¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

En Bogotá hay 162 locales similares al que explotó

Algunos que tienen certificación del Invima están en zonas residenciales. Alcaldía inicia rastreo.

UNIDAD INVESTIGATIVA
Este jueves, a las 7 a. m., la Alcaldía de Bogotá iniciará un operativo para ubicar los 162 locales que tienen características similares a Opharm Limitada, el laboratorio oftalmológico que estalló el pasado lunes, dejando 27 heridos y más de un centenar de edificaciones afectadas.
Son fábricas de productos médicos y biológicos ubicadas, en su mayoría, en la localidad de Teusaquillo, en donde inicialmente se concentrarán las visitas de inspección, lideradas por José Cuesta Novoa, subsecretario de asuntos locales de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, y por la alcaldía local.
El propósito es censarlos y establecer si sus actividades están acordes con el uso del suelo y si manipulan material que ponga en peligro a los vecinos. (Lea: Las fallas que destapa la fuerte explosión en Bogotá)
En el caso de Opharm Limitada, esta había informado que solo tenía oficinas en el lugar, pero los registros sanitarios que le expidió el Invima dan fe de que allí fabricaban varios productos oftalmológicos. De hecho, la Fiscalía intenta establecer para qué usaban el óxido de etileno que, al parecer, produjo la explosión.
Cuesta Novoa ya tiene en su poder un listado preliminar de laboratorios que cuentan con certificaciones de buenas prácticas de manufacturación, idénticas a las que tenía Opharm, pero que la Alcaldía no sabe dónde funcionan. Esos documentos han sido expedidos por la Dirección de Medicamentos y Productos Biológicos del Invima.
SOS al Invima
Y si bien allí consta que cumplen con aspectos técnicos tales como personal, producción, control de calidad, validaciones, instalaciones, infraestructura, saneamiento y asuntos regulatorios, no tienen en cuenta el uso del suelo de las zonas en donde funcionan.
De hecho, luego de que EL TIEMPO revelara que Opharm tenía esas certificaciones para elaborar productos en el local que explotó, la Alcaldía convocó al Invima a una reunión para evaluar por qué se les permitió funcionar en una zona prohibida para esos usos.
No obstante, el instituto se abstuvo de asistir y envió un comunicado en el que advierte que no es de su competencia la regulación respecto al uso del suelo: “No está dentro de la facultad del Invima autorizar la construcción y ubicación de establecimientos, destacando que son otras las entidades competentes”.
No obstante, el Distrito insistirá en que ese instituto tenga en cuenta el tipo de zona en donde está habilitando esas fábricas.
“Hoy están dando los certificados a diestra y siniestra, violando normas. Por eso, vamos a insistirle al Invima que incluya en sus evaluaciones el tipo de localidad, las Unidades de Planeamiento Zonal (UPZ) y el uso del suelo cuando expida esas certificaciones”, le explicó Cuesta Novoa a reporteros de este diario.
Incluso, este miércoles mismo le envió una solicitud al Invima en la que pide que, de manera urgente, le envíe el nombre y ubicación exacta de los establecimientos existentes en el Distrito Capital que cuentan con certificación de manufacturación de buenas prácticas, para verificar el uso del suelo de esos establecimientos.
En el caso de Opharm, sus representantes están argumentando a su favor que tenían dichos certificados, que son una empresa legal y que les sorprendió, al igual que al resto de residentes, lo que ocurrió en su sede.
Sin embargo, las autoridades buscan establecer si los dueños del laboratorio le mintieron a una funcionaria de la Alcaldía de Teusaquillo al asegurar que allí solo funcionaban las oficinas de su planta de producción. El caso ya pasó a manos de la Fiscalía.
Posición del Invima
El Invima informó ayer que Laboratorios Opharm Limitada, cuya sede explotó hace cuatro días, tiene 146 registros sanitarios para medicamentos y cuatro para dispositivos médicos.
Además, indicó que desde el 2001 expidió la primera certificación a ese laboratorio por Buenas Prácticas de Manufactura y que las renovó en 2006, 2011 y 2014. “El laboratorio renovó la certificación cumpliendo con los requisitos sanitarios establecidos”, dice el comunicado.
El Invima informó que hacía inspecciones periódicas al lugar y que desde hace 16 años emitió un concepto favorable que avala a Opharm sobre las condiciones sanitarias para la fabricación de soluciones de limpieza para dispositivos médicos de uso oftálmico. Pero advirtió que dentro de sus competencias no estaba la de verificar si ese laboratorio cumplía o no con lo establecido por las normas que regulan el uso del suelo.
UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
UNIDAD INVESTIGATIVA
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.