El viento solar, culpable de la desaparición de los océanos marcianos

El viento solar, culpable de la desaparición de los océanos marcianos

Tormentas de nuestra estrella han debilitado enormemente la atmósfera del planeta rojo.

notitle
05 de noviembre 2015 , 02:59 p.m.

¿Qué pasó con la atmósfera y el agua de Marte? La respuesta a esta pregunta la ha perseguido la ciencia por años y ayer la Nasa, en medio de la expectativa que generó desde inicios de semana con el anuncio de que tendría noticias grandes sobre el planeta rojo, comunicó al mundo el resultado de investigaciones hechas por la misión Maven, que podrían al fin despejar esa duda.

Si se pudiera hablar de un culpable, sería el Sol. Nuestra estrella se habría encargado de transformar el clima marciano de un ambiente cálido y húmedo, que pudo haber albergado vida en su superficie, al planeta frío y árido que es hoy.

En rueda de prensa, científicos de la misión explicaron que el viento solar, que golpea con gran fuerza el planeta rojo, habría desgastado su atmósfera, lo que explicaría que haya perdido el agua que una vez cubrió el hemisferio norte.

Santiago Vargas, astrofísico colombiano experto en estudios del Sol, explica que el viento solar está compuesto principalmente de electrones y protones que viajan a velocidades muy altas. “Pueden viajar a 400 kilómetros por segundo y a este se le llama débil. El fuerte casi duplica esa velocidad. El Sol tiene esos tipos de viento todo el tiempo, cuando está en alta actividad es más intenso y el viento solar más fuerte”, añade.

De acuerdo con la Nasa, los datos suministrados por Maven han permitido determinar la velocidad a la que la atmósfera marciana actualmente está perdiendo gas debido al desgaste generado por el viento solar. Los resultados –añade la agencia espacial estadounidense- revelan que la erosión de la atmósfera de Marte aumenta significativamente durante las tormentas solares.

Bruce Jakosky, investigador principal de Maven en la Universidad de Colorado (EE. UU.), lo explica con una sencilla analogía: “Es como cuando un ladrón de monedas roba a diario una caja registradora: la pérdida llega a ser significativa en el tiempo”.

El hecho de que el desgaste de la atmósfera se incremente cuando hay tormentas solares –Maven captó el impacto en tormentas ocurridas en marzo de este año- indica que esa pérdida fue mucho mayor hace miles de millones de años cuando el Sol era más joven y activo. Nuestra estrella está en etapa adulta y atraviesa por la mitad de su vida, por lo que le quedarían unos 5.000 millones de años antes de entrar en fase terminal.

Vargas explica que el viento solar es una nube de partículas que lleva campo magnético y que genera corriente. Eso es lo que debilita o desgasta la atmósfera.

Y entonces, ¿qué pasa en la Tierra si está más cerca del Sol? Nuestro planeta –señala Vargas- no ‘sufre’ de la misma forma que Marte porque tiene un campo magnético propio, que es un escudo que si bien no detiene completamente el viento -por eso existen las auroras-, impide una afectación severa. Para un planeta que no tenga esa protección –como Marte- su atmósfera va a estar expuesta a ese viento solar.

Sin embargo, la Tierra no está del todo blindada. Así lo reconocieron los científicos de Maven –lanzada en noviembre del 2013 con el objetivo de determinar qué tanto de la atmósfera y del agua del planeta se han perdido en el espacio- durante la rueda de prensa, quienes dijeron que nuestro planeta sí está perdiendo atmósfera. Que llegue a suceder en la Tierra lo que le ocurrió a Marte es factible pero en un futuro bastante lejano.

“En la teoría se sabía esto que dio a conocer la Nasa este jueves. Es un modelo que ya se pensaba que funcionaba, que la atmósfera podía ser arrastrada por el viento solar. Esto confirma que en el pasado Marte tuvo condiciones de habitabilidad y que pudo albergar vida, a escala microbiana”, agregó Vargas, profesor investigador del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional.

El reto a futuro de cara a los viajes tripulados que plantean agencias espaciales –asegura- es seguir estudiando las propiedades del Sol para poder llegar a predecir las tormentas.

Estos nuevos resultados de la Nasa siguen tanteando terreno en la nueva carrera espacial: llevar al hombre a Marte. Y por ahora, resuelven otro icónico interrogante: ¿Qué fue lo que el viento se llevó? Sospechamos que sería la atmósfera marciana.

VIDA*
Con información de EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.