Denuncian falta de vigilancia a hostales en Medellín

Denuncian falta de vigilancia a hostales en Medellín

Representantes de El Poblado aseguran que estos lugares incumplen normas de ruido.

notitle
07 de noviembre 2015 , 11:07 a.m.

La transformación del parque Lleras en una zona de actividad comercial nocturna cambió el entorno del barrio El Poblado, en el suroriente de Medellín, y desplazó a la mayoría de las personas que tenían allí su vivienda.

Ahora, temen los habitantes del sector de Provenza, dos cuadras arriba del parque Lleras, que con sus hogares ocurra lo mismo: que tengan que dejarlos por culpa del comercio, del ruido de las discotecas y del abandono que de a poco convierte esas calles en hospedaje de extranjeros pasajeros, en tierra de nadie.

Hace más de tres décadas, recuerda Gloria Agudelo, habitante hace 45 años del barrio, el parque Lleras y sus alrededores comenzaron su transformación. Desde hace 15 años incrementó también la actividad comercial en Provenza, que ahora no tienen sólo bares, discotecas y restaurantes, también hostales, ocupados en su mayoría por europeos y norteamericanos, que han dificultado la convivencia de los residentes tradicionales del barrio.

Según los vecinos, el sector de Provenza tiene poco control de las autoridades, especialmente sobre los cerca de 50 hostales que hay hoy en las inmediaciones de la quebrada La Presidenta.

Justamente las dificultades que más molesta a los vecinos son las actividades que se desarrollan sin control en los alojamientos para forasteros.

“La mayoría de estos hostales tienen terrazas con vista a la calle en las que realizan eventos que exceden los límites. Tienen permiso hasta las dos de la mañana pero algunos siguen de largo, y además superan los decibeles permitidos, según el decreto municipal 889”, recuerda Agudelo, una de las líderes de la Junta de Acción Comunal de El Poblado y que también hace parte de los brigadas contra el ruido que implementó la Administración municipal.

Amparo Gaviria, presidente de la Junta de Acción Comunal de El Poblado, denuncia que los hostales están sin control y sin vigilancia de la Administración.

“Puede que sean negocios constituidos legalmente, pero no cumplen las reglas, no los controlan, tampoco los sancionan”, explica Gaviria.

Agudelo agrega que la comunidad no está en contra de la actividad económica ni de los comerciantes, pero sí piden que respeten la norma.

"Hay hostales que en la noches, durante las fiestas que hacen con música en vivo para los extranjeros que se alojan, superan los decibeles de ruido permitidos. Son muy bullosos, hablan y se ríen muy duro”, asegura la habitante del sector.

La comunidad denuncia además el consumo de droga y la prostitución que se registra alrededor de estos lugares.

EL TIEMPO intentó comunicarse varias veces con los administradores del hostal Happy Buddha, ubicado en la zona, pero no atendieron las comunicaciones.

MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.