100.000 que están entre los 0 y 5 años. Eso son más de 200 muertes por desnutrición infantil al año en el país.

La desnutrición les reseca la piel, les tumba el pelo, les marca las costillas, como si tuvieran una camándula bajo la piel del torso, les produce caries y les infla el estómago como si fuera un globo, por culpa de los parásitos.

Parece fácil de detectar, pero también es engañosa. En los casos más extremos, los niños hasta parecen saludables: su cuerpo se infla, como si comieran lo necesario; no lloran porque no tienen los alientos y ni siquiera pueden producir lágrimas; no manifiestan picos febriles porque su cuerpo ya no tiene alientos para reaccionar, para alertar.

Los especialistas del Centro de Recuperación Nutricional de Sonsón –nutricionistas, psicólogos y enfermeras– llevaban algunos días atendiendo a Johan por desnutrición. Sus papás aceptaron internarlo aunque hasta último momento insistieron en que su hijo estaba sano y que el único problema que tenía era que no le había gustado el alimento de su madre.

Johan tuvo la suerte de estar ese lugar que atiende a menores de 5 años, donde lo trasladaron a un hospital para salvarle la vida cuando se ahogó porque no fue capaz de tragar el alimento.

El niño estaba tan desnutrido que no solo no era incapaz de tragar, sino que su debilidad le impedía llorar y producir lágrimas, una trampa letal en la que caen cientos de padres en Colombia y en Antioquia.

Johan vive en una vereda de Sonsón, un municipio en el oriente de Antioquia que está a tres horas de Medellín. Hay días en los que el paisaje del pueblo es borroso por la neblina que reposa sobre las calles y en los bosques que rodean el casco urbano.

El pueblo está sobre un páramo con el mismo nombre y el camino hasta la vereda Llanadas, donde vive Johan, es de incertidumbre por esas cortinas de frío.

Diana Ramírez, psicóloga del Centro de Recuperación Nutricional de Sonsón –uno de los 29 que hay en Antioquia y que han recibido más de 130.000 millones de pesos, 40.000 de ellos de regalías–, dice que si el niño hubiese estado en su casa, a hora y media en carro del pueblo, habría muerto.

Pero el de Johan no es el único caso. Sara y Sofía son dos mellizas con desnutrición que también atiende el centro. Aunque ya se recuperan, una alcanzó un estado de desnutrición más importante que la otra. Tanto es así, cuenta Vanessa Montoya, su madre, que aunque nacieron el mismo día, Sofía le lleva once días de ventaja a Sara.

Sofía logró sentarse por su propia cuenta, gatear, caminar y pronunciar las primeras palabras con relativa normalidad, recuerda Vanessa. Sara, en cambio, alcanzaba los mismos logros de su hermana exactamente once días después, un calendario biológico retrasado por culpa de la desnutrición.

Ramírez explica que esa condición afecta el desarrollo psicomotriz de los niños y en algunos casos produce déficit de aprendizaje.

Luego de 20 días de tratamiento –lo que dura en promedio un niño en el centro–, Sofía sonríe y juega con su madre, se ha recuperado y pronto volverá a casa. Sara es más tímida y también está casi recuperada, tal vez solo le falten once días para volver a sonreír, la evidencia de un alivio pleno.

Juan de Jesús Arroyave, director de Hospital San Juan de Dios –entidad que opera la estrategia en Sonsón–, asegura que 1.360 familias del municipio se benefician del programa, ya sea atendiendo a niños en la primera infancia o mujeres gestantes.

Elkin Ramírez agrega que la desnutrición en madres gestantes representa siete veces más posibilidades de que el niño nazca con bajo peso, lo que a su vez aumenta 14 veces las probabilidades de que el recién nacido muera.

Según Iliana Pineda, directora administrativa, financiera y jurídica de la Gerencia de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Antioquia (Maná), en los últimos cuatro años se han atendido a más de 24.100 madres gestantes. Como a Johan, a Sara y a Sofía, el Centro de Recuperación Nutricional ha salvado la vida de 84 niños entre 2013 y 2015, según su director.

En Antioquia, los centros han atendido a 12.400 niños en los últimos cuatro años, incluidos 700 menores de ocho resguardos indígenas. Pero la tarea continúa, la meta es erradicar la muerte por desnutrición infantil en el departamento, especialmente en Urabá y Bajo Cauca, las regiones consideradas más críticas.

El resultado de la estrategia, financiada con presupuesto departamental y regalías, es que Antioquia pasó de tener 176 muertes por desnutrición por cada 100.000 niños menores de cinco años en el 2000, a un promedio de 2,1 muertes por cada 100.000 en 2014. Ahora se encuentra por debajo del promedio nacional.

JUAN JOSÉ VALENCIA GARCÍA
Redactor de EL TIEMPO
Medellín.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.