El de Colombia es un problema más financiero que energético

El de Colombia es un problema más financiero que energético

Centrales térmicas fallaron al medir sus riesgos, pero tampoco tenían instrumentos para mitigarlos.

notitle
07 de noviembre 2015 , 05:32 p.m.

Si bien el fenómeno del Niño actual es considerado uno de los más fuertes de los últimos años y el precio que se les reconoce a los generadores de energía se vino a su nivel más bajo por el desplome en los precios del petróleo, detrás de la crisis financiera que afrontan las centrales térmicas que utilizan combustibles líquidos está la falta de un mercado real de energía, en el que participen de forma activa varios actores y en el que se puedan mitigar los riesgos.

Así como en las negociaciones con el dólar existen coberturas cambiarias, que garantizan a los exportadores e importadores un precio cuando la tasa tiende a bajar o a subir de forma exagerada, en el mercado de energía mayorista se ha postergado, por años, la creación de un mercado de contratos y de opciones financieras que les permita a los generadores absorber las pérdidas abultadas que se generan en situaciones como la actual.

Alejandro Lucio, director de la firma Óptima Consultores y experto en el sector eléctrico, señala que si bien los operadores de las centrales térmicas fallaron en la gestión de su riesgo, tampoco tenían clara la manera de acudir al llamado Derivex (mercado de derivados de commodities energéticos), que hoy no está desarrollado.

“Hay un mercado secundario de operaciones de energía en firme, pero eso finalmente es como llamar a un amigo a que le haga un favor. No es un mercado. Llevamos mucho tiempo diciendo ‘ojo el mercado de contratos, de futuros y opciones’ ”, advirtió.

Para crear este mercado, señala Lucio, hay que mirar la experiencia de Europa, en donde a punta de coberturas financieras se evitó un racionamiento, pues está demostrado que lo que puede generar hoy en día un apagón no es la capacidad de generación, sino la capacidad de suficiencia financiera.

“En la regulación se ha dicho que la planta es suficiente garantía para cubrir las pérdidas, y lo que hoy está demostrado es que ya no lo es”, advirtió.

Y agrega que se necesita un mercado de verdad, que no existe, de contratos o de futuros, que en Colombia existen pero sobre los cuales la regulación “se ha hecho la ciega”.

El polémico ‘seguro’

Sin embargo, tras el reclamo de los usuarios industriales, representados por Asoenergía, sobre el uso de 600 millones de dólares que recibieron en los últimos cinco años las térmicas que generan con diésel, esta sigue siendo una zona gris.

Mientras la superintendente de Servicios Públicos, Patricia Duque, ha dicho que la entidad no tiene la competencia para vigilar el uso dado a este dinero, Javier Díaz Velasco, experto comisionado de la Creg, señala que hay una estructura institucional en la que el Ministerio da las políticas, la Creg define la regulación y la Superservicios vigila el cumplimiento de las regulaciones.

En el 2012, el entonces superservicios, César González, se cuestionó si al cargo por confiabilidad, por el que anualmente los consumidores pagan 700 millones de dólares, se le estaba dando un buen uso, o si estaba sirviendo para el manejo financiero de algunas tesorerías de las generadoras, lo que causó malestar en los generadores. Por lo pronto, la Contraloría General de la República iniciará una actuación especial a la Creg, para revisar la destinación que tuvieron estos dineros.

‘Hay que revisar el cargo por confiabilidad’
Consejo privado de competitividad recomienda actualizar las contribuciones

Aunque los expertos señalan que el cargo por confiabilidad, una tarifa que se paga cada mes en las facturas, ha sido útil para expandir la capacidad de generación, ya requiere varios ajustes. El Consejo Privado de Competitividad (CPC) recomendó que en su cálculo no se sobreestime la demanda real de energía (lo que sube el valor del cargo) y que la contribución solo cubra a las plantas que van a la subasta (para construir nuevas centrales) y no a las existentes. “Es recomendable que las plantas existentes ya amortizadas reciban un cargo determinado por la Creg, que retribuya el aporte en capacidad que le otorgan a la confiabilidad del sistema, pero que sea inferior al cargo que recibe el resto de plantas”, señala el informe.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.