Máxima precisión, drones asesinos

Máxima precisión, drones asesinos

Ethan Hawke habla sobre su papel en esta cinta, sobre el poder destructor de aviones no tripulados.

notitle
07 de noviembre 2015 , 07:33 p.m.

Cuatro veces postulado al Óscar, con 44 años de edad y más de 60 películas a cuestas, Ethan Hawke es uno de los actores más reconocidos de su generación.

Este jueves, regresa a la pantalla grande en ‘Máxima precisión’ (‘Good Kill’), un relato en el que interpreta al mayor Thomas Egan, veterano de la Fuerza Aérea estadounidense que trabaja ahora como operador de drones en una base en Las Vegas.

“Lo primero que pudiera pensar de esta película es que parece una historia de ciencia ficción, cuando el tema es una realidad”, cuenta el actor texano cuya filmografía incluye títulos como ‘Gattaca’ (1997), ‘Antes del amanecer’ (1995), ‘Fast Food Nation’ (2006, al lado de la colombiana Catalina Sandino), ‘Sinister’ (2012) y ‘Boyhood’ (2014), entre otras.

Hawke conversó con EL TIEMPO acerca de su personaje en ‘Máxima precisión’, quien enfrenta un dilema moral cuando recibe órdenes de la CIA para bombardear bases enemigas en Oriente Próximo.

Es la tercera vez que trabaja con el realizador neozelandés Andrew Niccol (compartieron en ‘Gatacca’ y ‘El señor de la guerra’).

Sí, me gusta mucho su facilidad para combinar la realidad con cosas futuristas y plasmarlo en sus filmes como pocos lo saben hacer. Solamente basta mirar los paisajes de Máxima precisión (escenas que se rodaron en Nevada) y parecen de otro mundo. Además, la narrativa va a un ritmo frenético, lo cual le concede ese factor que me resulta muy atractivo.

¿Niccol lo buscó para interpretar el personaje desde que estaba escribiendo el guion?

No. Aunque nos conocemos hace tiempo, nunca me habla de sus proyectos mientras está en el proceso de escribir, pues es algo muy personal, una especie de obsesión. Eso sí, una vez tuvo listo el guion me llamó a preguntarme qué pensaba de la historia, pero no me ofreció ningún rol. Yo apenas pensaba: ‘espero que me diga que quiere que trabaje en la película’ (risas). Es que me pareció muy interesante, me gustó mucho.

¿Tuvo la oportunidad de hablar con controladores de drones?

Sí, por supuesto. Una de las cosas de las que hablan es de tener que espiar a la gente, lo cual no es nada fácil, pero lo deben hacer para que los operativos tengan un daño colateral mínimo. Lo horrible es que en estos operativos con drones se sabe de antemano quiénes serán las posibles víctimas, gente que no tiene nada que ver con el conflicto.

Los drones se han convertido en parte de la conversación diaria cuando se habla de conflictos modernos…

Si pones atención a la política internacional en años recientes, los drones comenzaron a tomar protagonismo en los conflictos en Oriente Próximo, durante la administración de George W. Bush. Y, ahora, el presidente Obama los ha usado para retirar las tropas de lugares como Afganistán. Eso puede ser algo positivo, pero son un arma de doble filo.

En la vida real no se sabe mucho acerca de la gente que opera drones.

Es cierto. Yo no sabía ni de ellos ni del programa militar para el uso de esta tecnología. Si acaso escuchas en las noticias que hubo un operativo de bombardeo con drones en Yemen, pero no tienes idea de lo que significa o cómo funciona. Sin embargo, lo que más te pone a pensar es el elemento ético que deben tener en cuenta quienes operan drones: ellos son soldados que tienen vidas en sus manos, en cada una de las misiones que llevan a cabo.

¿Cuál es su opinión respecto a esta tecnología?

Como dije antes, es un arma de doble filo porque siempre va a salir alguien perjudicado. Lo tenebroso del programa de drones es que puede perpetuar el escenario de las guerras, porque en cuestión de costos es mucho más eficiente que enviar soldados a los territorios.

Yo llevo más de 20 años escuchando acerca de conflictos en Oriente Próximo y no parece haber signos de que termine pronto. En todo esto tiene que ver el programa de drones.

MARIO AMAYA
Para EL TIEMPO
Toronto (Canadá).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.