'No todos los homosexuales queremos adoptar'

'No todos los homosexuales queremos adoptar'

Elizabeth Castillo, del Grupo Mamás Lesbianas, da su opinión tras aprobarse la adopción gay.

07 de noviembre 2015 , 05:35 p.m.

La Corte Constitucional ha terminado de resolver un tema pendiente acerca de la adopción por parte de parejas homosexuales. Este tema ha tenido tres momentos.

En la sentencia T-276 del 2012 se había resuelto que las personas homosexuales podían adoptar individualmente. En la sentencia SU-617 del 2014 se decidió que una pareja podría adoptar siempre y cuando hubiese un vínculo de consanguinidad con el hijo que se quería adoptar.

Lo que hace la más reciente sentencia de la Corte es terminar de resolver un asunto que estaba pendiente y que era claramente discriminatorio. No se podía sostener el argumento de que los homosexuales podíamos adoptar individualmente y en pareja si había consanguinidad, pero que no podíamos hacerlo en pareja si no existía ese vínculo. Bien por la Corte al terminar de aclarar este asunto.

Quienes se oponen a los derechos de las personas homosexuales ya empezaron a tratar de generar miedos injustificados; por eso, es importante aclarar qué es lo que no va a ocurrir en este tema.

Lo primero que es necesario decir es que no todos los homosexuales queremos adoptar. Para muchas personas no es una opción tener hijos; para otras esa opción de vida ya ha sido satisfecha por medios biológicos, puede resultar una sorpresa para mucha gente, pero los homosexuales tenemos hijos porque somos seres humanos y nos reproducimos, así de fácil.

No va a haber filas enormes de homosexuales a la entrada del ICBF esperando a que les asignen un niño o niña. Lo que ocurrirá es que quienes decidan que quieren adoptar iniciarán sus trámites y se someterán a los mismos procedimientos que tiene un proceso de adopción en Colombia, nada más, nada menos.

No habrá un trámite especial o expedito para que los homosexuales adopten. Es el mismo trámite, con las mismas dificultades y el mismo tiempo promedio de duración: cuatro años. Por cierto, ese trámite largo y dispendioso debería ser menos complicado. Es inaceptable que mientras miles de niños y niñas esperan a ser adoptados, este procedimiento administrativo y judicial tome tanto tiempo, un asunto esencial para el futuro de estos pequeños.

Por último, no se va a acabar la familia. De hecho, la razón por la que luchamos por la igualdad es para proteger a nuestras familias. Quienes ya tenemos hijos, para que nuestros hijos tengan los mismos derechos ante la ley; quienes no tienen, para que las familias que constituyan sean reconocidas en condiciones de igualdad, tal como las demás familias del país.

Soy mamá lesbiana y hace 12 años coordino el Grupo de Apoyo a Mamás Lesbianas. Desde la experiencia, puedo asegurar que no hay ningún riesgo para niñas y niños criados en hogares homoparentales. La Corte encontró razones en abundancia para corroborar esta afirmación, en un fallo que no admite dudas, que se resolvió con seis votos a favor y dos en contra y con múltiples intervenciones apoyando, entre esas, la del organismo a cargo de las adopciones en Colombia: el ICBF.

Por último, no sobra resaltar un argumento de peso que debería importar más en un país en el que el 52 por ciento de los embarazos no son plenamente deseados. Con la adopción no hay dudas, ni accidentes: los hijos adoptados, siempre, son hijos deseados.

ELIZABETH CASTILLO
Abogada y coordinadora del Grupo Mamás Lesbianas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.