Las paradojas electorales de la paz

Las paradojas electorales de la paz

Colombia se juega la paz y la guerra, pero eso no fue parte del debate electoral.

notitle
05 de noviembre 2015 , 07:20 p.m.

Curioso país.

Casi todo el mundo vaticinó que las elecciones locales que recién terminaron iban a girar en torno a la paz. Y no giraron. Todo lo contrario: Colombia se juega la paz y la guerra, pero eso no fue parte del debate electoral, ni en los territorios donde se ha librado la una y se presume que aterrizará la otra.

Es altamente probable que el 2016 sea el año del posconflicto. Pero eso no figuró en las preocupaciones electorales de casi ninguno de los candidatos elegidos que van a tener que lidiar en sus territorios con ese posconflicto (que no será la paz por milagro, sino toda clase de nuevos y viejos conflictos reciclados, para los cuales lo más elemental sería que los nuevos gobernadores, alcaldes, concejales y diputados estuviesen medianamente preparados).

Pocos hicieron campaña en torno al tema que decide el futuro de Colombia. Desde el Gobierno, todo indica que se decidió que ese era un caballo arriesgado, y se apostó, mejor, a la política tradicional. En las regiones lo importante eran las alianzas que, a menudo, cruzaban las líneas ideológicas entre amigos y críticos del proceso, unidos por un programa supremo y pragmático: ganar. En las ciudades, el conflicto es lejano y ajeno.

Pero, curioso país, a los pocos que hicieron campaña en torno a la paz no les fue bien, sin distingos de si la apoyaron o la censuraron.

Salvo excepciones, como la alianza que ganó la gobernación en Putumayo o los 70.000 votos de la candidata de la izquierda en Norte de Santander, la paz no dio dividendos ni a la izquierda, que la promovió, ni al uribismo, que la criticó. El Polo, la Unión Patriótica, Marcha Patriótica lograron magras votaciones. El Centro Democrático consiguió apenas una gobernación y 56 alcaldías y perdió presuntos bastiones como Antioquia y Medellín.

(Curioso y elocuente país: el Polo cedió la alcaldía de San Vicente del Caguán al Centro Democrático, que, en el corazón de las Farc, le ganó al candidato de las zonas de reserva campesina. Un revés simbólico que, como otros, debería llevar a la izquierda –y a las Farc– a reflexionar: la violencia selectiva o las ‘matrices mediáticas’ no son lo único que explica el lánguido desempeño de ese lado del espectro).

‘La U’ y los liberales sumados superaron ampliamente al uribismo. Así, unas elecciones en las que la paz no figuró dejan al Gobierno bien parado para continuar las negociaciones y a sus contradictores, en una situación menos cómoda para criticarlas.

Pero, por otra parte, le fue muy bien al ‘caballo tapado’ de la paz. Fue notable el avance de Cambio Radical, cuyo jefe verdadero ha guardado calculado silencio frente a La Habana mientras engrasa un piñón tras otro de la maquinaria necesaria para el 2018 (aliado con caciques regionales que a nadie se le ocurriría llamar amigos de la paz).

En los departamentos que más activamente se preparan para el posconflicto hubo también contradicciones. La derrota de Sergio Fajardo en Antioquia deja el interrogante de qué irá a pasar con su ambicioso programa Preparémonos para la Paz en manos de su rival, Luis Pérez. Pero en Meta y Nariño, otras dos regiones de punta en esto, ganaron sendos continuadores.

* * * *

En términos del futuro del país, el gran resultado de las elecciones –y su gran paradoja– es que se estrenan en enero cientos de mandatarios locales que no están preparados para lo que viene si se firma un acuerdo con las Farc (y con el Eln).

El gran reto es cómo hacer para que la paz que no figuró en sus campañas sí lo haga en sus planes de desarrollo. Lo que no se incluya no se hará. Allá, donde ellos mandarán desde enero, va a aterrizar todo lo que pacten en La Habana. Y casi ninguno está ni remotamente preparado.


Así se prepara Colombia para la paz. Curioso país.


Álvaro Sierra Restrepo
@cortapalo
cortapalo@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.