El 80 por ciento de los créditos nuevos van a estratos bajos

El 80 por ciento de los créditos nuevos van a estratos bajos

Estratos bajos usan préstamos para generar ingresos; los de más capacidad, para consumo y vivienda.

notitle
04 de noviembre 2015 , 08:41 p.m.

En Colombia la oferta de crédito viene mejorando a tal punto que cubre a todos los estratos de la economía, incluye tanto a hombres como a mujeres y llega a las personas en sus diferentes etapas de la vida, esto es desde los 18 años de edad, hasta los mayores de 66 años.

Es lo que revela el estudio ‘Indicadores del crédito en Colombia’, elaborado por Experian, firma que administra la central de riesgo DataCrédito, que muestra un crecimiento de 17 por ciento en el número de operaciones crediticias para el segundo trimestre del 2015.

Pese a que hoy en día existe una mayor oferta de financiación para las familias colombianas, en las que participan, además distintas empresas del sector real, hay una clara diferencia entre los receptores de esos créditos.

Según el estudio, 8 de cada 10 operaciones de nuevos créditos llegan a los tres primeros estratos (1, 2 y 3), aunque la particularidad que encontró el análisis de Experian es que el sector real es muy fuerte en los de más bajos ingresos de la pirámide poblacional colombiana, es decir el 1 y el 2.

A su vez, el sector financiero lo es en los estratos 4, 5 y 6 de la pirámide social.

“El estrato con mayor participación es el 3, con 39 por ciento. Por el lado de las nuevas operaciones de crédito en el segundo trimestre del 2015, se evidencia que entre los estratos 1 y 2, se entregó el 36 por ciento. Esto significa que alrededor de cuatro de cada 10 nuevas operaciones son destinadas a esos dos estratos”, señala el estudio.

Otra de las conclusiones señala que hay un mayor protagonismo de la mujer en el mercado de la financiación, en especial, en los estratos de bajos ingresos, donde ella es la principal receptora de los créditos.

En los estratos 1 y 2 alcanzan una participación del 56,1 y 54,3 por ciento, frente a los hombres. En la medida que la condición social aumenta, la participación relativa de las mujeres disminuye, al punto que en las familias de más altos ingresos solo llega al 48,7 por ciento.

En cuanto al uso del crédito, el estudio encontró que las familias de más bajos ingresos acuden más a los comerciales y el microcrédito, pues estos les permiten “crear sus propios negocios de generación de ingresos familiares y personales”.

En los estratos altos es más común ver que las personas acuden a los préstamos como el hipotecario y de consumo. Esta cartera representa el 57,9 por ciento en el estrato 1 y el 81,5 por ciento en el 6. El hipotecario, el 0,6 y el 2,1 por ciento, respectivamente en esos mismos estratos, señala el estudio.

Uno de los aspectos del informe también revela que las empresas del sector real, en especial las compañías de telecomunicaciones, se están convirtiendo en una fuente de financiación para millones de familias colombianas.

La competencia con la banca es uno a uno. Significa que por cada crédito que otorga una entidad financiera, las empresas del sector real hacen lo mismo.

Mientras las entidades financieras realizaron cerca de 2 millones de dichas operaciones, en el sector real estas alcanzaron las 2,3 millones, de las cuales 1,1 millones correspondieron a empresas de telecomunicaciones, que concentran, además, el mayor crecimiento en ese periodo con 61 por ciento, frente al segundo trimestre del 2014.

Santiago Rodríguez Raga, profesor de la Universidad de los Andes y responsable del estudio, señala que las empresas del sector real han venido ganando terreno en materia de financiación, sobre todo, llegándoles a las familias de más bajos ingresos, donde la banca, por lo general, es mucho más exigente en cuanto a requisitos a la hora de otorgar un préstamo.

La fuerte presencia del sector real en el campo de la financiación de familias colombianas, también la corrobora el más reciente informe de ‘Inclusión financiera 2014’ elaborado por el programa estatal Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, en el que se identificó que, al cierre de ese año, “5,8 millones de adultos contaron con algún esquema de financiamiento distinto al crédito, provisto por el sector real”.

El experto dijo, sin embargo, que más allá de lo que pueden mostrar esas cifras, es importante tener en cuenta que hoy en día el crédito en Colombia abarca a todos los estratos socioeconómicos, géneros y edades.

Quizás es la explicación a la dinámica que traen las nuevas operaciones de crédito.

Aunque la cifra del 17 por ciento resulta importante bajo la actual coyuntura de desaceleración de la economía, el experto de Los Andes señala que habrá que esperar los resultados del tercer trimestre del año, los cuales pueden incorporar esa dinámica de la economía.

Advierte, que donde sí se percibe un menor ritmo es en el monto de los créditos nuevos, pues estos solo crecieron 3,3 por ciento en el periodo de estudio.

El estudio indica que en la región que comprende el Eje Cafetero y Antioquia, el número de operaciones de crédito creció un 42 por ciento, la más alta para ese periodo, seguida por la Orinoquia y Amazonia, con 34 por ciento y la del Pacífico con 27 por ciento.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.