Felipe Pardo, de criticado, a la Champions y a la Selección

Felipe Pardo, de criticado, a la Champions y a la Selección

El delantero viene de marcar dos goles en el torneo continental y ser llamado por Pékerman.

notitle
07 de noviembre 2015 , 09:03 p.m.

A Felipe Pardo la vida la ha dado un giro, quizá, inesperado. Pasó de ser un atacante muy criticado en el fútbol colombiano, donde hacía pocos goles, a jugar en el fútbol europeo, en Portugal y en Grecia. Esta semana, anotó dos goles en la Liga de Campeones con el Olympiacos griego y, de paso, recibió el llamado a la Selección Colombia, como la gran novedad de la convocatoria para los juegos contra Chile y Argentina.

Pardo ahora sonríe, pero sus inicios no fueron fáciles, pues siempre cargó con la crítica de la falta de gol. Fue descubierto por el ojeador Agustín Garizábalo –que también descubrió a Juan Guillermo Cuadrado, Luis Fernando Muriel y Abel Aguilar, entre otros–. Debutó en el 2007, en el Cali. Pasó por el Huila, donde cumplía la norma de juvenil: jugaba poco, pero se fue afianzando. Luego, llegó al Medellín, antes de ir a Europa.

Cuando jugaba en Colombia, Pipe Pardo –nacido en Quibdó y quien hoy tiene 25 años de edad– era un jugador de mucho sacrificio, que aportaba en ataque, pero que no hacía goles.

Sin embargo, los técnicos que lo dirigieron coinciden en que él tenía otras virtudes. Uno de los entrenadores que lo dirigieron, primero en Huila y después en Medellín, fue Guillermo el ‘Teacher’ Berrío, quien así lo recuerda: “Conmigo en el Huila jugó de volante extremo por la derecha, y en Medellín también. Le faltaba el gol, pero tenía las mismas características de hoy: maneja los dos perfiles, tiene una pierna derecha potente y la izquierda también; es rápido, de buena talla y con desequilibro. Ahora en lo que ha mejorado es en el gol, que era lo que la prensa y los hinchas tanto le criticaban, porque era un jugador muy laborioso, que ayuda a marcar, pero que no concretaba”, comentó Berrío.

El técnico Javier Álvarez lo conoce bien. Lo dirigió en el Huila cuando apenas era un juvenil. “Honestamente, él no era delantero, era volante. Cuando llegó a Huila, empezó a cogerse confianza, era muy potente. Era una persona con un biotipo excelente. Sobre todo, que no necesitaba espacio para alcanzar su mayor velocidad”, contó Álvarez.

Pero pese a esas condiciones que sus extécnicos destacan, Pardo se marchó del país dejando ese imaginario de ser un atacante sin gol. Ahora, llegó a la Selección, quizá, para cumplir la función en la que se siente más cómodo.

‘No soy ‘9’, soy extremo’

Cuando Pardo jugaba como atacante de área era cuando más sufría, pues su falta de gol lo dejaba expuesto a la crítica. Su verdadero potencial, como él ha dicho, y los técnicos que lo conocen, es cuando juega de extremo. Solo entonces demuestra sus mejores condiciones.

“En Colombia me tenían como un delantero 9, y esa no es mi posición; la mía es de extremo, por las bandas. En Grecia supieron eso y han creído en mí. Me han dado toda la confianza. Mi trabajo es desequilibrar, encarar, llegar a línea de fondo y tirar el centro, poner asistencias a mis compañeros. Y en las opciones que he tenido he hecho goles que son muy importantes”, dijo Pardo en declaraciones al canal Win Sports.

Álvarez y Berrío creen que Pardo tuvo una merecida convocatoria a la Selección, pues, según ellos, es un jugador más completo. “Ha adquirido lo más importante, que es precisión en el remate final. Otra gran virtud es que maneja los dos perfiles. Lo veo más maduro. Más analítico. Antes no sorprendía. Se exigía y se desgastaba innecesariamente, ahora entendió más el juego, cuándo ser potente y ganar la línea. Se ubica mejor, es malicioso, sabe salir y ganar por fuera y por dentro”, opinó Álvarez, quien cree que, contra Chile, es una muy buena alternativa para explotar las bandas.

De Champions

Pardo llegó a Europa en el 2013. Estuvo en Sporting por dos temporadas, antes de llegar al Olympiacos, a mitad de este año. En la Liga juega precisamente como extremo. A veces, arranca por la derecha, pegado a la banda, y a veces, por la izquierda. Ha estado en siete partidos, seis de titular, y no ha anotado goles. Estos los ha reservado para la Liga de Campeones, en la que ha tenido mayor brillo, con tres tantos, uno al Arsenal inglés y un doblete al Dinamo Zagreb de Croacia. Ahora, hace los goles que antes desperdiciaba. Ahora, juega en la Champions y está en la Selección.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.