¿Hay doble moral familiar en Colombia?

¿Hay doble moral familiar en Colombia?

Los hijos educados por "familias de heterosexuales" no son propiamente un "lujo de virtudes".

07 de noviembre 2015 , 05:35 p.m.

¿Cómo entender algunas reacciones de los colombianos ante la reciente aprobación de la ‘adopción igualitaria’? Resulta muy curioso que en un país donde lo que prima es la familia de hecho, es decir, en donde el modelo de familia tipo ‘San José, la Virgen y el Divino Niño’ es apenas un mito, la gente reaccione así.

Lo cierto es que la Corte no solo ha fallado en derecho, protegiendo los derechos de unas minorías, sino que su decisión es muy pertinente para una sociedad donde hay tantos niños abandonados, máxime cuando los hijos educados por “familias de heterosexuales” no son propiamente un “lujo de virtudes”. Y no se han demostrado traumas o problemas psicológicos en niños adoptados por homosexuales en otros países. Colombia está dando pasos firmes, superando una ‘moral gamonal’ y avanzando hacia una ética laica y civil.

¿Cuáles son los principales factores que mueven a algunos ciudadanos a reaccionar así? La ignorancia y el miedo. Existen múltiples modelos de familia, el prototipo de padre y madre es apenas uno de ellos. No existe una ‘naturaleza’ de la familia, sino que esta es fruto de construcciones sociales, culturales e históricas. Hubo y hay sociedades en las cuales las mujeres mandaron, y otras en donde se practicó la poligamia, por ejemplo. De modo que la ignorancia produce miedo. También la incapacidad de ampliar el marco de lo normal y restringir el ámbito de lo prohibido.

Una sociedad democrática protege a sus minorías y es capaz de conjugar su cultura en plural y funcionar con mínimos normativos. Desgraciadamente, Colombia es un país muy leguleyo y aquí decimos en todo que ‘los buenos somos más y los malos, los demás’. Pues bien, los homosexuales en el mundo contemporáneo tienen derecho a aliarse, a amar y a adoptar hijos y transmitirles los mejores valores, tal cual, se supone, hacen los heterosexuales.

Aquí casi siempre se usurpa el derecho ajeno y se cree que una pareja de hombres o mujeres que se aman, son ciudadanos, pagan impuestos y tienen valores “no tienen derecho a adoptar”. Y hay un tabú que es necesario superar: dos homosexuales van a volver homosexual a un niño que adopten. Felizmente, la homosexualidad es una situación o decisión cultural e histórica, y un individuo puede optar hoy por la preferencia sexual y afectiva que quiera.

Existe también una doble moral social. Y en esto hay que decirles a muchos, como a numerosos jerarcas de la Iglesia, “sáquense primero la viga de sus ojos, y luego sí miren la paja en el ojo del hermano”.

¿Qué le cabe esperar a la sociedad colombiana en materia de familia? Reconocerse plural y de muchos colores. Estar dispuesta a aceptar los múltiples modelos de familia que existen, respetar la diferencia de opciones sexuales y de afecto, y proteger con todo fervor a la infancia, educando en el amor plural –es decir, mostrando las distintas opciones afectivas posibles– a adolescentes y jóvenes. Felizmente, la sexualidad libre y responsable ya no es un tabú, sino un goce del cuerpo y del espíritu.

¿Qué puede y debe hacer cada uno de nosotros para entender el sentido del fallo de la Corte? Serenarnos y no tenerle miedo a la diferencia. ¿Qué debería hacer el Estado, en términos pedagógicos, el fallo sea comprendido? Instruir a los ciudadanos sobre los alcances democráticos y culturales, muy positivos para la sociedad, a fin de que se comprendan y practiquen.

¿Cuál es la situación ideal para un niño adoptado por homosexuales? Saber y no temerle a “ser hijo de dos papás o de dos mamás”. Valorar esa riqueza y esa diferencia, pues, así como hay madres, también existen padres cabeza de familia, y en una sociedad como la nuestra se requieren cada vez más ‘amos de casa’.

FABIÁN SANABRIA
Antropólogo y sociólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.