Zika: el nuevo inquilino

Zika: el nuevo inquilino

Actualmente hay 26 millones de colombianos en riesgo de contraer este virus.

05 de noviembre 2015 , 08:04 p.m.

Aunque se conoce desde 1947, el virus del zika hizo recientemente su aparición en Colombia en varios departamentos de la región caribe. Por sus mecanismos de transmisión, y características de infección, puede decirse que es una especie de hermano menor del dengue y el chikunguña.

Justamente esas similitudes, en un país tropical como Colombia, permiten ver a este nuevo inquilino con respeto y enfrentarlo con las medidas que exige su potencial dispersión epidemiológica.

De hecho, este virus es transmitido por el mismo vector encargado de transportar el dengue, el chikunguña y la fiebre amarilla: el Aedes aegipty, mosquito que habita por debajo de los 2.200 m. s. n. m. Eso significa que es endémico en medio país. En consecuencia, hay 26 millones de colombianos en riesgo de contraer el virus.

Si bien no mata ni deja secuelas severas, como las de sus parientes, sí puede maltratar la existencia de los afectados, por unos días. Se sabe que después de que una persona ha sido picada por el zancudo infectado, durante la siguiente semana puede empezar a presentar fiebre alta, dolores musculares y de cabeza, inflamación articular que limita el movimiento, conjuntivitis y un brote en la piel.

Vale aclarar que a estas alturas no hay vacunas para prevenir la infección con este virus, ni tratamiento específico para la enfermedad, pero sí manejo de los síntomas; el desenlace, en la mayoría de los casos, suele ser benigno y no deja complicaciones. Pero esto no puede ser tomado como una disculpa para que alcaldías y gobernaciones, responsables del manejo de la salud pública de sus poblaciones, no refuercen las medidas conducentes a contener la proliferación del mosquito transmisor, que son las mismas para prevenir el dengue, el chikunguña y la fiebre amarilla.

El fenómeno del Niño, que no ha llegado a su mayor desarrollo, multiplicará los factores que favorecen la presencia de estas y otras enfermedades, lo cual volverá a poner a prueba la capacidad de prevención y respuesta de autoridades que en muchos casos ha sido peligrosamente débil. Los pretextos se acabaron. El virus del zika también llegó para quedarse.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.