Texto2

Texto2

06 de noviembre 2015 , 05:28 p.m.

Puede ser la magia de un país rico en especies, bañado por ríos y mares, y arropado por todos los climas. Puede ser una recompensa al dolor que por años ha dejado el conflicto armado en esta zona. Puede ser que, en medio de la selva amazónica, la Tierra se divida en dos.

Contrario al estigma que carga su nombre, el Fin del Mundo en Colombia no es un escenario apocalíptico. Es tal vez el único fin del mundo donde la vida comienza: las aves vuelan libres, confluyen todos los verdes de las plantas, los sonidos de la selva amazónica conectan con la naturaleza y el agua, abundante y pura, brota con la fuerza del chorro virgen que expulsa la montaña hasta caer en un abismo de 75 metros.

Esta cascada, extraviada entre las montañas que separan a Mocoa de Villagarzón, puede ser el secreto mejor guardado del Putumayo, un departamento de clima tropical húmedo, con una superficie de casi 25.000 kilómetros cuadrados, hogar de 12 pueblos indígenas y del yagé, una planta ancestral que algunos ‘blancos’ han convertido en droga recreativa.

El camino de entrada a este paraíso escondido está en el kilómetro 6 de la vía que conecta a estas dos poblaciones. Una señal de tránsito café, de letras blancas, salpicada por el polvo que levantan las tractomulas cargadas de crudo que han maltratado el asfalto, anuncia la ruta.

Es una mezcla de césped y tierra que lleva hacia un puente colgante de madera que atraviesa las briosas aguas del río Mocoa y que abre un sendero hasta la casa de la familia Huaca, propietaria de gran parte de las tierras del Fin del Mundo.

Venden bebidas, alquilan caballos para los que no se sienten capaces de subir a pie y botas de caucho para no mojarse en el camino.

En una charla de 20 minutos, Doris cuenta cómo la comunidad se ha organizado para recibir a los turistas con una oferta atractiva y responsable. Cobra 2.500 pesos por persona, dinero que se invierte en la adecuación de un camino que cuando lo empezaron a delinear sacó a la luz enormes piedras una junto a otra, que no se sabe si son ancestrales o fueron puestas hace pocos años.

Dice que antes el ingreso a esta área era libre, pero que la gente se perdía entre los laberintos de la selva. Ahora, los visitantes solo pueden pasar si van acompañados de un guía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.