Residuos tecnológicos amenazan a Villavicencio

Residuos tecnológicos amenazan a Villavicencio

En la ciudad hay alta producción que no se recicla y es muy contaminante.

06 de noviembre 2015 , 06:05 p.m.

El medio ambiente de Villavicencio está cada vez más en mayor riesgo por un factor de contaminación altamente destructivo y casi desconocido.

Si su televisor, nevera computador, teléfono celular se dañó o las baterías del control remoto se acabaron hay que pensar muy bien antes de botar estos artículos a la basura o peor aún contratar a alguien para que los desaparezca. Sin saberlo, usted puede ayudar a que una planta, animal o ser humano muera.

Estos desechos son basura tecnológica, la cual no solo puede acabar con el ecosistema sino también con la salud de las personas a través de graves enfermedades si no se hace una disposición adecuada.

Y es justamente en este aspecto donde estos desperdicios son más riesgosos para la ciudad porque la cultura posconsumo y de reciclaje de estos elementos es casi nula.

“Aquí todos los días viene un chatarrero y compra lo que a nosotros ya no nos sirve pero cuando él no aparece los aparatos van para la basura”, indicó un técnico en reparación de computadores que trabaja en un centro comercial especializado en venta de tecnología.

De hecho, reconoció que en el caso de los aparatos electrónicos hay marcas de mala calidad que se descomponen con frecuencia y de ahí que aumente la cantidad de desperdicios.

Fuentes de Bioagrícola (operador de basura en la capital del Meta) dijeron estar maniatados frente al tema en razón a que tienen impedimento jurídico para recoger este tipo de desechos.

Lo más grave es que, según cifras de la Federación Latinoamericana de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Federaee), en Villavicencio un habitante produce en promedio 6 kilos de basura tecnológica, la cual en buena parte va a parar a un campo abierto o a fuentes hídricas, lo que potencializa el poder nocivo de los agentes contaminantes (vea ‘Los RAEE son un verdadero veneno mortal’).

Sin embargo, no todas las noticias son malas, pues según Beltsy Barrera, directora de la corporación ambiental Cormacarena, afirmó que a través de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) capítulo Meta están articulando actividades de recolección.

Por su parte, Lina Carolina Díaz, secretaria de Medio Ambiente, destacó que hay vigente un acuerdo de voluntades con una entidad especializada, la cual comenzó un ciclo de capacitaciones para que la gente conozca el porqué los residuos RAEE no pueden hacer parte de la basura.

Son un verdadero veneno mortal

Un solo teléfono celular o computador puede contener entre 500 y 3.500 metales nocivos, cuya exposición al aire libre luego de ser desechados puede generar una tragedia ambiental y de salud pública.

Así lo afirmó Reinel Cortés, representante legal de Federaee, quien lamentó que, por ejemplo, los aparatos electrónicos contienen mercurio, elemento que ha contaminado el 65 por ciento de los caños de la ciudad.

“La situación hoy es bastante crítica, por ejemplo, a la hora de comer pescado es probable que de manera indirecta ingresemos mercurio a nuestro cuerpo porque el animal ya fue expuesto a este elemento.

Y aunque todos estos elementos son considerados un eventual riesgo hay otros que contienen mayor cantidad de componentes tóxicos.

En Villavicencio, por ser de clima cálido, requiere del uso constante de refrigeradores, equipos que están clasificados entre los más contaminantes.

Los desórdenes en la salud pueden ser tan graves que podrían generar malformaciones genéticas a futuro o desarrollar cáncer.

Llano Sie7edías buscó ante el Ministerio de Medio Ambiente información acerca de medidas para controlar la basura tecnológica en la ciudad pero hasta ayer no hubo respuesta de esa cartera.

Hay unos primeros avances

Aunque todavía hay un marcado desconocimiento de la mayoría de ciudadanos en Villavicencio acerca de qué es y cómo se debe disponer la basura tecnológica, este año la tarea de educar comenzó en serio.

Según Federaee, a la fecha han logrado capacitar en el tema a unas 16.000 personas, entre estudiantes, empleados de empresas públicas y privadas, entre otros.

Sin embargo, quizás el avance más significativo tiene que ver con que en el barrio San Antonio la Federación está construyendo la primera planta de tratamiento de residuos electrónicos que permitirá reutilizar los desperdicios en varias formas y que estaría terminada a más tardar en enero del 2016.

Por ejemplo, algunos equipos electrónicos o de cómputo que puedan recuperarse serán reenviados a instituciones sociales para que sean utilizados un poco más de tiempo y luego sí aprovechar las partes.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre ahora con recicladores que desmantelan la pieza tecnológica y lo inservible es botado a espacio abierto, este novedoso modelo permitirá volver a dar uso a la mayoría de los componentes y los que no, a mediano plazo irán a parar a manos del fabricante.

“Hay acuerdos internacionales que citan muy claro que los fabricantes de los productos tienen una responsabilidad con el planeta por eso nuestro objetivo es devolver lo inservible que ellos produjeron”, dijo Reinel Cortés, de Federaee.

Además, ya fue establecido un modelo de recolección en el cual la gente puede comunicarse para que la basura tecnológica quede en manos de expertos (vea Lo que debe hacer si tiene desperdicios RAEE).
En algunos colegios de la ciudad el tema también ha tomado importancia, razón por la cual cada vez son más frecuentes las ferias ecológicas y de reciclaje.

Lo que debe hacer si tiene desperdicios RAEE

Si en su casa hay alguno de los elementos antes mencionados que hace parte de los desperdicios RAEE, debe prestar atención para evitar a toda costa que el material haga parte de la basura orgánica e inorgánica.

En principio, debe almacenar el material en un lugar no expuesto a altas temperaturas o a presión de otros elementos pues en el caso de las baterías de celular ‘infladas’ una mala manipulación, según el experto en basura tecnológica, Reinel Cortés, se convierte en un potencial explosivo.

Posteriormente, puede acudir a la calle 13B número 44-94, en la octava etapa del barrio La Esperanza. Allí puede entregar el material. Si es una cantidad considerable debe comunicarse a los teléfonos 6832872 o al celular 3046360035 para que los desperdicios sean recogidos a domicilio sin costo.

Actualmente, Federaee busca agrupar la mayor cantidad de líderes comunitarios o ciudadanos para capacitarlos en el tema y que a su vez se conviertan en multiplicadores.

Es es indispensable que cada vez más personas conozcan sobre la peligrosidad de una mala disposición de la basura tecnológica y de lo que puede aportar para que lo que desecha sea utilizado nuevamente y no contamine el planeta.

Las redes sociales también se convirtieron en un gran aliado a la hora de educar a la gente. Hay videos y material bibliográfico para ilustrarse sobre el tema y así tomar acciones desde los hogares.

Colombia, en el 2014, produjo un total de 252.200 toneladas de desechos RAEE, lo cual lo convierte en uno de los cinco países más generadores de este tipo de desechos en América Latina.

A nivel mundial las cifras son aún más escandalosas porque se estima que el planeta soportó 65 millones de toneladas (el peso de unos 200 edificios del Empire State de Nueva York) y en solo dos años la cifra aumentaría en 21 millones de toneladas, razón por la cual hay que actuar lo más pronto posible.

LLANO SIE7EDÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.