Cómo seduce el porno a las mujeres / Sexo con Esther

Cómo seduce el porno a las mujeres / Sexo con Esther

Hay razones para creer que las mujeres van en camino de ser tan asiduas al porno como ellos.

notitle
07 de noviembre 2015 , 05:53 p.m.

Ni siquiera me voy a tomar la molestia de negar que el porno, y las razones por las cuales la gente lo consume, me intriga.

Sobre todo ahora que crece la evidencia que echa por tierra el mito de que esta forma de presentar el sexo de modo tan abierto, y por todos los canales, no es exclusivamente demandada por los hombres.

Es más, hay razones para creer que las mujeres vamos en camino de ser tan asiduas al porno como ellos. La sensación no es solo mía, y para la muestra está que Marie Claire, la reconocida revista femenina, decidió participar en la aplicación de una encuesta a más de tres mil mujeres, sobre sus percepciones y actitudes frente a películas pornográficas y eróticas.

Y los datos muestran que muchas las consumen por cuenta propia y con bastante frecuencia. Los encuestadores encontraron que el 31 por ciento de todas las participantes admitieron ver películas de este porte todas las semanas y que otro 30 por ciento lo hace una vez que otra, cada mes. Y váyanse de espalda: diez de cada cien lo ven a diario.

¡Ah! La mayoría no espera a su pareja para lanzarse a consumir esta clase de películas. Según la encuesta de Marie Claire, el 66 por ciento aseguran que nunca han visto filmes pornográficos con sus compañeros.

Llama, y mucho, la atención el hecho de que si bien el tipo de porno que privilegian es el heterosexual, un 44 por ciento afirma que también se inclina por los contenidos lésbicos y un 13 por ciento por el sexo gay masculino.

¿Que por qué lo hacen? Pues las mujeres, que poco a poco van entendiendo que el placer sexual no siempre necesita una contraparte, han descubierto que una buena película porno es el camino más expedito hacia el orgasmo.

¿Cómo la ven? Ahora ellas no solo exploran su sexualidad, sino que además, tal y como lo señala la encuesta, se llenan de ideas para poner en práctica en la cama con sus parejas.

Ante estos resultados, solo diré que está bien claro que este asunto del porno, bien llevado y bien aprovechado, puede ponerle la sal que le falta a una faena en la cama. Ahora: de lo que se trata es de echar mano de este aliciente en sus justas proporciones y de no imponerle nada a nadie.

Hagan de cuenta que estas películas también son un juguete sexual... pero virtual. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.